Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Manarola

Resumen

Manarola, un cuadro lleno de colores en el corazón de Cinque Terre

Las casas con fachadas que van del amarillo al cálido naranja emergen del acantilado oscuro en un fuerte y maravilloso contraste de colores.

Manarola se levanta aquí sobre un espolón de vertiginosas paredes que caen al mar, envuelto en una plácida atmósfera romántica.

La poderosa naturaleza del Parque Nacional delle Cinque Terre está atravesada por senderos, que se pueden explorar para admirar los viñedos y los olivares de sus terrazas tradicionales.

 

En el pueblo panorámico

Desde los 70 metros de altitud hasta la pequeña plazoleta sobre el mar se despliega un auténtico laberinto de estrechas y empinadas callejuelas por donde perderse respirando la brisa marina. El pueblo es muy antiguo, ya que se remonta al año 1000: fue elegido por su posición estratégica en altura y para la defensa contra las incursiones de los piratas sarracenos.

En un continuo subir y bajar después de haber admirado la belleza de sus iglesias entre las que destaca la iglesia de San Lorenzo, de estilo gótico, dirígete al Belvedere, cuya belleza no desmiente su nombre: una especie de terraza abierta al mar, desde la que se ofrece un panorama increíble.

Observa la característica particular de las “casas de torre” de estilo genovés, con varias plantas y adosadas una a otras. El pueblo no tiene una playa propiamente dicha, pero puedes acceder al agua desde las rocas en la zona del puerto deportivo.

 

A lo largo de los senderos que conectan Cinque Terre

Manarola es la aldea de otro pueblo de Cinque Terre, Riomaggiore, estando están conectados entre sí por un bonito sendero de en torno a 1 kilómetro y medio, que asciende por la colina que los separa.

Otra ruta escénica parte directamente del pueblo y conecta Manarola con Corniglia. Aquí te encontrarás en el “paisaje cultural” típico de Cinque Terre, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Podrás admirar las terrazas que, con una ancestral técnica ya conocida en época romana, se han construido para cultivar las laderas impermeables de la montaña. Por las terrazas que delinean un seductor escenario se extienden los olivares, huertos y viñedos.

 

Una cocina heroica, que combina tierra y mar

La vocación de pueblo agrícola y marinero de Manarola se expresa en una tradición culinaria caracterizada por una cocina pobre, pero extraordinaria, en la que tierra y mar se encuentran dando vida a grandes sabores, exaltados por unos vinos excelentes.

A pesar de ser un pequeño pueblo, gracias a la riqueza y calidad de sus restaurantes se ha convertido en un destino preferido por los amantes de la buena comida.

El aceite de oliva virgen extra local es magnífico, sobre todo, en una bruschetta, y un perfecto aliado de los pescados y verduras a la parrilla, para combinarlo con los vinos blancos DOC de Cinque Terre.

Además, la focaccia de Liguria es reconocida como una de las mejores de la costa.

Elige la fonda que más te inspire para una cena que no te decepcionará. Puedes sentarse en un restaurante en la colina para comer entre los limoneros y admirar el paisaje desde arriba o bien reservar una mesa en el pueblo, en los deliciosos locales de piedra de sus callejuelas estrechas o con vistas al mar, hacia el puerto deportivo. Anchoas, pulpos y calamares son algunas de las delicias de pescado más comunes, anticipadas por una bruschetta de pesto y tomate, perfectas también para tomar como aperitivo.

Las verduras y hierbas del relleno de la torta Pasqualina, así como las flores de calabacín rellenas y fritas ganan en sabor cuando se comen con las manos.

La excelencia también se encuentra en un postre acompañado de una copa de Sciacchetrà bien frío: un magnífico vino procedente de los viñedos aterrazados, un vino dulce generoso de orígenes lejanos, que Slow Food ha catalogado entre sus Presidia.

 

5 consejos para moverse de la mejor manera

Te recomendamos llegar a Manarola en tren y, luego, desplazarte exclusivamente a pie.

En el Parque Nacional Cinque Terre, las carreteras son complicadas y no hay parkings grandes.

Pregunta en el pueblo cómo participar en las catas de vino y cursos de cocina: una experiencia original, no solo gratificante para el paladar, sino también rica en intercambios culturales.

La Cinque Terre Card ofrece varios servicios, como visitas guiadas por los viñedos de la Fundación Manarola.

Ve al muelle, de donde parten los barcos hacia Cinque Terre. Desde Manarola puedes explorar por mar un tramo de costa lleno de encanto y capturar todos los detalles de la escarpada costa, entre acantilados, cuevas y ensenadas

Para obtener más información

www.parconazionale5terre.it

Opiniones
Opiniones
()
Manarola

19017 Manarola SP, Italia

Le puede interesar

Explora los alrededores

Cercano