Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

Piamonte

El lago de Viverone y la iglesia del Gesùn, perlas de la Vía Francigena piamontesa

El lago de Viverone y la iglesia de Gesiùn son dos joyas que no hay que perderse en la zona entre Canavese y Biellese.

La Via Francigena piamontesa pasa justo por aquí, inmersa en una naturaleza verde llena de viñedos y campos de girasoles y salpicada por antiguas iglesias, lagos, pueblos y castillos. 

1. El paseo del lago

El lago de Viverone, el tercero más grande del Piamonte, se encuentra a los pies de la sierra Morenica de Ivrea y tiene un origen glacial.
A lo largo de la orilla norte hay un hermoso paseo marítimo lleno de quioscos y pequeños restaurantes donde se puede parar a tomar un helado o un aperitivo o disfrutar de un almuerzo familiar al final del paseo.
Durante el periodo navideño, se celebra aquí el mercado de Navidad en el Lago.

En verano, las pequeñas playas bien equipadas permiten refrescarse con un chapuzón o dar un paseo por el lago en una barca a pedales.
Los días de fiesta puedes hacer una excursión en barco para descubrir sus secretos y la fauna que la habita. Durante el día puedes alquilar canoas y barcas a vela para aventurarte en solitario por las aguas, y por la noche puedes pernoctar en uno de los hoteles o campings de las orillas.
Merece la pena estar aquí cuando cae la tarde y los colores del agua y el cielo cambian al atardecer, con los picos nevados de los Alpes de fondo.

2. El pueblo de los palafitos

El fondo del lago guarda un secreto que solo se descubrió en la década de los 70. Se trata de un poblado de palafitos que se remonta a la Edad de Bronce. Además de las 5000 estacas clavadas en el suelo sumergido del lago, que sostenían las cabañas dispuestas en círculo, también se encontraron armas y joyas.

3. La orilla más salvaje

El poblado de los palafitos está en la orilla sur del lago, la más salvaje, con más vegetación y más aislada. Las aves que viven aquí todo el año y las que pasan durante la migración son las dueñas indiscutibles de esta parte del lago, que se puede visitar a pie o en bicicleta por uno de los senderos naturales.

Desde los palafitos, un breve paseo por bosques, marismas y praderas lleva a una pasarela de madera que conduce a la torre de observación de aves.
Aquí también podrás disfrutar de la observación de aves: patos, fochas, ánades reales, gaviotas y somormujos, lejos de las multitudes de la zona más turística del lago.

4. El campanario hundido de San Martino

Antes de llamarse lago de Viverone, este lugar era conocido como lago de San Martino. Según la leyenda, en sus costas se encontraba un pueblo que fue sumergido como castigo divino cuando la población local no ofreció hospitalidad a san Martín, que lo visitó en el año 350.
Se dice que cuando el viento sopla fuerte desde el valle de Aosta, se pueden escuchar las campanadas del campanario sumergido.

5. El refugio de Magnano y los castillos de los alrededores

A poca distancia del lago se encuentra el refugio de Magnano, que desde 1204 se alza en la colina de la sierra d'Ivrea con sus casitas de piedra. Desde aquí, un paseo por el bosque lleva a la iglesia de San Secondo, que se remonta al siglo XI.

Desde el lago, también se puede llegar en 20-30 minutos al castillo de Masino, con los espléndidos apartamentos de Madama Reale y el laberinto del jardín, al castillo de Agliè, con sus 300 habitaciones, a la poderosa fortaleza del Bardo y al castillo de Roppolo, al que está vinculada una historia de fantasmas.

Durante unas obras de renovación del castillo en el siglo XIX se encontraron una armadura y un esqueleto en una cavidad de la pared. Pertenecieron a Bernardo Valperga, señor de Mazzè, que desapareció sin dejar rastro en el siglo XV: había sido emparedado vivo. Se dice que desde entonces el fantasma de su esposa recorre los pasillos del castillo en busca de su marido desaparecido.

6. La iglesia de Gesùn

Todo lo que queda hoy en día de la iglesia románica de Gesùn son ruinas, pero no por ello menos fascinantes. Se encuentran en el municipio de Piverone, localidad de Torrone, justo en el cruce de dos caminos rurales. Alrededor hay viñedos y campos cultivados hasta donde alcanza la vista.

El nombre Gesiùn significa “iglesia grande”, a pesar de su tamaño. El origen de la iglesia no se conoce con certeza, pero data del periodo comprendido entre finales del siglo X y mediados del XI. Solo se conservan algunos muros perimetrales y el campanario, así como un fragmento de un fresco que podría representar a san Pedro. Es una verdadera joya que te encantará.