Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

El Parque Nacional del Archipiélago Toscano, un mar de fábula

La costa toscana está rodeada por una corona de islas e islotes protegidos que forman el Parque Nacional del Archipiélago Toscano, el mayor parque marino de Europa.
Hay 7 islas principales (Elba, Giglio, Giannutri, Capraia, Pianosa, Gorgona y Montecristo), que se pueden explorar siguiendo rutas de senderismo en temporada media, y disfrutar del mar durante el verano los amantes del snorkel, el buceo y la observación de delfines y ballenas. Porque aquí estamos en el Santuario de los Cetáceos.

1. La isla de Elba

Algunos la adoran por su mar, otros por sus rutas de senderismo y bicicleta de montaña, otros por su historia, otros por su naturaleza. Lo cierto es que la isla de Elba debe visitarse en todas las estaciones del año – aquí no hay verdadero invierno – para apreciar su perturbadora vegetación, sus altitudes y sus ensenadas de color azul turquesa. 

La Gran Travesía de Elba te permite conocer de arriba abajo el interior de esta isla con forma de pez, tanto si quieres verla a pie como en bicicleta de montaña o a caballo. Para descubrir su flora, puedes visitar el Orto dei Semplici en la ermita de Santa Caterina di Rio dell'Elba. La historia de sus minas de hierro se narra en el Parque Minero de Rio Marina, mientras que un paseo hasta la fortaleza de Volterraio, recientemente restaurada y abierta al público, ofrece un panorama extraordinario de Elba y sus islas hermanas.

2. La isla de Giglio y la isla de Giannutri

Frente al Monte Argentario, Giglio es una isla montañosa y verde, con fuertes pendientes hacia el mar, entre las que encontrarás algunas hermosas playas: Arenella y Cannelle, no lejos de Giglio Porto, mientras que la gran playa de Campese está situada en el lado opuesto.

Desde el bonito puerto de atraque puedes subir a pie hasta Giglio Castello, la fortaleza fortificada junto a un agradable pueblo, desde el que parten otros senderos muy pintorescos que te llevan a los extremos de la isla, entre vastas extensiones de maquis mediterráneo y algunos viñedos en los que se produce el vino Ansonaco.

Desde el puerto de Giglio parten excursiones a la isla de Giannutri, un roquedo calizo con costas altas y escarpadas rodeado de un mar extraordinariamente transparente, donde se pueden visitar los restos arqueológicos de una villa romana del siglo I a.C.

3. La isla de Capraia

Al puerto de Capraia se llega en un transbordador de servicio público desde Livorno y luego se emprende un camino que permite circunnavegar la isla en cuatro o cinco horas, con paradas en algunas bahías donde se puede nadar y largos y hermosos tramos de acantilados con vistas al mar.

Las rocas rojas de Punta dello Zenobito denotan la naturaleza volcánica de la isla. Unas 300 personas viven permanentemente en la isla y se dedican al alojamiento turístico y a la agricultura. Los edificios que se ven en una elevación sobre el puerto pertenecen a la antigua colonia penal agrícola, cerrada en 1986. Un día puede no ser suficiente para explorar la isla, es mejor realizar una pernoctación en los numerosos b&b y hoteles del puerto.

4. La isla de Montecristo

Isla salvaje y reserva natural integral, Montecristo está hoy completamente deshabitada, pero hubo una época en la que, hacia el siglo VII d.C., albergó una comunidad de monjes, de la que hoy solo quedan las ruinas de una iglesia y una abadía.

En el siglo XIX, la isla era frecuentada por el séquito del marqués florentino Carlo Ginori, quien, tras comprar la villa Taylor, la convirtió en su base para las expediciones de caza: hoy en día, la villa se utiliza como alojamiento para los que acuden a la isla con fines científicos. A Montecristo sólo se puede llegar reservando visitas organizadas por la autoridad del parque con salidas desde Piombino, Elba, Porto S. Stefano y Giglio. Las excursiones sólo está permitido realizarlas por los tres senderos autorizados y el baño está prohibido. 

5. La isla de Gorgona

Gorgona es la más pequeña de las islas del archipiélago toscano y es un centro penitenciario desde 1860. Sólo se puede ver con visitas guiadas que parten del puerto de Livorno, organizadas por la Administración Penitenciaria de acuerdo con el parque.

Tras llegar a Cala dello Scalo, podrás ver las ruinas de la villa romana de Gorgona, llegarás a la terraza panorámica de Belvedere, donde tienes el único punto de avituallamiento de la isla, para continuar hasta Torre Nuova, Punta Paratella, con vistas a Cala Maestra, el cementerio de la isla y Rocca Vecchia, una fortificación de la época en que fue gobernada por Pisa. Los presos viven en semilibertad y son ellos quienes cultivan huertos y viñedos en terrazas. Por lo demás, todo es naturaleza virgen en altos acantilados donde anida la gaviota argéntea. El baño está prohibido en la isla, que no tiene playas. 

6. La isla de Pianosa

El nombre revela que la isla, a diferencia de sus hermanas del archipiélago toscano, es , sus costas son bajas y están moldeadas por el mar, formando numerosas ensenadas de extraordinaria belleza.

Pianosa, que albergó un centro penitenciario hasta 1996 y, por tanto, fue inaccesible durante muchos años, ha conservado su biodiversidad, y su fondo marino está cubierto de extensas praderas de posidonia.

El pequeño puerto de Pianosa, dominado por el Fuerte Teglia, mandado construir por Napoleón, es considerado por muchos como el más bello del mundo.

En la actualidad, se puede llegar a la isla con el servicio de transbordador Toremar desde la isla de Elba (Río Marina): una vez en tierra, un centro de visitantes del parque te ofrece información sobre excursiones y lugares de interés.