Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ancona

Resumen

Ancona, centinela del Adriático

En el extremo norte del promontorio del Conero, la ciudad de Ancona se alza sobre un puerto natural y domina una amplia franja de la costa adriática.

Su centro histórico, a pocos metros del punto de embarque del ferry, alberga tesoros de arte, bellos edificios y esa viveza que solo poseen las ciudades portuarias. 

Para descubrir a pie, desde el puerto hasta la Catedral, pasando por el parque del Cardeto y la playa del Passetto, donde los anconeses van a disfrutar del mar, Ancona es una ciudad que sabe sorprender.

 

Un paseo por lugares históricos y vistas al mar

Al llegar a Ancona, en coche o desde la estación, uno de los primeros monumentos que llama la atención es el edificio pentagonal situado a la entrada del puerto viejo, la llamada Mole Vanvitelliana, que lleva el nombre de su arquitecto Luigi Vanvitelli, construida como Lazzareto para la cuarentena de personas y mercancías procedentes de ultramar y convertida ahora en un espacio para eventos culturales. 

Continuando hacia la estación marítima se ve el Palacio Benincasa del siglo XV y la Loggia dei Mercanti, el edificio laico más importante, en estilo gótico florido veneciano. 
Entrando en el centro histórico, por el Viale Mazzini, se puede ver la renacentista Fontana del Calamo o Tredici Cannelle, con sus máscaras de bronce. 

Subiendo hacia la acrópolis, tras una visita al Mercado de las hierbas, una estructura Art Nouveau de hierro y fundición, verá la hermosa iglesia del Gesù, otra obra de Vanvitelli, con vistas al mar. 

A continuación, el anfiteatro romano, redescubierto en el siglo XIX, y, por último, la catedral de San Ciriaco, basílica romano-gótica construida sobre los restos de un templo dedicado a Venus y una basílica paleocristiana: domina espectacularmente la ciudad y el puerto. 

Si bajas hacia el puerto antiguo, podrá ver el Arco de Trajano, del siglo I d. C. y el Arco Clementino, una obra del siglo XVIII de Vanvitelli.

Al sur se encuentra el Parque del Cardeto, una zona verde en la colina del mismo nombre donde se puede pasear con el mar en el horizonte: en su interior se encuentra el antiguo faro y el sugestivo cementerio judío monumental, entre los más grandes de Europa. 

 

Museos imprescindibles en Ancona

El Museo Arqueológico Nacional de las Marcas expone la mayor colección de objetos de toda la región, desde el Paleolítico hasta el periodo clásico, y ofrece la oportunidad de visitar el Palacio Ferretti, del siglo XVI, con su rica decoración y sus espléndidas vistas del puerto y la bahía de Ancona. 

La historia de Ancona se reconstruye en el Museo de la Ciudad con documentos, exposiciones, maquetas, paneles didácticos, mapas y vídeos. En la Pinacoteca Comunal del Palacio Bosdari se exponen obras maestras como el Retablo Gozzi de Tiziano, su primera obra autógrafa, la Conversación Sagrada de Lorenzo Lotto y obras de Sebastiano Del Piombo. 

Una experiencia única es la del Museo Táctil Omero, alojado en la Mole Vanvitelliana, que ofrece la rara oportunidad de conocer el arte a través del tacto, gracias a moldes de escayola de tamaño natural de esculturas, maquetas de monumentos famosos y hallazgos arqueológicos.

 

Las playas de Ancona

La playa más querida y popular para los habitantes de Ancona es la del Passetto, una lengua de arena bajo el verde promontorio, que tiene la peculiaridad de incluir más de 500 "cuevas" excavadas en la roca desde el siglo XIX hasta los años 60 por los lugareños. ¿La razón? Almacenamiento de pequeñas embarcaciones y artes de pesca.

Cada "cueva" está cerrada, como un garaje, con materiales recuperados de diversos tipos y colores: un conjunto pintoresco. 

Menos frecuentada, debido a su difícil acceso, es la playa de Scalaccia en Pietralacroce. Se accede a ella por una escalera algo incómoda. Sin embargo, una vez allí, el esfuerzo se verá ampliamente recompensado.
También es hermosa y salvaje la playa de Mezzavalle, una continuación de la bahía de Portonovo, de arena y grava: se llega a ella por dos caminos empinados que hay que recorrer con botas adecuadas. 

 

Qué comer en Ancona

Entre los platos más típicos de la cocina de Ancona están el stoccafisso o bacalao seco cocinado con patatas, tomates y hierbas.
Si te preguntas por qué el bacalao, un pescado del norte de Europa, la respuesta está en la frecuencia de los contactos comerciales entre Ancona y los países del norte de Europa.

Aquí, como en muchos otros pueblos de las Marcas, se come el brodetto, que es una sopa de pescado típica, y el mosciolo selvatico de Portonovo un tipo de mejillón que vive en la costa del Conero, reconocido con el certificado de Slow Food.

Opiniones
Opiniones
()
Ancona

Ancona, Italia

Le puede interesar

Explora los alrededores

Cercano