Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

Liguria

En Liguria, escalando vertiginosos acantilados sobre el mar

Hay un paraíso para los escaladores y está en Liguria, justo alrededor de Finale Ligure, un lugar descubierto por los alpinistas que comenzaron a escalar estas paredes en 1968.

Esta meca de escaladores profesionales y aficionados de toda Europa debe su fama a sus características, ideales para practicar esta disciplina, así como a sus magníficos paisajes y a unas panorámicas suspendidas entre el mar y la roca.

1. Un gimnasio al aire libre

En el territorio del municipio de Finale Ligure, los aficionados a la escalada libre encuentran un gimnasio totalmente natural gracias a la morfología especial del territorio: roca caliza llena de orificios y asideros, ideales para la escalada deportiva. Hay 3500 vías de pared y en torno a 200 paredes equipadas. Los hermanos Gianluigi y Eugenio Vaccari abrieron las primeras vías en 1968.

Aquí, donde los acantilados se alzan en un paisaje espectacular, cada vía es un nuevo descubrimiento. Alrededor, las cadenas montañosas cubiertas por la verde vegetación mediterránea contrastan con la luminosa piedra caliza: algunas de ellas, de aspecto majestuoso, descienden vertiginosamente sobre el mar, que brilla bañado por el sol.

Aquí se asciende lentamente, para darse el tiempo de perderse en el paisaje y de saborearlo con tranquilidad. Ante tanta belleza, la mente entra en un estado de concentración apacible, útil para el ascenso.

2. A cada uno su acantilado

Los acantilados de la zona de Finale Ligure tienen niveles de dificultad muy diversos, con diferentes inclinaciones y morfología de las paredes, que los hacen adecuados para todos, desde los escaladores expertos hasta los que se inician en esta actividad por primera vez. Los guías, en ocasiones voluntarios, están a la disposición de los deportistas para asesorarlos, acompañarlos e impartirles cursos específicos. Como aquí el clima es benévolo en cualquier temporada, es posible escalar durante todo el año. Asegúrate de que no se han suspendido las actividades de escalada durante breves periodos para permitir la anidación de las aves rapaces.  

3. Dentro de un tubo excavado en la roca o con vistas al mar

Experiencias que no te puedes perder. Sin duda alguna, una de ellas es la que ofrece la Grotta dell’Edera, inmersa en el espeso bosque de Monte Sordo. Esta experiencia consiste en descender por el hueco de un cilindro de roca que quedó a cielo abierto tras el colapso de la bóveda superior y aventurarse por su interior, para escalar después sus paredes.

Estás en el vientre de una naturaleza salvaje, que no se puede explorar de ninguna otra manera: un privilegio de escalador. Bric Pianarella sorprende por sus dimensiones ciclópeas, tanto en altura como en extensión, y por la cantidad de vías salpicadas de pasajes de todo tipo. Algunos tramos son de una verticalidad vertiginosa y, abajo, la densa vegetación te acompaña hasta donde comienza la pared de roca desnuda.

Si buscas la proximidad del mar, tu destino es Cabo Noli, donde la pared se sumerge directamente en el azul del mar Mediterráneo. En caso de mal tiempo o para entrenarte, Finale Ligure también ofrece paredes de escalada en interior.

4. Un poco de escalada y un poco de trekking

Los guías del Finalese han inventado una nueva actividad que realza la estrecha relación existente entre la actividad deportiva y el disfrute de la naturaleza circundante. La disciplina se llama Trek Spot Climb y combina el trekking con la escalada. Hacemos senderismo, escalamos y volvemos a caminar. Los itinerarios están muy bien estudiados: los más largos son rutas circulares y algunos también incluyen las cuevas más espectaculares. Es una manera aventurera y emocionante de explorar esta parte de Liguria.  

5. Después, las compras, los aperitivos y un chapuzón en el azul del mar

El municipio de Finale Ligure comprende numerosos pueblos diseminados entre la costa y el interior.

Si, después de la escalada en los acantilados, quieres pasar unas horas en la playa de la preciosa Riviera di Ponente, dirígete a Finalmarina, cuya larga playa acondicionada es ideal para relajarse, mientras que el ocio nocturno está asegurado con los numerosos bares, restaurantes y clubes.

Sin embargo, el lugar preferido de los escaladores y los ciclistas es Finalborgo, un pueblo rodeado por una muralla medieval, de ambiente tranquilo y sabor antiguo. Si quieres intercambiar opiniones sobre las vías y los acantilados, este es el lugar adecuado gracias a la presencia de tiendas especializadas en equipos de escalada.

Por la noche, la gente se reúne en la cervecería o delante de un aperitivo a base de bruschetta y excelentes aceitunas, todo ello regado con los vinos de la zona: Vermentino o Pigato entre los blancos ligurios más célebres, pero también el Lumassina, más raro y típico de Finale, que también se elabora como espumoso. En verano, tienes que probarlo helado.

Entra en una panadería de Finalborgo y disfruta de un pedazo de focaccia liguria mientras recorres sus plazas y callejuelas. Has de saber que es costumbre local comerse la focaccia en el desayuno, cuando está recién horneada.