Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Explora Italia en la estación más calurosa y luminosa, planificando tus vacaciones a uno de los muchos destinos de verano
 

¿Dónde puedo ir en verano a Italia? Piensa en diversión y relajación. Playas bañadas por el sol o tranquilas cumbres de las montañas. El verano en Italia es más que una estación: es una forma de vida. Disfruta de las ciudades desiertas a las 2 de la tarde y de las puestas de sol junto al mar. Escucha el murmullo de los veraneantes sentados en las mesas de los restaurantes y piérdete haciendo largos paseos nocturnos. El buen tiempo en Italia es un seguro de alegría infinita, tanto si te gustan las altas montañas como los largos baños en algunas de las aguas más claras del mundo. Será algo inolvidable.

VERANO - Con millones de experiencias 357 resulatdo de búsqueda
Naturaleza
Parco Nazionale del Vesuvio, Campania

El Parque Nacional del Vesubio

El Parque Nacional del Vesubio, tierra de fuego y de renacimiento El Parque Nacional del Vesubio tutela el territorio del único volcán activo de la Europa continental, símbolo de la ciudad de Nápoles. Una ascensión por sus laderas, entre el aroma de la retama y el olor a azufre, ofrece la emoción de poder contemplar el cráter del Gran Cono, en un paisaje caracterizado por las formaciones geológicas moldeadas por la última erupción de 1944. Estamos en un territorio único, rico en los tesoros arqueológicos de Pompeya y Herculano, y en los frutos de una tierra extraordinariamente fértil. Una espectacular caldera con un cono activo Visitar el Parque Nacional del Vesubio te permite dar un paseo por al menos dos millones de años de historia. La gran caldera de Somma representa lo que queda de un antiguo volcán de hace trescientos mil años y en su interior se encuentra el Gran Cono del Vesuvio (1281 metros), con su típica forma de cono truncado, un diámetro de 450 metros y una profundidad de 300 metros. En su interior hay pequeñas fumarolas que revelan su estado de "reposo activo". A lo largo del sendero número 5, trazado sobre las cenizas y el lapilli de la última erupción, la de 1944, se puede admirar el interior del cráter. Una vez conquistada la cima, te sentirás recompensado por la grandiosa vista del golfo y de la ciudad de Nápoles. En total hay 11 senderos. El número 9 permite observar cómo la vegetación va recuperando el territorio sobre las coladas de lava del siglo XX, ocurridas en 1906, 1929 y 1944. Cómo las plantas pioneras sacan lo mejor de la lava A pesar de la sucesión de erupciones, las laderas del Vesubio están cubiertas de una densa vegetación que se ha ido adaptando a vivir sobre las coladas de lava, debido al fenómeno de la "sucesión ecológica": cuando la lava se enfría, los primeros en colonizarla son los líquenes y los musgos, las llamadas especies pioneras, organismos muy resistentes que forman un sustrato orgánico inicial sobre el que pueden empezar a desarrollarse organismos más complejos como los helechos o ciertas gramíneas, creando a su vez una capa para plantas con sistemas radiculares más complejos. En la actualidad, en las zonas afectadas por las erupciones más recientes se puede observar un liquen gris y