Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Explora Italia en la estación más calurosa y luminosa, planificando tus vacaciones a uno de los muchos destinos de verano
 

¿Dónde puedo ir en verano a Italia? Piensa en diversión y relajación. Playas bañadas por el sol o tranquilas cumbres de las montañas. El verano en Italia es más que una estación: es una forma de vida. Disfruta de las ciudades desiertas a las 2 de la tarde y de las puestas de sol junto al mar. Escucha el murmullo de los veraneantes sentados en las mesas de los restaurantes y piérdete haciendo largos paseos nocturnos. El buen tiempo en Italia es un seguro de alegría infinita, tanto si te gustan las altas montañas como los largos baños en algunas de las aguas más claras del mundo. Será algo inolvidable.

VERANO - Con millones de experiencias 357 resulatdo de búsqueda
Naturaleza
Buffaure, Val di Fassa

Val di Fassa

Con los esquís en Val di Fassa/Carezza: soñando entre las cumbres ¿Has experimentado alguna vez la sensación de caminar por senderos nevados silenciosos, a la luz de la luna? ¿Te has emocionado alguna vez con una puesta de sol rosada entre picos nevados? En Val di Fassa/Carezza, estos escenarios son comunes y por eso el hermoso valle de Trentino es adorado por turistas de todo el mundo. Emociones en las pistas Sus numerosas zonas de esquí están incluidas en el Dolomiti Superski, el mayor complejo de esquí de Italia. En total, hay 210 kilómetros de pistas de esquí, 81 remontes, 8 parques de nieve, 50 kilómetros para el esquí de fondo y la posibilidad de practicar el esquí nocturno, para una estación enclavada entre los picos de Catinaccio, Sella, Sassolungo y Marmolada. Un verdadero sueño en los Dolomitas, conectado a la zona de esquí de Carezza. Vistas impresionantes, entre relax y aventura Tanto si eres experto como si te pones los esquís por primera vez, aquí te encontrarás en un entorno de postal, entre nieve blanca y árboles encalados. Val di Fassa es una de las zonas más interesantes de los Dolomitas desde el punto de vista naturalista y en cualquier época del año se pueden explorar los pequeños pueblos de montaña. La zona más extensa sigue siendo la de Canazei y Campitello, donde se puede esquiar en las zonas de Belvedere y Col Rodella, incluidas en el circuito de Sellaronda y conectadas con Val Gardena y Arabba. Si te encuentras en Alto Adige en verano, detente en Alba di Canazei, donde comienza el teleféricoque lleva a la cuenca deCiampac y da acceso al carrusel de esquí Ciampac-Buffaure, punto de partida de numerosas excursiones. En el lado opuesto, en Val di Fassa, Pozza di Fassa, con sus 1320 metros de altitud y una pista iluminada, es el lugar adecuado si quieres esquiar de noche. No muy lejos está la zona de Catinaccio y Vigo di Fassa, seguida de Carezza Passo Costalunga, perfecta para las familias. Sus 40 kilómetros de pistas son fáciles y transitables incluso para los niños. También se puede llegar a Moena y a la zona de Alpe Lusia San Pellegrino en poco tiempo. Dos destinos que merecen el viaje. Descubrir Carezza Este hermoso pueblo de los Dolomitas se encuentra en el río del mismo nombre, también conocido como Lago delle Favole. Además del esquí, aquí se pueden practicar varios deportes durante todo el año, desde el senderismo y la escalada hasta la bicicleta de montaña. Y si buscas un momento de paz, entrégate a la dulce ociosidad junto al lago o disfruta del silencio que reina en el bosque de Carezza.
Ciudad
Piazza del Popolo - Pesaro, Marche

