Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

El buceo, una experiencia en estrecho contacto con el Gran Azul

Los mares bañan los siete mil kilómetros de costa italiana, rodean las islas mayores y acunan las menores.

Por si fuera poco, “la bota” está salpicada de <strong>perlas azules</strong>, los pequeños y grandes lagos -en la llanura o engastados en lo alto de las montañas- que caracterizan el territorio. Descubrir lo que hay debajo de la tenue línea que separa el agua del cielo es lo que impulsa cada vez más personas a practicar el buceo o diving, si lo prefieren. Numerosos centros de buceo en toda Italia organizan cursos, incluso durante una corta estancia, para acercarse a esta experiencia en la infinidad de lugares donde el fondo marino guarda maravillas. Obras maestras de la <strong>Madre naturaleza</strong>, por supuesto, con los colores de las gorgonias y corales entre los que se mueve una rica variedad de fauna marina, pero también por el homo sapiens a lo largo de los siglos. Bajo el agua, a poca distancia de las costas, encontramos claras huellas de la evolución del hombre que, en Italia como en pocas partes del mundo, dan testimonio de un vínculo indisoluble con nuestro pasado.

1. Liguria, un arcoíris de vida

Unos ocho kilómetros de paredes, fallas y desfiladeros -con profundidades que varían entre los 18 y los 40 metros- que permiten entrar en contacto con las maravillas del mundo submarino: en la Secca di Santo Stefano al Mare, meros y langostas nadando confieren reflejos de luz a las gorgonias que habitan las profundidades del fondo marino.

Descubre más en: lamialiguria.it

2. Abruzos, los molinos sumergidos

El embalse es artificial y atesora en sus aguas dos molinos: en uno se pueden admirar todavía las aspas que movían las muelas, y en el otro se pueden visitar los ambientes y estructuras sumergidas. Nos encontramos en Capo d'Acqua, una aldea de Capestrano en la provincia de L'Aquila, en el corazón del Parque Nacional de Abruzos, en un medio natural intacto y protegido.

Descubre más en: abruzzoturismo.it

3. Apulia, guiados por el faro en un parque natural

Al norte del faro de la isla de San Andrés, en Gallipoli, se abre un escenario reservado a los buceadores más hábiles y certificados que aquí podrán explorar un fondo marino donde crecen abanicos de mar y otras formaciones que hacen que cada inmersión sea una experiencia única y fascinante.

Descubre más en:  viaggiareinpuglia.it

4. Calabria, el Castillo y la Montaña

Por el espectáculo que ofrece y las múltiples formas de vida que alberga, la "Montagna Sommersa" (Montaña sumergida), debajo del Castillo de Scilla, es uno de los lugares más bellos donde bucear de todo el Mediterráneo. Podrás flotar al pie del majestuoso pico de la montaña, sobre una extensión de arena blanca y gorgonias rojas y amarillas.

Descubre más en: turiscalabria.it

5. Sicilia, mar italiano y fondos marinos tropicales

Es la última franja de tierra italiana en el camino hacia África: alejado de todo, frente a una pequeña isla con su faro y sus ruinas, este entorno es lo que hace del buceo una experiencia tan mágica en Lampione, una de las islas Pelagias, cerca de Lampedusa. La belleza del paisaje que os espera bajo las aguas cristalinas es descomunal: fondos marinos habitados por la típica fauna tropical, como meros, peces loro y peces ballesta.

Descubre más en: visitsicily.info