Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Toscana

5 cosas que comer en Livorno: un viaje culinario por la ciudad de Modigliani

Desde la gastronomía hasta el arte, la ciudad de Livorno siempre consigue ganarse un lugar en lo alto del podio del buen vivir.
El antiguo pueblo de pescadores, hoy la mayor ciudad portuaria de la Toscana, es el lugar de nacimiento del pintor y escultor Amedeo Modigliani, famoso por sus sensuales desnudos femeninos. Pero también es una ciudad apreciada por su cocina sabrosa y sencilla.

1. Qué elegir del menú

Cabe destacar que la cocina de Livorno es una mezcla perfecta de creatividad gastronómica y tradición marinera.

En otras palabras: el pescado fresco nunca falta, pero no es la única alternativa en sus mesas.
Aquí están los 5 platos livorneses imprescindibles.

2. Su majestad el cacciucco

Los orígenes del rey de la cocina livornesa se pierden en la noche de los tiempos. La sopa de pescado, preparada con muchas variedades de peces y mariscos cocinados en salsa de tomate, probablemente ya estaba presente en la época fenicia.
La salsa, a base de ajo, pimienta y salvia, se consideraba una salsa pobre, también utilizada para condimentar carnes y garbanzos. De hecho, se prefería el pescado de descarte: actualmente, el cacciucco se prepara incluso con pescados muy costosos, aunque sigue siendo la propuesta gastronómica más popular de la zona. 

3. El néctar de Capraia

Llama inmediatamente la atención el color ámbar de esta miel de mil flores de consistencia fluida. Pero el sentido del gusto es el que más disfruta de este manjar, ligeramente floral y con un regusto casi amargo debido a la presencia del cardo. Siempre se ha producido en Capraia y está disponible en tarros de cristal de 40 y 250 gramos. Especialidad reservada a unos pocos hasta el siglo XIX, esta preciada miel ha visto aumentar su producción: hoy es un valioso complemento alimenticio de aroma embriagador.

4. La Cecina

Otro símbolo local es el pastel de garbanzos, una sencilla receta preparada con harina de garbanzos, agua, aceite de oliva virgen extra y sal.
Es un pastel salado de color amarillo intenso y crujiente por fuera. Su forma es redonda y tiene orígenes pobres. Fuera de Livorno, también se conoce como farinata di ceci, variando ligeramente según dónde se elabore. En la ciudad, el original se debe cocer en un horno de leña, preparando la masa con mucha antelación para que repose al menos 4 horas. 

5. El bonito

Este pescado azul de carne blanca se pesca en el Parque Nacional del Archipiélago Toscano, desde la isla de Giglio hasta Capraia.
La elaboración del bonito se ha transmitido durante generaciones: se conserva fileteado en aceite, dentro de un recipiente de cristal con granos de pimienta, laurel y guindilla.
Hoy es un producto muy solicitado, que no puede disfrutarse hasta una semana después de su preparación.

6. Pan dulce con uva zibibbo

Los livorneses llaman a este pan topa y probablemente tenga un origen campesino. La masa es dulce, ya que a la harina se le añade un relleno de zibibbo. Se encuentra fácilmente en panaderías y es estupendo comprarlo fresco.