Pesaro

Con vistas al mar y atravesada por el río Foglia, Pesaro es una estación balnearia situada entre dos colinas costeras: el Monte Ardizio al este-sureste y el Monte San Bartolo al oeste-noroeste, que da nombre al Parque Natural del Monte San Bartolo. En 2017, fue reconocida por la UNESCO como Ciudad Creativa de la Música, por la promoción y recuperación de la música de Rossini, al haber sido el lugar de nacimiento del famoso compositor Gioachino Rossini, que nació en Pesaro en 1792 y murió en Passy, París, en 1868. OFERTA TURÍSTICA DE PLAYA Hay 7 kilómetros de playas de arena entre el litoral equipado y el libre, más de 100 alojamientos turísticos, algunos abiertos todo el año, entre hoteles junto al mar, en el centro y en las colinas, agroturismos, campings y pisos, con un total de casi 11 000 camas. El mar está ligado a una tradición centenaria de hospitalidad costera que presta especial atención a las familias y los niños. Pesaro dedica a los más pequeños la Medianoche Blanca Infantil, el evento estrella del programa turístico de verano, y los niños también podrán disfrutar de varios talleres de lectura en voz alta en las playas de la ciudad, organizados por la Biblioteca Baia Flaminia. Hay muchos carriles bici: la Bicipolitana es una ruta reservada a los ciclistas que conecta diferentes partes de la ciudad. Una cartel especial indica los recorridos. Se proporcionan líneas de diferentes colores, cada una de las cuales va en diferentes direcciones. Qué ver Entre los edificios de arquitectura religiosa destacan: la Catedral, erigida sobre los restos de un edificio tardorromano, que cuenta con un interesante patrimonio de mosaicos; la Iglesia de Sant'Agostino, que conserva un notable portal gótico-veneciano en la fachada e importantes pinturas en el interior; el Santuario de la Madonna delle Grazie, construido en el siglo XIII por la familia Malatesta y reconstruido en estilo barroco. Entre los monumentos y museos más destacados se encuentran: la Rocca Costanza, del siglo XV, una obra de planta cuadrada, reforzada por torres cilíndricas y rodeada por un gran foso, antiguamente utilizada como prisión; el Palacio Ducal, el Museo Arqueológico Oliveriano y los Museos Cívicos, con la Pinacoteca y el Museo de Cerámica; situada en el interior del Palacio Mosca, la Sonosfera, un espacio diseñado para el disfrute inmersivo de contenidos sonoros y audiovisuales tridimensionales; La Casa Rossini, que conserva material documental, incluyendo grabados y recuerdos relacionados con la vida y la obra del gran compositor; el Museo Nazionale Rossini, que relata la vida, el hombre y la grandeza del artista, pero también la actualidad de la obra de Gioachino Rossini; el Teatro Rossini, donde tiene lugar cada año el Rof (Rossini Opera Festival), un festival de música de ópera que se celebra anualmente en agosto desde 1980. ROF es también el nombre de la Fundación creada en 1994 para apoyar a la Fundación Rossini en la recuperación teatral, musicológica y editorial de la producción rossiniana. Una sorprendente escultura contemporánea es la Palla de Arnaldo Pomodoro, una esfera de bronce creada en 1998 por el conocido escultor. El Villino Ruggeri es un bello edificio de estilo Art Nouveau; no lejos de Pesaro, en Colle San Bartolo, se encuentra la Villa Imperiale, construida a partir de 1530. En el Parque de San Bartolo, en la zona de Pesaro, Casteldimezzo, Fiorenzuola di Focara y Santa Marina Alta son pintorescas aldeas con vistas al azul del mar Adriático. Entre los eventos más significativos que tienen lugar en Pesaro a lo largo del año se encuentra la Rof, la Mostra internazionale del Nuovo Cinema, (Festival de Cine de Pesaro), uno de los festivales de cine más importantes de Italia, que se celebra en junio. Una "joya" gastronómica es la Pizza Rossini, por su especial combinación de pizza y mayonesa. La base es una simple margarita, a la que se añaden huevos duros y mayonesa estrictamente artesanal.
Arte y Cultura
Villa Imperiale - Pesaro, Marche. Photo by: Dario Fusaro

