Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Piamonte, en camino entre naturaleza y sacralidad

Un camino muy verde a través de la naturaleza con aroma a vino y que combina iglesias campestres, abadías evocadoras y catedrales históricas: 5 excelencias de la Vía Francígena piamontesa.

03 agosto 2022

2 minutos

Entre iglesias rurales, abadías evocadoras y catedrales históricas, la Vía Francígena piamontesa sumerge su sacralidad en una ruta verde que también huele y sabe a excelentes vinos locales: 5 puntos imperdibles para combinar el placer de caminar en la naturaleza con lugares de interés artístico.

1. El lago de Viverone y la Iglesia del “Gesiùn”

Situado entre las comarcas del Canavese y Biellese, a los pies de la Serra Morenica de Ivrea- un relieve morrénico de origen glaciar-, el lago de Viverone, de origen glaciar, forma parte del Anfiteatro Morénico de Ivrea, una formación geológica milenaria que ofrece una espectacular vista panorámica. Aunque solo se conservan los muros perimetrales y los restos de un fresco, también es digna de mención la diminuta Iglesia románica del “Gesiùn”, que destaca en los campos y viñedos de la campiña aledaña de Piverone.

2. La Catedral de Ivrea

Se alza en la parte alta de la hermosa ciudad bañada por el Dora Baltea, junto al Castillo de las Torres Rojas y el Palacio Episcopal, con los que formaba el área de las antiguas propiedades rurales. Su historia ultramilenaria -fue fundada como un templo dedicado a Júpiter- está atestiguada por tesoros artísticos y arquitectónicos, como la cripta con frescos, el claustro con arcos y capiteles cada uno diferente del otro, y los dos campanarios románicos, perfectamente conservados.

3. La Sacra de San Michele en el Valle de Susa

A la entrada del Valle de Susa, a poca distancia de Turín, se alza la antigua Abadía benedictina de San Michele della Chiusa, conocida como la Sacra di San Michele, una extraordinaria construcción que envuelve la cumbre rocosa del monte Pirchiriano. Al complejo arquitectónico, que también inspiró la novela histórica de Umberto Eco "El nombre de la rosa", se puede llegar a pie o a través de la vía ferrata para los aficionados al montañismo. También es el punto de partida de la ruta de senderismo “il Sentiero dei Franchi” hacia el Alto Valle de Susa.

4. La Basílica de Sant’Andrea en Vercelli

Magnífico ejemplo de arquitectura gótico-románica y uno de los primeros ejemplos de arquitectura gótica en Italia, la Abadía es el verdadero símbolo de la ciudad. Abunda en estructuras arquitectónicas extraordinarias, como los dos campanarios con cúspide que flanquean la fachada a dos aguas revestida de piedra verde, y la torre octogonal. En el recinto del antiguo y contiguo monasterio destacan la maravillosa Sala Capitular medieval y el claustro central con decoraciones renacentistas.

5. Los viñedos en terrazas de Carema

Las rocas que rodean el diminuto pueblo de Carema, en la frontera entre Piamonte y el Valle de Aosta, albergan los viñedos plantados en terrazas secas sostenidas por pérgolas de piedra, un elemento paisajístico local, del que se obtiene el vino Carema DOC a partir de las uvas Nebbiolo. El Sentiero dei Vigneti (Camino de los Viñedos) acompaña al visitante durante un agradable paseo de 4 kilómetros. También merece la pena visitar el pueblo, repleto de santuarios votivos, portales esculpidos, fuentes y fortalezas medievales.