Saltar el menú
Naturaleza
Liguria

Los paisajes de Liguria

Un mar de carácter fuerte y a la vez tranquilizador protege los pueblos coloridos y las terrazas panorámicas cultivadas con vides y olivos, encaramadas en las cimas de los acantilados que se asoman a las profundas aguas azules.

3 minutos

Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola, Riomaggiore. Pueblos suspendidos entre el mar y la tierra, balcones tomados como símbolos de la más clara magnificencia del paisaje italiano, expresiones de una realidad estética, natural y humana que las palabras realmente luchan por relatar y contener. Dieciocho kilómetros de playas, bahías y calas rocosas están enmarcados por montañas que parecen perseguir al mar.Lugares que conservan una extraordinaria riqueza histórica, paisajística y medioambiental, donde los huéspedes y visitantes pronto toman conciencia del privilegio de llegar a las Cinque Terre, protegidas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y por el Parque Nacional y Área Marina del mismo nombre.

Viajando por estas tierras recorrerás caminos encantados con su propia espectacularidad y descubrirás una naturaleza con una fuerte personalidad, y en la famosa "via dell'amore" que las atraviesa, el primer sentimiento que experimentarás será de gratitud por el regalo de tan irrepetible aparición.

Entre los Alpes y los Apeninos, un mundo de roca que se extiende hacia el mar

Entre los Alpes y los Apeninos, un mundo de roca que se extiende hacia el mar

Montañas que llegan de forma inesperada, sorprendiendo por su fuerza, en una tierra en la que el pensamiento del mar puede acercarse a las cumbres: sin embargo, te encuentras en presencia de montañas que son reales y extraordinariamente bellas por su variedad. Muy pocas tierras pueden presumir de tener los Alpes y los Apeninos juntos, y ninguna tan cerca como Liguria, 'ara di pietra ... entre el cielo y el mar" [...] escasa lengua de tierra que bordea el mar, cierra la espalda árida de las montañas, tallada por ríos repentinos" (Camillo Sbarbaro). Hacia el oeste se encuentran los Alpes Marítimos, con sus escarpadas laderas, paisajes escarpados y aventureros, surcados por ríos y cascadas de gran caudal que fluyen por esas fronteras entre Italia y Francia destinadas a extenderse hacia el mar. También aquí, como en la costa de Liguria, los hombres y las rocas han hecho extraños pactos entre sí, cuyos frutos son los pueblos encaramados en las escarpadas alturas. La cadena montañosa que se eleva en Liguria es la primera de los Apeninos. Aquí, las montañas de Liguria se encuentran con las tierras altas de Lombardía, Piamonte, Emilia-Romaña y Toscana, formando un crisol de recuerdos y antiguas tradiciones. Lugares recónditos donde la cultura y la naturaleza de los Apeninos siguen siendo plenas y vivas.

La Riviera de Levante, donde el viaje se convierte en poesía

La Riviera de Levante, donde el viaje se convierte en poesía

Una apasionante sucesión de lugares de sublime belleza, fuentes de perenne inspiración poética: bienvenidos al Tigullio y al Golfo dei Poeti. Cuando nuestros ojos se posan en estas tierras y en esta franja de mar, quedan invariablemente cautivados y marcados por sensaciones íntimas y profundas.Son lugares que por intensidad y fascinación no dan tregua... "el lugar era demasiado bello, no parecía de esta tierra, el mar a nuestros pies, su incesante murmullo y bramido en nuestros oídos - todo invitaba a la mente a meditar [...] a familiarizarse con lo irreal". Así escribió Mary Shelley frente a la bahía de Lerici. Lugares que quitan el aire y llegan directamente al corazón: nada se da por sentado, todo es inesperado, visiones capaces de hacer que cada uno encuentre sus propios pensamientos de belleza. 

El mar chapotea en un mundo variado donde los pueblos de alegres colores compiten con la naturaleza para ver quién pinta las vistas más bonitas. De Génova a Sarzana, sólo hay que salir a descubrir esta constelación de espléndidos golfos, playas de renombre y localidades pintorescas como Portofino, Rapallo, Chiavari, Sestri Levante, Portovenere y Lerici, en las que se dejará la mente y el corazón.

La Riviera de Ponente, entre el glamour y las sugerencias exóticas

La Riviera de Ponente, entre el glamour y las sugerencias exóticas

Y de repente el mar. "Soberbias emociones se despiertan en mí cuando veo la puesta de sol sobre el azul del Mediterráneo", así expresaba Charles Dickens su asombro ante el mar que baña toda Liguria y que cruzó desde la Costa Azul francesa para llegar a Génova. Sobre el mar oscuro y magnético, ondulado por los vientos y las corrientes marinas, se refleja la Riviera di Ponente, extraordinaria en la variedad de sus ambientes y paisajes. En este trozo de Liguria salpicado de pueblos medievales, olivares, viñedos y huertos de cítricos hasta donde alcanza la vista, y embellecido por una naturaleza asombrosa, se encuentran la Riviera delle Palme y la Riviera dei Fiori.

La primera abarca las provincias de Savona, con Varazze, Spotorno, Pietra Ligure y Albenga, e Imperia, y se extiende a lo largo de 70 kilómetros de colorido litoral donde se alternan bahías rocosas, playas de arena, escarpados cabos y suaves valles protegidos por los Alpes de Liguria.

La segunda, cuya belleza también fue cantada por Eugenio Montale, alterna entre el ambiente íntimo y silencioso del interior y la alegría y vivacidad de la costa, donde se suceden las alegres y coloridas localidades de Cervo, Diano Marina, Arma di Taggia, Sanremo, Bordighera y Ventimiglia.

Le puede interesar

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.