Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

Emilia Romaña

Cerreto Laghi, esquiar entre naturaleza y románticos arroyos

Un lago de origen glaciar y una serie de pequeños estanques dan nombre a Cerreto Laghi, localidad de la provincia de Reggio Emilia, en el corazón de los Apeninos toscano-emilianos, que te cautivará con su <strong>estación de esquí enclavada en un impresionante paraje natural</strong>. Cuenta, entre otras cosas, con una ubicación geográfica estratégica, que la convierte en un punto fácilmente accesible tanto desde la parte de Reggio Emilia como desde la Liguria y la Toscana.

1. 25 kilómetros de pistas siempre nevadas

Si eres amante de los deportes de invierno, este se convertirá en tu pedacito de paraíso, con sus 25 km de bajadas siempre cubiertas de nieve, gracias a un sistema de nieve artificial recientemente renovado.

De hecho, esta estación de esquí se encuentra entre las mejor equipadas y más populares de los Apeninos y ofrece experiencias inolvidables tanto para los esquiadores más exigentes como para los principiantes. En estas pistas, todo el mundo podrá divertirse gracias a las bajadas con diferentes niveles de dificultad. Y para volver a subir, encontrarás 2 telesillas, gracias a los cuales se reducen las colas y los pesados tiempos de espera. Para niños y para los más principiantes, también hay una escuela de esquí con monitores acreditados. 

2. Esquí de fondo entre los hayedos nevados

Si, por el contrario, lo que te va es el esquí de fondo, Cerreto Laghi no te decepcionará. Cerca del lago Pranda te esperan 3 pistas que serpentean entre los densos bosques de hayedos nevados de unos 2,5 kilómetros cada una, para un total de unos 8 kilómetros esquiables. Estas pistas cuentan con diferentes dificultades: amarillas para principiantes, azules para los esquiadores de nivel medio y rojas para los más experimentados. 

3. Raquetas de nieve y patines

Estas pistas también permiten el uso de raquetas de nieve, siempre que nos pongamos a un lado para mantener la distancia de seguridad con los esquiadores y así garantizar unas vacaciones que se adapten a todos los gustos y necesidades.

Otra joya del lugar es su Palacio de Hielo, único en su género en toda la zona, que ofrece una pista olímpica de 1800 metros cuadrados y, por supuesto, servicio de alquiler de patines.

4. Salta al sillín de la bici o a lomos de un caballo

Construida alrededor de un sistema de lagos conectados con el antiguo deshielo de los glaciares, la estación de esquí goza de vistas inigualables en un entorno natural protegido, dentro del Parque Nacional Appennino Tosco-Emiliano. Se trata de una zona también muy popular durante los meses de verano. Cuando suben las temperaturas, se pueden realizar excursiones a pie, a caballo o en bici de montaña, durante las cuales podremos disfrutar de impresionantes vistas de los valles.

5. Platos tradicionales y bienestar: el bien vivre emiliano

Cerca del Passo del Cerreto, también podrás deleitarte con la excelente cocina local, desde tortellini in brodo hasta tagliatelle con ragù alla bolognese que harán que se te haga agua la boca. De restaurantes a refugios, la gastronomía emiliana no necesita presentación. En la zona tampoco faltan los spas y centros especializados en tratamientos de bienestar.