Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Compras y mercados

Liguria

Los talleres textiles de Via di Scurreria

La Via di Scurreria discurre entre la plaza de San Lorenzo y la plaza Campetto, en pleno centro histórico de Génova.

25 julio 2022

En su día albergó talleres y oficinas de doradores, sederos y tundidores (scudai). De este último proviene el nombre de la llamada "contrada scutariae". Actualmente encontramos algunas de las tiendas textiles más antiguas de la ciudad y mercerías históricas con auténticos ambientes de otro tiempo.

1. La calle de Giò Giacomo Imperiale

La Via di Scurreria es más amplia y regular que las callejuelas de alrededor, a pesar de estar en plena zona medieval. Se inauguró en 1584, cuando Giò Giacomo Imperiale, elegido Dux en 1617, quiso conectar su residencia de Campetto con la cercana catedral de San Lorenzo, creando un acceso más prestigioso a su palacio.

Para abrir la calle, se demolieron los edificios a cuenta de Giò Giacomo, como recuerda una placa de mármol al final de la misma. Compró los edificios para demolerlos y donar la calle a la ciudad, lo que le permitió llamarla con su nombre familiar: calle Imperial. Los habitantes, sin embargo, siguieron llamándola calle de Scurreria.

2. Los talleres textiles de ayer

Con el tiempo, los fabricantes de escudos cerraron y los comerciantes de seda prosperaron. Especialmente los toscanos, los más experimentados en elaboración y comercio de textiles. En la época, un ensanchamiento de la calle era conocido como Plazoleta de los Toscanos.

Aquí estaba el taller de Paolo da Novi, un tintorero de seda que en 1507 fue el primer Dux elegido popularmente, quien acabaría liderando la rebelión contra los franceses. Tuvo un final terrible cuando Francia recuperó el poder: fue encerrado en la Torre del Popolo, o Grimaldina, y ejecutado frente al Palacio Ducal.

3. Los talleres textiles de hoy

La tradición de tejedores de seda se ha conservado intacta, aunque con algunos tropiezos. Aquí se encontraba una histórica tienda textil, L'Angolo di Scurreria, que acabó reabriendo con un nuevo nombre: Le Tele. Es solo uno de los talleres textiles que siguen activos en esta calle.

Otro es Rivara, abierto en 1802 en la esquina de la plaza de San Lorenzo. La entrada está en la plaza, las ventanas en Via di Scurreria. Es uno de los comercios inscritos en el Registro de Comercios Históricos, establecimientos con más de 70 años de antigüedad que conservan su mobiliario, equipamiento y arquitectura originales.

En Rivara se siguen vendiendo "mezzari" genoveses, telas decoradas que las mujeres de Génova utilizaban como capas para cubrirse la cabeza y parte del cuerpo, una costumbre importada de Oriente en el siglo XVI. En la tienda se conservan el mostrador de cinco metros de nogal del siglo XIX, sabanas antiguas, bordados de época y los antiguos libros de cuentas, con muchos nombres ilustres de la Génova del XIX.

También es histórico el antiguo taller de Pescetto, fundado por Nicolò Pescetto en 1899 para vender sedas y otros tejidos. En 1922, los hijos de Nicolò trasladaron aquí el antiguo local de la calle San Lorenzo, añadiendo la camisería. Actualmente, es una tienda de ropa que conserva todos los archivos históricos de la empresa, que utiliza para confeccionar prendas clásicas y atemporales con un toque contemporáneo.

Además de ropa moderna, tiene un departamento vintage con prendas de los años 60 a los 80, todavía nuevas y con las etiquetas originales. También se conservan, aunque no están a la venta, trajes de baño de lana de los años 30 y un jersey de 1953, creado para la primera ascensión al Everest. Se venden fulares de Genua con un estampado inspirado en el centro de la ciudad, como se representaba en el XVI. Ya que estás de compras, visita el probador histórico con la excusa de probarte algo.