Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ciudad

Lacio

Roma en 48 horas

Lo mejor de la Ciudad Eterna en un fin de semana.

07 julio 2022

Índice

Visitar la Ciudad Eterna en dos días es posible, ¡sólo hay que tener claro a dónde ir! Empieza con un buen desayuno y ponte un calzado cómodo, Roma te regalará emociones, cultura, asombro y diversión. Caerás rendido a sus pies después del primer día.

1. DÍA 1

Vista del Colosseo

Empieza por todo lo alto, subiendo al Metro B y bajando a la parada del Coliseo. Símbolo de Roma, el Anfiteatro Flavio es una de las 7 Maravillas del Mundo y domina el panorama romano en toda su grandeza. Tómate un selfie bañado por el sol con el Coliseo a tus espaldas: será el mejor recuerdo que te lleves a casa y conseguirás número sin precedentes de “likes” en tu perfil de Instagram.

 

Foro Romano

¿Te has sacado una foto? Pues bien, déjate atrás el Coliseo y disfruta de un paseo por la avenida de los Foros Imperiales (Via dei Fori Imperiali), donde un museo al aire libre lleno de historia te abrirá sus puertas. Te encuentras en una de las zonas arqueológicas más importantes y fascinantes del mundo, un espectáculo intemporal, testimonio de la historia de la antigua Roma que dejará sin palabras y emocionará incluso a los turistas menos interesados.

Vista dell'Altare della Patria e Piazza Venezia

El Foro Romano, los Foros de César, de Augusto y de Trajano con su espectacular escenario te emocionarán acompañándote hasta la Plaza Venecia. Aquí te espera el monumento nacional a Víctor Manuel II o simplemente il Vittoriano con su Terraza de las Cuadrigas, lugar ideal para disfrutar de una impresionante vista de Roma. A pocos minutos a pie está la escalinata de la Plaza del Capitolio (Piazza del Campidoglio), otra maravilla imprescindible.

Vista del Pantheon

Si el hambre empieza a pasar factura, significa que ha llegado la hora de almorzar. Sube a un taxi y dirígete al gueto judío, donde encontrarás numerosas tabernas, restaurantes y bistrós que sirven una excelente comida kosher. Empieza la tarde con un buen café en el antiguo tostadero de café de Sant'Eustachio y camina hasta el Panteón: originalmente un templo dedicado a todos los dioses romanos, fue convertido posteriormente en una basílica cristiana y lugar donde descansan los restos de personas ilustres de la realeza como los Reyes de Italia y del artista Rafael Sanzio.

Dato de interés: el Panteón es un templo solar, cuya única fuente de luz es el oculus, un orificio en la parte superior de la cúpula que a las 12 del mediodía proyecta un sensacional espectáculo de luz en el solsticio de verano. 

Vista di Piazza di Pietra e del Tempio di Adriano

La Dolce Vita te espera en el mágico marco de la Fontana di Trevi. Admira la fuente más famosa de Roma en toda su magnificencia, lanza una moneda y pide un deseo, ¿cuál? Quizá un aperitivo en la Piazza di Pietra. La maravilla de las sugerentes columnas romanas, el típico adoquinado del centro que aquí se llama sanpietrini y las luces doradas de Roma serán el escenario de una maravillosa pausa frente a una buena copa de vino blanco.

Vista aerea di Piazza Navona

Puede que estés cansado, pero merece la pena subir a un taxi para ir a cenar a la luz de la luna en el mágico entorno de la Plaza Navona, donde encontrarás varias trattorias tradicionales romanas para pasar una velada realmente memorable.

2. DÍA 2

Soffitto e pareti affrescate della Cappella Sistina

La Gran Belleza, la película italiana dirigida por Paolo Sorrentino, es una magnífica instantánea de Roma y eso es lo te tenemos preparado para hoy. Sube al metro A y baja en la parada Ottaviano, a pocos minutos a pie encontrará la belleza de los Museos Vaticanos, la obra maestra absoluta de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel y la majestuosidad de la Cúpula de San Pedro y su Plaza.

Castel Sant'Angelo

Dejando atrás Via della Conciliazione en pocos minutos andando llegarás al Castel Sant'Angelo, una fortaleza emplazada a orillas del Tíber, construida por el emperador Adriano desde cuya terraza podrás contemplar algunas de las mejores vistas de Roma. Este momento merece otro selfie de récord: los colores, las formas, el clima y la belleza son la esencia de la romanidad de la capital.

Vista panoramica di Roma dalla Terrazza del Gianicolo

No hay nada mejor que tomarte una pausa café, para luego seguir con un agradable paseo por las Avenidas que conducen a la colina del Gianicolo o Janículo, a pie, en taxi o con las líneas 115 y 870, ambas con parada en el Belvedere. Aquí podrás disfrutar de una de las vistas más evocadoras y fascinantes de la capital, escenario perfecto por el que pasear de la mano y hacer declaraciones de amor. Tras contemplar la belleza de la Ciudad Eterna en modo panorámico, baja hacia el Jardín Botánico en el antiguo parque de Villa Corsini, un pequeño pulmón verde en el corazón del centro histórico.

Vista di Piazza Santa Maria in Trastevere e della Basilica di notte

Es el momento de perderse en el barrio de Trastevere, encantador dédalo de locales, restaurantes de comida tradicional y pequeñas tiendas de artesanos. Visita la Basílica de Santa María en el Trastevere y tomate una cerveza a los pies de la fuente, continúa con una cena en una trattoria típica y recuerda que en Trastevere no necesitas demasiados planes: déjate llevar porque sus callejones te sorprenderán.