Villa Imperiale Pesaro

Una joya renacentista en simbiosis con el paisaje En la imponente Villa Imperiale de Pesaro, joya del Renacimiento, la arquitectura se funde con la naturaleza en un vínculo inseparable. Rodeado por el verdor de la zona, protegida del parque natural de San Bartolo, se presenta hoy tal y como fue concebido por los Sforza en el siglo XV, ampliada y remodelado en el siglo XVI por la familia Della Rovere. A solo cinco minutos del centro de Pesaro, es ideal para un paseo por la historia. Un regalo a su marido La villa se llama Imperial porque la primera piedra fue colocada por el emperador Federico III de Habsburgo, huésped de Pesaro en 1468 con la familia Sforza durante su viaje de coronación a Italia. Lo que ha llegado hasta nuestros días es el resultado de una ampliación del siglo XVI por la duquesa Leonora Gonzaga, que lo donó a su marido, el duque de Urbino Francesco Maria I Della Rovere, tras la guerra. Realmente son dos edificios diferentes, conectados por un pasillo colgante: una villa cuadrangular con función defensiva ampliada y refinada en el siglo XVI por el famoso arquitecto de Urbino Girolamo Genga. Es un conjunto armonioso, un lugar de deleite adecuado para la vida culta y refinada de una corte renacentista. Espacios abiertos para la corte El ala del siglo XVI, encaramada en la colina con un sistema de terrazas en cuatro niveles, está dividida en varios espacios abiertos: logias, jardines y patios, lugares concebidos para que los duques y sus invitados organicen todo tipo de ceremonias, recepciones, y espectáculos en el encantador marco de cuento de hadas de una villa suburbana en un bosque. El jardín renacentista ocupa gran parte de las terrazas embellecidas con parterres geométricos de setos de boj esculpidos según el ars topiaria, intercalados con otras esencias como el laurel, el mirto y el romero, cedros, limoneros, y naranjos plantados en macetas de terracota. La parte superior del parque, en cambio, es un bosque. Desde las terrazas más altas, hay una hermosa vista del valle del río Foglia, las colinas de la región de las Marcas, y los Apeninos. Un maravilloso conjunto de frescos Destacan los frescos de estilo manierista y vivos colores, encargados por el arquitecto Genga para la Villa, especialmente los del ala reservada a la duquesa Leonora y los grandes salones del palacio del siglo XV. Algunos de los mayores artistas de la época trabajaron en la villa, desde Dosso Dossi a Raffaellino del Colle, de Bronzino a Camillo Mantovano. Decadencia y renacimiento Cuando el Ducado de Urbino se incorporó al Estado Pontificio en 1631, la villa pasó a la familia de' Medici, pero la abandonaros largos años. Durante el siglo XVIII albergó a monjes jesuitas españoles y portugueses en el exilio, que modificaron sus salas y decoraciones. Sólo cuando la adquirió la familia Albani Castelbarco a finales del siglo XVIII, la villa recuperó su función de residencia noble. Gracias a los trabajos de restauración realizados durante décadas, se recuperó y conservó el aspecto original del siglo XVI, la villa es ahora una sede de eventos representativos, bodas y congresos. El parque de San Bartolo, entre las colinas y el mar La Villa Imperiale se encuentra en el Parque de San Bartolo, una zona regional protegida entre las verdes colinas de las Marcas y una franja costera caracterizada por un alto acantilado con vistas al mar Adriático. Completamente inmersa en el verde, esta rodeado de una finca que cultiva olivos centenarios ecológicos. La villa sólo puede visitarse en verano, de junio a septiembre, con visitas guiadas para pequeños grupos y con cita previa.
Arte y Cultura