filamentoso (Stereocaulon vesuvianum) que prepara el terreno para otras plantas, mientras que en las erupciones más antiguas aparecen especies arbustivas tales como el helicriso, la jara, la artemisa y la valeriana roja. La siguiente etapa es la de la aliaga, cuyas grandes extensiones pueden verse coloreando el Vesubio de amarillo en primavera. Las diferentes etapas de la "sucesión ecológica" pueden observarse claramente a lo largo del sendero nº 3, donde los tramos de lava aún desnuda están flanqueados por zonas colonizadas por líquenes, que se van alternando con tojos y encinas. Qué visitar en el Parque Nacional del Vesubio Tras las excursiones al cráter, dentro del Parque Nacional del Vesubio, se puede visitar el Museo del Parque en el municipio de Boscoreale, donde se exponen maquetas de plástico para visualizar la evolución del volcán, materiales ilustrativos de las peculiaridades del suelo y su biodiversidad, así como la historia de la compleja interacción entre las poblaciones humanas y el entorno volcánico. En Boscoreale hay un museo arqueológico, el Antiquarium, para conocer la zona del Vesubio antes de la erupción del año 79 que afectó a Pompeya y Herculano. En este último lugar se encuentra el primer observatorio vulcanológico del mundo, creado en el siglo XIX para efectuar las primeras investigaciones y mediciones de la actividad sísmica, donde aún permanecen los instrumentos originales. Entre los municipios situados en las laderas del Vesubio, te interesará visitar Borgo Casamale en Somma Vesuviana, el único barrio medieval que queda en la zona, Terzigno, una zona en la que se trabajaba la piedra de lava, donde se ha inaugurado un museo con los restos arqueológicos de varias villas romanas, mientras que en Torre del Greco se puede visitar Villa le Ginestre, donde se alojó el poeta Giacomo Leopardi. Los buenos productos de una tierra fértil El Lacryma Christi es un vino blanco y tinto con denominación de origen, producido a partir de diversas variedades de uva cultivadas en las laderas del Vesubio, cuyas bondades eran conocidas desde la época romana. Los albaricoques, de los que se cultivan unas 40 variedades en la zona, también son conocidos por su dulzura y sabor, y el secreto siempre está en los suelos volcánicos, ricos en minerales, sobre todo en potasio. Lo mismo puede decirse de la cereza de Monte, con su fruto amarillo rosado y su carne clara y firme, y de la uva catalanesca, llamada así porque fue importada desde Cataluña por Alfonso de Aragón en el siglo XV, que tiene la característica de poder permanecer intacta en la cepa hasta Navidades. No se puede salir del parque sin haber probado (o comprado) los tomates cherry DOP Piennolo del Vesuvio, cosechados en racimos: colgados en lugares secos pueden durar hasta 7-8 meses, desde el verano hasta la primavera siguiente, conservando su intenso sabor resultante de una alta concentración de azúcares y una gran riqueza de ácidos orgánicos. Lo que hace de la zona del Parque Nacional del Vesubio uno de los lugares más fascinantes y visitados del mundo es una mezcla de riquezas naturales, paisajes impresionantes, cultivos centenarios, tradiciones populares y mucho más.
Arte y Cultura

