Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Lacio

Tour en Rocca di Papa, tierra de historia centenaria y leyendas

Rocca di Papa es una de las joyas de los Castelli Romani, una zona habitada desde la noche de los tiempos y que esconde infinidad de historias y leyendas.

Déjate seducir por sus coloridos murales que se integran en el paisaje y le aportan un toque de alegría. Rocca di Papa, en las laderas del Monte Cavo, es el segundo pueblo a más altitud de los Montes Albanos y es heredero de la antigua ciudad latina de Cabum.

1. Rocca di Papa, de las villas de los patricios romanos al Street art

Este pueblo ha sido testigo de muchos cambios en el transcurso de la historia que han variado su apariencia. Integrado dentro del Parque Regional de Castelli Romani y habitado por el hombre desde épocas remotas, este pueblo acogió primero a los latinos y luego a los patricios romanos, que construyeron aquí sus sofisticadas residencias.

Rocca di Papa se encuentra a 680 metros y a tiro de piedra de Roma, lo que la convierte en el destino ideal para una excursión de un día. Al llegar a este pueblo, nuestra mirada se dirigirá inmediatamente a una de sus peculiaridades más modernas: las decenas de murales de vivos colores que decoran el exterior de sus casas. Son obra de un pintor local que hizo escuela y fue imitado por otros artistas de la región, con el objetivo de devolver el color, la vida y la alegría a la zona.

El pueblo medieval cuenta con uno de los paisajes más bonitos de la zona y sus preciosas vistas son protagonistas de instantáneas absolutamente memorables. Sus bellas casas están literalmente colgadas de la roca e inmersas en un laberinto de callejones escondidos entre los antiguos edificios. 

2. Rocca di Papa, un poco de historia

El pasado de este rincón del Lazio está profundamente ligado a su ubicación. Rocca di Papa se encuentra al borde del volcán Latium, y ya en época romana la acrópolis ubicada en la cima del Mons Albanus era considerada sagrada.

El núcleo habitado, sin embargo, tiene una estructura más medieval: feudo de los Condes de Tusculum y luego de los Annibaldi, fue asediado por el Emperador Luis IV del Sacro Imperio Romano Germánico, como aún atestiguan los colores blanco y azul del Estandarte Municipal. En el siglo XV fue adquirido por la familia Colonna, que mantuvo su dominio hasta la segunda mitad del siglo XIX.

En 1500, durante otra época de su variada historia, el pueblo fue utilizado como prisión para los soldados del emperador Carlos V. En 1855, finalmente, se proclamó el nacimiento de la ciudad de Rocca di Papa propiamente dicha. 

3. Paseando por Rocca di Papa: qué ver en poco tiempo

Dominando la zona habitada se encuentra el Belvedere della Fortezza Medievale, con unas vistas que se extienden hasta el mar. En la zona también se encuentran los Campi di Annibale (bautizados en honor del general que acampó allí durante la Segunda Guerra Púnica), desde donde se puede ver la pavimentación de la antigua Via Sacra que conduce a un mirador llamado Occhialone y que ofrece la vista de los dos lagos ubicados uno al lado del otro, con el mar como telón de fondo.

Otra posible actividad es seguir el itinerario de los murales o llegar al Pratoni del Vivaro, una gran extensión de vegetación desde donde organizar excursiones y picnics. En el centro histórico, por otro lado, destaca el Duomo dell’Assunta, que conserva en su interior verdaderas obras maestras, entre ellas un cuadro de artista desconocido que retrata un Cristo con un cuerpo casi femenino como representación de la perfección de la unión entre los dos sexos en una entidad espiritual.

La pequeña iglesia del Santissimo Crocefisso fue restaurada en 1994 y alberga varias esculturas del artista alemán Theodor Wilhelm Achtermann, mientras que el Santuario della Madonna del Tufo es un conocido lugar de culto de los Castelli Romani. El recorrido por esta zona se puede completar con la visita a la Fortezza Pontificia, citada por primera vez con el nombre del pueblo, en una carta del Papa Lucio III fechada en 1181, y que fue completamente restaurada a principios de la década de 2000.

4. Un rincón para la relajación también apreciado por Guglielmo Marconi

En Rocca di Papa se pueden disfrutar de horas de relax total en un entorno extraordinario, que a lo largo del tiempo ha acogido a escritores como Goethe, Hans Christian Andersen y Stendhal. En las últimas décadas del siglo XIX se construyó el Real Observatorio Geodinámico cerca de la antigua fortaleza. Este último, de 1922 a 1935, fue utilizado por Guglielmo Marconi para sus experimentos científicos en transmisiones de radio y ahora se ha convertido en el Museo Geofísico.