San Benedetto del Tronto

San Benedetto del Tronto es el municipio costero más meridional de la región de las Marcas. Conocida también como Riviera delle Palme (Riviera de las Palmeras), y posteriormente extendida a las localidades vecinas a lo largo de la costa, atrae a visitantes de toda Italia y Europa. Es uno de los principales centros turísticos de la región de las Marcas, gracias a sus amplias playas de arena enmarcadas por fascinantes palmeras y adelfas de fondo, capaces de evocar maravillosos paisajes exóticos. OFERTA TURÍSTICA DE PLAYA El paseo marítimo está bordeado por frondosos jardines, un bosque de pinos, pistas de tenis, una pista de patinaje y un edificio, la Palazzina Azzurra, sede histórica de la ciudad, en la desembocadura del arroyo Albula, que determina el final del primer tramo, al sur del cual comienza la zona más propiamente turística, con establecimientos de baño en la playa a un lado y villas y hoteles al otro lado de la carretera. Lo que hace que las playas de San Benedetto del Tronto sean aptas para los niños es la arena fina, adecuada para construir castillos y cavar agujeros, y las aguas poco profundas, especialmente adecuadas para bucear con flotadores o en una embarcación auxiliar. También cabe destacar el Jardín del Tío Marcelo, situado frente a la playa pública (entre las concesiones 36 y 37), una gran zona verde con juegos infantiles. El paseo también se caracteriza por la presencia de nada menos que 8000 palmeras de diversas especies y numerosas zonas de descanso, parques infantiles y jardines temáticos, los oasis: jardín árido, jardín húmedo, jardín de palmeras, jardín de rosas y jardín de matorral mediterráneo. Un amplio carril bici recorre ininterrumpidamente la playa durante más de 15 km, hasta Cupra Marittima; hacia el sur, el carril llega hasta Via del Mare en Porto d'Ascoli. La ciudad cuenta con un puerto deportivo, un puerto pesquero y una de las lonjas más importantes de Italia. Al norte de la desembocadura del río Tronto se encuentra la Reserva Natural de Sentina, que se caracteriza no solo por la migración de la avifauna, sino también por un tramo de playa de arena con un interior no urbanizado. Qué ver San Benedetto del Tronto siempre ha estado estrechamente vinculado al mar y a la tradición marinera. El Polo Museale del Mare incluye el Museo de la Civilización Marítima de las Marcas, el Museo de las Ánforas, el Museo del Pescado y el Antiquarium Truentinum. La Galería de Arte del Mar, inaugurada en abril de 2009, aunque está situada en el corazón del casco antiguo, es parte integrante del centro museístico temático dedicado al mar que la administración municipal ha instalado en la Lonja. Interesante es el MAM, Museo d'Arte sul Mare, un museo permanente al aire libre, que se extiende a lo largo del muelle sur y alberga 145 obras de arte, de las cuales 135 esculturas y 10 grandes murales. La ciudad tiene un núcleo antiguo (la "ciudad alta") a poca distancia del mar, al pie del cual se encuentra el puerto deportivo, el pueblo pesquero que se desarrolló a partir del siglo XVIII. El casco antiguo se caracteriza por la hexagonal del siglo XIV Torre dei Gualtieri; la torre, cuyo reloj marca las horas del día, es el símbolo de la ciudad. Entre los lugares turísticos más atractivos se encuentran: el Santuario de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento, la Catedral de Santa Maria della Marina, la Iglesia de San Giuseppe, el Palacio Episcopal, la Palazzina Azzurra, el Teatro Municipal de la Concordia, el Faro. El plato típico de San Benedetto del Tronto es el brodetto alla sambenedettese, una sopa de pescado a la que se añaden pimientos y vinagre. Algunos de los eventos más significativos que tienen lugar en San Benedetto del Tronto a lo largo del año son: el mercado-exposición L'Antico e le Palme, que atrae a anticuarios y coleccionistas italianos y extranjeros; la Festa della Madonna della Marina, que tiene lugar el último domingo de julio y consiste en una procesión en el mar con barcos de pesca; el Premio Libero Bizzarri, uno de los concursos más reconocidos en el ámbito del cine documental a nivel nacional; Anghiò, el Festival Internacional del Pescado Azul.
Ocio
Oltremare di Riccione, Emilia Romagna - Immagilario, CC BY-SA 4.0 via Wikimedia Commons