Sessa Aurunca

Sessa Aurunca, un viaje en el tiempo por el sur de la Vía Francesa Sessa Aurunca, ciudad en la provincia de Caserta, Campania, muy cerca de la frontera con Lacio, un tesoro de monumentos y vistas naturales para descubrir. Parada obligatoria para los peregrinos que recorren la Vía Francesa en Campania, aún hoy un lugar místico y fascinante. La catedral de Sessa Aurunca, una joya de la arquitectura románica de Campania Comienza desde el corazón de la ciudad, su catedral, que se encuentra en el centro histórico, a lo largo de la ruta sur de la Vía Francígena. Dedicada a los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, es una de las obras más importantes de la arquitectura románica de Campania y ha sido un lugar de peregrinación durante siglos. Construida en 1103 sobre un edificio sagrado, probablemente pagano, ha permanecido intacta a pesar de una renovación en el siglo XVIII y de numerosas intervenciones para salvaguardarla del desgaste y de los daños causados por una serie de terremotos. Ha sido recientemente restaurada a su disposición original. Del suelo al púlpito, la maravilla de los mosaicos La fachada está parcialmente cubierta por un pórtico decorado con arcadas sostenidas por columnas y pilares, donde se alternan estatuas y bajorrelieves con figuras misteriosas y mitológicas, escenas que recuerdan la vida de San Pedro y el Antiguo y el Nuevo Testamento. Dividido en tres naves, el interior llama la atención por su suelo de mosaico, que lo cubre todo con motivos moriscos. El púlpito también está decorado con un fino mosaico que alterna vívidas representaciones de animales con motivos geométricos. El teatro romano y el misterio del criptopórtico Visitar Sessa Aurunca es como hacer un viaje en el tiempo: desde la arquitectura románica de su catedral hasta los espectaculares mármoles de colores del gran teatro romano, sacado a la luz en 2003 y extraordinariamente bien conservado. Realizado en el siglo I d. C., aprovechando la pendiente natural de una colina, con capacidad para 7000 espectadores, es el segundo teatro romano más grande de Campania, después del de Nápoles, que queda casi completamente oculto bajo las casas de la ciudad. Junto al teatro, hay un criptopórtico, un pasillo cubierto, que data de una época posterior. Todavía no está claro cuál era su finalidad, tal vez lo utilizaban los actores para trasladarse de un lugar a otro, aunque las numerosas inscripciones en griego y latín de sus paredes, que incluyen versos virgilianos, sugieren que se utilizaba como escuela o gimnasio. El castillo ducal: un "coro" de la historia de la ciudad El castillo ducal de Sessa Aurunca narra y sintetiza, en su extraordinaria estratificación de épocas y estructuras, la historia y las dominaciones de la ciudad. En su interior puedes visitar la biblioteca, pero sobre todo las salas del Museo Arqueológico Cívico, que conservan numerosos testimonios del paso de las dinastías que se han sucedido a lo largo de los siglos, desde los lombardos hasta los normandos, desde los angevinos hasta los aragoneses, junto con hallazgos arqueológicos descubiertos en el fondo marino del Golfo de Gaeta, entre los que destaca la famosa estatua de Matidia menor, domina local de relevancia y poder en la época romana. Borgo Valogno, de ciudad fantasma a galería al aire libre No te pierdas el pequeño pueblo de Valogno, a 390 metros sobre el nivel del mar y a pocos kilómetros de Sessa Aurunca: esta aldea de poco más de 90 almas, que se estaba despoblando poco a poco, ha evitado el destino que amenazaba con convertirla en una ciudad fantasma transformándose en una galería de arte al aire libre: sus calles, muros y patios acogen obras de arte callejero e instalaciones de artistas, atraídos por la llamada a la acción de la asociación cultural Il Risveglio, que ha promovido un verdadero renacimiento y lo ha convertido en un destino continuo para turistas y aficionados. Del volcán (extinto) a las playas de Baia Domizia Valogno se encuentra dentro del Parque Regional Área Volcánica de Roccamonfina y Foce Garigliano, 11 000 hectáreas de naturaleza que llegan hasta la frontera con el Lacio. El parque está custodiado desde arriba por el volcán extinto de Roccamonfina, el más antiguo de la región, justo enfrente del Vesubio. Esta zona de montañas, colinas y costas, entre castañares, viñedos, olivares y arroyos que bajan hasta el mar, acoge durante todo el año festivales y eventos para promover las tradiciones y los productos locales, en primer lugar la famosa castaña, mientras que sus itinerarios atraen muchos aficionados al senderismo y al ciclismo. Dejando atrás las laderas de Roccamonfina, te aconsejamos dirigirte de nuevo a Baia Domizia: la costa de Sessa Aurunca, la perla balnearia de Campania en el Golfo de Gaeta, donde podrás recargarte con un paseo descalzo por sus kilómetros de playa fina y dorada, o darte el gusto de relajarte en sus aguas celestes.
Bienestar y Relax

