Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Laberinto de la Masone

Resumen

El laberinto de la Masone: la naturaleza como arte

El Laberinto de la Masone, en Fontanellato, Emilia Romagna, es el más grande del mundo. En sus 8 hectáreas hay 3 kilómetros de setos de bambú, pertenecientes a 20 especies diferentes y con un total de 200 000 plantas. Un universo verde creado con esta variedad de planta tan poco común en Italia, el bambú, que promete una experiencia totalmente natural, entre otras muchas cosas .

 

El buen gusto italiano

Esta pintoresca franja de la Bassa Parmense se ha transformado en un centro cultural ,abierto al público desde 2015. Hay un museo con una colección permanente, otro espacio dedicado a exposiciones temporales, así como una biblioteca rebosante de volúmenes, algunos de ellos bastante raros.

Además, hay un alojamiento con dos elegantes suites, para los huéspedes que deseen alojarse aquí, y un restaurante: Il Labirinto. Los entrantes incluyen una selección de embutidos locales, como el Culatello di Zibello y el Prosciutto di Parma, y los primeros y segundos hacen honor al territorio ofreciendo platos inspirados libremente en recetas antiguas. El estilo de cocina es símbolo del lugar: un toque innovador, una mirada nostálgica a la tradición, técnicas de vanguardia y una presentación sofisticada.

 

¿El creador? Es Franco Maria Ricci

Toda la finca de Fontanellato, incluido el laberinto de la Masone, es un lugar sin igual, tan único como el hombre que lo concibió. Se trata de Franco Maria Ricci, que nació en Parma en 1937 y murió aquí en 2020. Figura destacada en el panorama cultural italiano, fue diseñador gráfico, coleccionista y fundador de la revista de arte y literatura FMR, las iniciales de su nombre.

Esta era la antigua granja familiar, transformada en un santuario de gran belleza y que ahora alberga la Fundación Franco Maria Ricci. Realizó una enorme renovación de los edificios y las zonas verdes, convirtiendo las cabañas en su vivienda privada, donde quería pasar el último periodo de su vida.

Eligió ambientes neoclásicos para la mansión y la cabaña principal, rodeada de enredaderas, donde se erigen dos cariátides de estuco. Ha restaurado todas las habitaciones, incluido el granero, construido una piscina en la azotea y creado terrazas y salones. Dentro están todas sus pasiones e intereses. Destacan los 1200 volúmenes del genio de la tipografía Giambattista Bodoni, padre de la famosa tipografía, que forman la mayor colección privada del mundo.

Además, hay infinidad de volúmenes de arte, muebles de espejos y maderas preciosas, su mesa favorita de la residencia ducal de los Boschi, retratos, cuadros naíf y muchos objetos curiosos que disfrutaba comprando por todo el mundo. El museo contiene

unas quinientas obras que abarcan cinco siglos de historia del arte, desde el XVI hasta el XX. Cuando decidió abrirlo al público, declaró su objetivo: combinar el placer de vivir con el placer del conocimiento.

 

El laberinto, entre vegetación y arquitectura

El laberinto de la Masone ha requerido seis años de intenso trabajo para plantar las 200.000 plantas de bambú, diseñar el camino de setos y construir una arquitectura que se pudiera integrar armoniosamente en este visionario paisaje verde. El proyecto se encargó al arquitecto parmesano Pier Carlo Bontempi, exponente de la corriente del Nuevo Clasicismo, un estilo que también se manifiesta aquí.

Hay muchas referencias a los mosaicos y termas de las villas romanas, mientras que la mampostería recuerda a los principales arquitectos del periodo de la Revolución Francesa: Boullée, Ledoux y Lequeu. En los edificios se utilizaron materiales típicos de la llanura Padana, especialmente ladrillos artesanales para la mampostería.

 

La evolución de una idea

La idea inicial del laberinto se le ocurrió a Franco Maria Ricci al conocer a su amigo y escritor argentino Jorge Luis Borges, uno de los principales autores de la editorial FMR y que hizo del laberinto uno de los temas de su literatura. Ricci no aspiraba a una lúgubre prisión-laberinto, como la del Minotauro. Por el contrario, ha llegado a la actualidad un lugar agradable, para pasear con tranquilidad y total seguridad en un bello y original entorno natural. 

Opiniones
Opiniones
()
Laberinto de la Masone

Str. Masone, 121, 43012 Fontanellato PR, Italia

Llamar +390521827081 Página web

Explora los alrededores

Cercano