Oltremare

Oltremare en Riccione, descubrir la naturaleza jugando Entre hábitats exóticos y entornos típicos del Valle del Po, el parque de naturaleza y tecnología de Riccione te invita a descubrir el mágico mundo de los animales y la extraordinaria historia de su evolución. En Oltremare hay espectáculos de delfines, de cetrería, de caimanes y canguros, encuentros con entrenadores e incluso una exposición de arte que promueve la reutilización creativa de los residuos en colaboración con las Academias de Bellas Artes. Delfines, qué espectáculo Además de las clásicas exhibiciones de destreza y juego con los delfines, podrás participar en visitas guiadas por entrenadores, que te presentarán a los animales, su comportamiento, cómo interactúan con los humanos y las técnicas necesarias para su cuidado en un entorno artificial. Así podrás descubrir toda la sensibilidad e inteligencia que caracteriza a estos juguetones mamíferos. La caza con aves rapaces Una demostración de vuelo libre de águilas, búhos, halcones, ratoneros y buitres te introduce en el mundo de las aves rapaces, que se alojan en el Molino de los Búhos. Con el espectáculo de cetrería, reconocido en 2010 por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, se revelan las técnicas y herramientas utilizadas para el adiestramiento. Allí te darás cuenta del estrecho vínculo que se establece entre un halcón y su adiestrador. En Australia con los canguros En la sección australiana de Oltremare podrás conocer a los wallabies, pequeños y mimosos marsupiales (miden unos 90 centímetros) del centro-sur de Oceanía. El quinto continente también lo puedes descubrir con el trabajo de paleontólogo, buscando fósiles y pepitas de oro. El espacio Darwin y la historia de la evolución En un gran invernadero descubrirás la historia de la evolución del mundo vegetal y animal, desde la primera molécula orgánica hasta los organismos complejos. Podrás descubrir las diferencias entre las plantas primigenias, como los helechos, y las más evolucionadas, como las angiospermas. Entre los animales que puedes ver se encuentra el caimán americano, que ha evolucionado desde hace más de 150 millones de años y que sobrevivió a la gran extinción masiva que acabó con los dinosaurios. En el Delta del Po Se trata de un viaje a lo largo del mayor de los ríos italianos desde su nacimiento hasta su delta, un ecosistema fascinante y rico en vida, como todos los humedales, y al mismo tiempo frágil y amenazado por la contaminación. Su entorno se ha reconstruido construyendo cabañas de pescadores y puestos de observación de aves, que también se pueden descubrir a través del juego: hay un laberinto, un jardín sensorial, salto de longitud...
Bienestar y Relax