Terme di Telese

Las termas de Telese y el milagro del agua efervescente No hay nada mejor que programar una parada en Telese Terme para descubrir, de primera mano, lo que significa el bienestar. Situada en el centro del Valle Telesina (BN), en la orilla derecha del río Calore, la aldea, antiguamente llamada Telesia, es una importante parada en la Vía Francígena del Sur. Quienes se detengan aquí encontrarán un campanario con una historia que se remonta a miles de años y balnearios termales con propiedades reparadoras. Ubicada al pie del monte Pugliano donde brotan los manantiales de agua mineral sulfurosa que alimentan sus establecimientos termales, Telese Terme no dejará de sorprenderte con cuidados totalmente personalizados. El campanario, el único sobreviviente del terremoto El recorrido de las antigüedades aquí en Telese se hace rápido: uno de los pocos monumentos que quedan de la Telesia medieval, completamente arrasada por el terremoto de 1 349, es el campanario, situado en la localidad de Vescovado. Se apoya sobre una base rectangular, tiene 17 metros de altura y está entre los edificios románico-normandos más raros y valiosos de Campania. Construida con materiales de la Telesia romana, está decorada con motivos en ladrillo trabajados con la técnica del opus reticulatum. Es todo lo que queda de la antigua catedral de la Santissima Croce, erigida en el siglo X y reconstruida bajo el nombre de Santa María della Trinità. Las aguas termales, un tesoro de las profundidades Las primeras noticias de las aguas sulfurosas de Telese se remontan a la época del violento terremoto de 1349, que devastó el campo de Telese, arrasando la ciudad. Los frecuentes e intensos temblores, que se prolongaron durante mucho tiempo, no solo hicieron aflorar los manantiales, sino que también provocaron episodios de hundimiento y alteraron el suelo, dando lugar a lagunas y pantanos, como el famoso lago Telese, así como a exhalaciones de dióxido de carbono y dióxido de azufre que hicieron el aire irrespirable durante mucho tiempo. Sin embargo, los primeros estudios sobre sus virtudes terapéuticas se remontan a 1734, con la publicación de De acidulis telesinis dissertatio, un ensayo de Tommaso Bruni. El actual establecimiento del Parque Termal de Telese, sigue utilizando esas aguas para los tratamientos termales y debe su fortuna a la clarividente intuición de la familia Minieri que, a finales del siglo XIX, logró obtener un contrato y dar vida a lo que entonces se llamaba los Grandes Establecimientos de Baño de Telese, cuyos departamentos siguen inmersos en un gran parque de árboles centenarios donde, se puede pasear entre las cuencas de los manantiales, las piscinas y las numerosas instalaciones recreativas. La belle époque de las antiguas Termas de Jacobelli Puedes hacerte una idea de cómo debían ser las instalaciones de la época visitando las antiguas Termas de Jacobelli, en la confluencia de Castelvenere, Solopaca y Telese, transformadas en parque natural en 2008 tras una profunda renovación. Fundadas por el caballero Achille Jacobelli de San Lupo e inauguradas en 1867, las Termas Jacobelli eran, según las crónicas de la época y lo que queda de las cabinas de baño, piscinas y bouvettes, un sitio encantador, rodeado de vegetación, con un hermoso pórtico para descansar y dos fuentes para los bañistas. Senderismo a orillas del agua Siguiendo con el tema del agua, y siempre entre Telese y Solopaca, también se encuentra el pequeño lago de Telese, no muy lejos de las orillas del río Calore. Un encantador tramo de agua, de unos 20 metros de profundidad, cuyo origen se encuentra en la naturaleza sísmica del suelo y las rocas sobre las que se asienta la ciudad. Utilizada para la pesca deportiva, a lo largo de sus equipadas orillas, una carretera panorámica de más de un kilómetro se abre paso entre una densa vegetación, pasando por restaurantes, hoteles y una piscina, ofreciendo, sobre todo en verano, momentos de recreo y frescor. ¿Quieres sumergirte aún más en el paisaje? Agrega a tus destinos una excursión al parque de Grassano, a pocos kilómetros de Telese, uno de los más bellos oasis naturales de Campania, equipado para un paseo familiar al aire libre y atravesado, entre tilos, sauces y álamos, por el torrente de Grassano, en cuyas aguas turquesas nadan patos, gansos y nutrias. El monte Pugliano, entre muros megalíticos y dolinas Detrás del complejo termal, el monte Pugliano vigila la ciudad desde lo alto. Su nombre deriva de la vía latina que unía Roma con Puglia. A lo largo de los itinerarios que atraviesan sus aproximadamente 54 hectáreas, se encuentran restos de estructuras residenciales que se remontan al Paleolítico y ruinas de murallas megalíticas samnitas, pero lo más característico de su paisaje es la presencia de dolinas, oquedades o cavidades kársticas producidas por la erosión de la piedra caliza, algunas de las cuales se pueden visitar, únicas en su forma a lo largo de todo el macizo sur de los Apeninos. ¡Aquí es donde está la fiesta! Epicentro de la diversión, sobre todo en las noches de verano, Via Minieri, corazón de la ciudad termal, es el sitio donde se consume el "struscio" de Telesine, entre el complejo y la estación de tren, en ambas direcciones. Es aquí donde se concentran la mayoría de las actividades comerciales: boutiques, pubs, restaurantes, bares de vinos. Si buscas espectáculos, música en vivo y entretenimiento: ¡es aquí!
¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.