Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Lacio

La "gran belleza" del Palacio Sacchetti, en el corazón de Roma, escenario de la oscarizada película de Paolo Sorrentino

Tras diseñar tantos monumentos famosos construidos por encargo, Antonio da Sangallo, el famoso arquitecto florentino que diseñó el Palacio Farnese y colaboró con Rafael en la construcción de la Basílica de San Pedro, diseñó y construyó para sí mismo el Palacio Sacchetti, una de las más bellas residencias renacentistas de Roma, dedicando los últimos años de su vida a crear el edificio perfecto.

Después de haber estado en manos de la familia Sacchetti durante más de tres siglos y de haber cambiado de manos recientemente en varias ocasiones, ahora este histórico palacio, que fue el escenario de la película de Paolo Sorrentino premiada con un Oscar, La grande bellezza, y que antes ya había inspirado los escenarios cargados de historia y espiritualidad en la novela Roma de Emile Zola, ha sido puesto en venta por Sotheby's

1. Una propiedad inmensa espectacular

3000 metros cuadrados de superficie, suntuosos salones y una pequeña capilla, con estatuas de mármol, techos decorados y paredes pintadas al fresco sobre ciclos inspirados en el manierismo italiano, una terraza de casi 300 metros cuadrados con vistas al Tíber, un jardín interior y un espléndido ninfeo que antiguamente, antes de la creación de los diques del bulevar Lungotevere, se reflejaba directamente en las aguas del río Tíber. A esto hay que añadir que cuenta con varias unidades separadas, todas ellas verdaderamente suntuosas.

2. El tesoro secreto de las obras de arte

Pero más allá de su tamaño, lo que cuenta es el valor artístico del edificio y lo que contiene, tesoros que sólo pueden visitarse en ocasiones especiales, cuando sus salas se abren al público. Merece la pena pero habrá que esperar a saber qué destino tendrá esta perla arquitectónica que compite con los más bellos palacios históricos de Roma.

En este edificio, el cardenal Giulio Cesare Sacchetti, miembro de la noble familia florentina que adquirió el edificio a mediados del siglo XVII, instaló una pinacoteca con casi 700 cuadros. Un siglo más tarde, sus herederos la cedieron al Papa Benedicto XIV, quien la convirtió en el núcleo original de la pinacoteca capitolina.

En el salón con vistas a la Via Giulia, el primero que se encuentra al entrar, lo primero que llama la atención son dos grandes mapamundis antiguos, uno terrestre y otro celeste: ambos de finales del siglo XVII, obra del cosmógrafo Vincenzo Coronelli. Las paredes, pintadas al fresco por Francesco Salviati, recogen los episodios de la Historia de David.

3. Fasto y decadencia: la perspectiva del director

Continuando a través de salas y salones, se llega a la Galería Sacchetti, una fiel reproducción de la Capilla Sixtina, decorada con frescos de Pietro da Cortona, estucos, bustos y estatuas antiguas.

Aquí, frente a una mesa servida con preciosas porcelanas, Paolo Sorrentino quiso ambientar la desconsolada soledad de la aristócrata Viola, con el rostro de Pamela Villoresi, que espera en vano a sus invitados, convocados a una cena a la que nadie acudirá, y la locura de su hijo: una de las interpretaciones más visionarias de Luca Marinelli, que deambula desnudo y pintado de rojo por las estancias del palacio.

4. El objetivo que inmortaliza el encanto

Mientras sigues estando inmerso en la atmósfera de la película, aprovecha para echar un vistazo al exterior: las ventanas de la galería dan a un encantador jardín a la italiana en miniatura. Una fuente, estatuas, claustros, setos y bancos: todo está ahí, en pequeñas y perfectas proporciones, incluso el ninfeo recientemente restaurado.

No es casualidad que desde esta perspectiva sea desde donde Sorrentino "espíe" la escena de la monja jugando con los niños, para luego trasladarla, en la ficción de la película, a otro ambiente: una licencia poética seguramente inspirada en la "gran belleza" de este paraíso escondido.