Terme della Salvarola

Terme della Salvarola, para los que buscan relax o una escapada romántica en las colinas de Módena Inmerso en un gran parque, a casi 200 metros de altitud entre llanuras y colinas, bosques y viñedos, el balneario Terme della Salvarola de Sassuolo, en un elegante edificio de estilo Art Nouveau de principios del siglo XX, es un destino hermoso y apartado para quienes huyen de la ciudad y desean regalarse un fin de semana de mimos y paz. Un viaje especialmente recomendado para parejas. Un depósito de aguas "divinas" y medicinales La localidad está a 3 kilómetros de Sassuolo y a unos 20 de Módena. Las propiedades terapéuticas de las aguas utilizadas ya eran conocidas en la época romana y medieval. Se dice que la poderosa condesa Matilde de Canossa habitualmente beneficiaba de ellas. No es casualidad que el médico de Sassuolo Giambattista Moreali, que fundó el balneario en el siglo XVIII, lo calificara "divino" en un tratado. Estas termas utilizan 3 calidades diferentes de agua, clasificadas por los expertos como salso-bromo-yodo, sulfuro-carbono y sulfato-bicarbonato-magnesio, para el tratamiento de diversas enfermedades de las articulaciones, el sistema vascular, las vías respiratorias y la piel. En el centro Salvarola, podrás someterte a tratamientos de inhalación, fango-balneoterapia, ginecológicos e hidropínicos. El complejo termal ofrece una policlínica y un centro dedicado a rehabilitación. El objetivo es recuperar la forma física Junto a la oferta de curas termales, en su parque de más de 10 hectáreas, el complejo de Sassuolo incluye 2300 metros cuadrados dedicados a la relajación y recuperación de la forma física. Dentro del Centro de Bienestar Balnea, se pueden encontrar 5 piscinas y piscinas termales con diferentes temperaturas con hidromasajes, cascadas, juegos de agua, caminos vasculares, gimnasios, sauna, baño de vapor. También hay 4 gimnasios equipados para entrenamiento, yoga, pilates, spinning y rehabilitación. El sensual centro de belleza termal ofrece una amplia gama de experiencias estéticas y cosméticas para todas las edades. Entre los tratamientos de belleza más específicos y gourmet, vinculados a los productos del territorio modenés, se puede explorar la vinoterapia con uvas Grasparossa y Trebbiano, los tratamientos y las líneas cosméticas con cerezas de Vignola, vinagre balsámico, mantequilla clarificada, cereales y miel, y calabaza. No dejes de lado los masajes orientales, holísticos, linfodrenantes, termoaromáticos y antiestrés que ofrece el centro. Excursiones entre castillos y museos, de Sassuolo a Maranello El punto de partida ideal para realizar itinerarios por el arte y la historia y excursiones por la naturaleza. Desde aquí se puede llegar a Sassuolo, también en bicicleta, y visitar el palacio ducal de Este, una obra maestra del barroco italiano, rica en frescos, estucos, esculturas y fuentes monumentales. El museo AMES conserva coches y motos de época. No te pierdas la visita a las vinagreras municipales de Sassuolo, en el castillo de Montegibbio, uno de los más antiguos de Módena. O, si eres apasionado de motores, el consejo es que te dirijas a Maranello, a 10 kilómetros de Sassuolo, que se pueden recorrer por una ciclovía, para visitar el museo de Ferrari. Tigelle, gnocco fritto y lambrusco, para mimar también el paladar Y para gratificar al paladar también, después de tantas actividades, tienes mucho para elegir: estás en el corazón del valle gastronómico, puedes elegir entre tigelle, gnocco fritto, tortellini y tortelloni y mucho más, todo ello acompañado de cerezas de Vignola y bensone, un postre típico de Módena con forma ovalada. El excelente lambrusco local hará el resto...
Bienestar y Relax

