Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Concattedrale del Santo Sepolcro ad Acquapendente

Resumen

Acquapendente y la Catedral del Santo Sepulcro

Acquapendente es una bonita ciudad del Alto Lazio, también conocida como la "Jerusalén de Europa" por la presencia de un santuario que nos recuerda el Santo Sepulcro de la ciudad santa, situado en la admirable cripta de la catedral, donde se dice que se conservan unas piedras bañadas en la sangre de Cristo traídas por los cruzados. Acquapendente es una importante parada de la Vía Francígena y se encuentra en la Reserva del Monte Rufeno, una zona natural fascinante.

 

La cripta de las maravillas

La catedral del Santo Sepulcro de Acquapendente alberga una de las criptas románicas más relevantes de Italia que datan del siglo XI, en un entorno especialmente agradable y acogedor, con 24 columnas que dividen el espacio en nueve naves cubiertas por bóvedas de cañón. Las columnas están adornadas por capiteles con figuras zoomorfas yuxtapuestas, con una gran variedad de aves, formas vegetales y cabezas de carnero. En el centro de la cripta, una doble escalinata tallada en roca conduce al santuario, que tiene una estructura muy similar al del Santo Sepulcro de Jerusalén, que alberga las reliquias sagradas.

A partir del siglo IX, se generalizó en Europa la costumbre de construir pequeñas capillas que conmemoren el lugar donde fue enterrado Cristo. Pero, ¿por qué encontramos la más antigua en Acquapendente? La explicación está en la leyenda de Matilde de Westfalia (895-968 d.C.), madre del emperador Ottone I que, de camino a Roma para construir una iglesia dedicada al Santo Sepulcro, se vio obligada a detenerse en Acquapendente cuando las mulas cargadas con oro para financiar la empresa no quisieron continuar. La noche siguiente, Matilde soñó que ese era el sitio donde se iba a construir la iglesia.

 

Acquapendente, tierra de agua y castillos

Los peregrinos de la Vía Francígena se arrodillan en la cripta de Acquapendente desde hace siglos y continúan haciéndolo hasta el día de hoy. Cerca de la catedral, la Casa del Peregrino sigue acogiendo a los fieles que se dirigen a Roma. En la ciudad se pueden admirar algunas fuentes elegantes, como la de Rugarella y la de Rigombo (o Mascheroni), de las que emanan las ricas aguas de esta zona. El nombre Acquapendente hace referencia a la presencia de pequeñas cascadas que desembocan en el río Paglia.

También merece la pena visitar el Museo de la Ciudad, distribuido en tres sedes, de las cuales la más interesante es la del Palacio Episcopal, donde se encuentra una sección dedicada a la Vía Francigena, y el curioso anfiteatro Cordeschi (1938), que recuerda a un teatro isabelino al aire libre y muy activo durante los meses de verano. También merece la pena visitar la Torre Alfina para disfrutar de la bella campiña. Se trata de una aldea a 12 km de Acquapendente, y es uno de los pueblos más bellos de Italia por su vistoso castillo de origen medieval renovado en estilo neogótico por el arquitecto sienés Giuseppe Partini (y que recientemente se ha abierto a las visitas) y por el pueblo de casas de piedra que surge como una visión del Bosque del Sasseto, llamado con razón el "bosque de las hadas".

 

Reserva de Monte Rufeno

La torre Julia de' Jacopo, en el centro histórico de Acquapendente, alberga el centro de visitantes de la Reserva Natural de Monte Rufeno, una de las primeras reservas naturales del Lacio y una de las mejores equipadas para realizar diversos tipos de excursiones, con numerosos senderos en los bosques de propiedad estatal, donde se puede encontrar alojamiento en casas de campo restauradas por el organismo que gestiona del parque.

El Sentiero dei Briganti parte de la reserva y, tras bordear el lago de Bolsena, desciende a la Maremma del Lacio. La importancia de la Reserva radica en que su posición geográfica descentralizada y la escasa presencia del hombre han permitido que diversas especies se reproduzcan de forma continuada. Actualmente, es considerado un lugar en el que se pueden ver en libertad ciervos, tejones, puercoespines, ardillas, martas, diversas aves de presa e incluso lobos. Un punto de belleza apacible y de gran valor naturista, a menos de dos horas de Roma. 

Opiniones
Opiniones
()
Concattedrale del Santo Sepolcro ad Acquapendente

01021 Acquapendente VT, Italia

Página web

Le puede interesar

Explora los alrededores

Cercano