Salsomaggiore Terme

Terme di Salsomaggiore, unas vacaciones reconstituyentes entre el bienestar y la naturaleza Situadas a los pies de las colinas de los Apeninos de Parma, en pleno corazón de la llanura Padana, las Terme di Salsomaggiore son el destino ideal para desintoxicarse de períodos intensos y estresantes, y para tomarse un descanso restaurativo, entre el bienestar, el arte y la cultura. Esta localidad balnearia de arquitectura refinada al estilo Liberty-Déco y situada entre las provincias de Parma y Piacenza, goza de la prestigiosa reputación del “balneario más bonito de Europa”. Salsomaggiore y el tesoro de la sal Salsomaggiore es uno de los centros termales italianos más importantes y debe su prosperidad a su especial posición geográfica y a la presencia de las aguas salsobromoyódicas, celebradas por sus numerosas propiedades terapéuticas y por su extraordinaria riqueza en sales minerales. Estas aguas se utilizan especialmente para el tratamiento de las enfermedades respiratorias, reumáticas y ginecológicas. El nombre del lugar, que en su origen era Salso Maiore, deriva de hecho de la sal de cocina que se extraía aquí ya en la época celta y romana, y de sus aguas subterráneas de agua salsobromoyódica, cuya concentración de sal es cinco veces superior a la de las aguas mediterráneas, haciéndolas ideales en la antigüedad para la conservación de los alimentos. Una ville d’eau conocida y apreciada en toda Europa Sin embargo, la historia termal moderna de Salsomaggiore tiene una fecha de comienzo concreta: 1839, cuando el médico Lorenzo Berzieri descubrió la eficacia medicinal de sus aguas termales y, una vez obtenida la concesión de uso de María Luisa de Austria, la duquesa gobernante de Parma, Piacenza y Guastalla, comenzó la actividad del famoso balneario, que conoció su máximo esplendor en plena época de la Belle Époque, cuando se convirtió en la ville d’eaux conocida y apreciada en toda Europa. Las aguas termales: panacea para la salud y el cuidado de la belleza El monumental edificio dedicado a Lorenzo Berzieri, un triunfo del estilo Liberty firmado por Ugo Giusti y decorado con esculturas y pinturas de Galileo Chini, alberga el centro de bienestar, que incluye circuitos de aguas y Kneipp, tratamientos exfoliantes scrub, baños termales cromáticos y aromáticos, masajes orientales, ayurvédicos y con piedras calientes. También está el Centro de balneoterapia e hidroterapia para la rehabilitación con agua, que incluye la balneoterapia, la terapia con barro, las inhalaciones y los aerosoles gingivales. El cercano y más moderno complejo termal de Terme Zoja, inmerso en la vegetación del parque Mazzini, alberga los departamentos de tratamiento y prevención de enfermedades reumáticas, respiratorias, ginecológicas y flebológicas, así como un Centro de hidroterapia y medicina estética especializado en el fitness y la rehabilitación en el agua, con tratamientos vasculares y tratamientos para la belleza del cuerpo y el rostro. Tras las huellas del estilo liberty salsese Al final de tu itinerario de tratamientos, el Centro Benessere Berzieri, símbolo de Salsomaggiore y testimonio de la floreciente temporada época de Art Déco, es también el punto de partida de un interesante itinerario para descubrir las arquitecturas liberty, que atraviesa toda la ciudad. El Pozzo Scotti, situado enfrente del balneario, es todo un triunfo de líneas curvas, sinuosas y elegantes de inspiración vegetal y floral. El pozo, adornada con una jaula de hierro forjado y cristal, se utilizaba para extraer el agua. También destacan la Galleria Warowland, de estilo neomedieval, el palacio de Congresos, antiguo Grand Hotel des thermes, la fachada del antiguo Casino Kursaal y la estación de ferrocarril, con sus vidrieras arqueadas y la amplia bóveda a casetones del atrio. Una parada aromática rodeado de naturaleza No puedes abandonar Salsomaggiore sin antes pasar unas horas en el relajante entorno natural del Jardín Botánico Gavinell, a 2 km de la ciudad, que alberga más de 450 especies de plantas aromáticas y medicinales en un área de 12 hectáreas, para luego terminar tu visita en el herbolario y la biblioteca olfativa, entre las demostraciones de perfumes, las esencias, los aceites y los productos cosméticos y alimenticios elaborados con las preciosas hierbas de Gavinell. Un paseo entre los castillos de la sal Las colinas que rodean Salsomaggiore bien merecen una excursión al aire libre, salpicadas de castillos construidos en la Edad Media por la poderosa familia de los marqueses Pallavicino en posiciones estratégicas para proteger las preciosas salinas. De entre los numerosos castillos, no dejes de visitar las fortalezas de Scipione, Tabiano y Contignaco, denominados como «castillos de la sal». Si quieres visitarlos, puedes elegir entre diferentes itinerarios para recorrer en bicicleta o a pie, agrupados bajo el nombre de Via del Sale e inmersos en el verdor de las colinas emilianas. Dulces para el camino de regreso No te vayas sin llevarte un recuerdo de entre los productos típicos de la enogastronomía local. Te recomendamos los Brutti ma buoni, unas deliciosas galletas elaboradas con clara de huevo y avellanas, que puedes acompañar con una amplia selección de licores producidos en el territorio: la Camomillina, el Nocino, el Bargnolino también llamado Prunella y el Limoncino, elaborados según recetas artesanales centenarias y con productos estrictamente naturales.
¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.