Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Explora Italia en la estación más calurosa y luminosa, planificando tus vacaciones a uno de los muchos destinos de verano
 

¿Dónde puedo ir en verano a Italia? Piensa en diversión y relajación. Playas bañadas por el sol o tranquilas cumbres de las montañas. El verano en Italia es más que una estación: es una forma de vida. Disfruta de las ciudades desiertas a las 2 de la tarde y de las puestas de sol junto al mar. Escucha el murmullo de los veraneantes sentados en las mesas de los restaurantes y piérdete haciendo largos paseos nocturnos. El buen tiempo en Italia es un seguro de alegría infinita, tanto si te gustan las altas montañas como los largos baños en algunas de las aguas más claras del mundo. Será algo inolvidable.

VERANO - Con millones de experiencias 357 resulatdo de búsqueda
Ocio
Zoomarine. Photo by: Tatyana Abramovich /Shutterstock.com

Zoomarine

Zoomarine, el espectáculo de los animales Las espectaculares evoluciones de los delfines, las divertidas exhibiciones de focas y leones marinos, los saltos de los lémures, los planeos de las ardillas voladoras. Todo esto y mucho más lo puedes encontrar en Zoomarine, en Torvaianica, en la costa del Lacio, al sur de Roma. Un espacio único donde no sólo hay animales exóticos. De hecho, la misión de Zoomarine es enseñar ante todo a pequeños y mayores a respetar a los animales. Con piscinas, toboganes y parque de atracciones, el Zoomarine de Torvaianica es el lugar ideal para pasar un día pleno de diversión. Qué ver en Zoomarine En la piscina de los delfines, todos los días se representa un emocionante espectáculo de saltos y zambullidas con tres talentosos artistas. Para saber más y observar a los animales de cerca, también es posible participar en una actividad junto a la piscina para hablar con los entrenadores para que nos enseñen los gestos que les permiten guiar a los delfines en sus actuaciones. Lo mismo puedes hacer en la bahía de los pinnípedos, donde actúan focas y leones marinos, hablando durante 30 minutos con los expertos que están en contacto con los animales a diario. En el bosque de los loros encontrarás guacamayos, cacatúas, loros y tucanes con sus maravillosos colores; en el oasis de las tortugas conocerás a las tranquilas tortugas; con los lémures podrás hacerte un selfie; en el nido de los flamencos podrás encontrarte cara a cara con las aves en una pajarera interactiva; paseando por un bosque que tiene 3 estanques acompañado de sus instructores podrás ver pelícanos australianos, flamencos enanos, cisnes de cuello negro, patos de Carolina, periquitos dorados y otros animales. Aprender a amar a los animales domésticos No sólo hay animales exóticos o inusuales en Zoomarine: la pasión y el amor por los animales se pueden desarrollar aprendiendo a cuidar a los animales que tenemos más cerca, nuestros perros y gatos. En compañía de un border collie, un pastor de Maremma y un pastor de Bérgamo, aprendemos la importancia del juego y la empatía en la educación de los animales de compañía y su trato cotidiano. Parque acuático y parque de atracciones Un día en Zoomarine es pura adrenalina entre los emocionantes encuentros con animales, la irresistible atracción de los toboganes acuáticos, el parque de atracciones, las piscinas, la playa tropical y los espectáculos de buceo. También merece la pena probar los fitgames, que combinan deporte y tecnología, y el cine en 4D. Para los más pequeños, hay paseos en el tren de la granja, una visita al castillo del Rey Arturo, un paseo en carrusel y la zoo-escuela-guía.

Lago di Bolsena

El lago de Bolsena, tierra favorita de los papas El espejo de agua de Bolsena es el lago volcánico más grande de Europa: rodeado por una corona de colinas, a sus orillas se asoman espléndidos pueblos medievales, ricos de importantes obras de arte, herencia del señorío de los Farnesio y de los numerosos papas que han amado este territorio. Dos islas de naturaleza exuberante, la Bisentina y la Martana, emergen del lago. Sus aguas cristalinas te invitarán a disfrutar de varios deportes acuáticos, incluida la natación. Paisajes y buena comida El territorio del lago de Bolsena es uno de los más fascinantes del Lacio, el lugar ideal para pasar un fin de semana, o incluso una semana, disfrutando de la naturaleza, el arte, el paisaje y la buena comida. El pueblo lacustre de Bolsena está dominado por la fortaleza Monaldeschi della Cervara, que alberga un museo territorial, y rico de palacios, plazas e iglesias, entre ellas la barroca capilla del Miracolo, y restaurantes, donde puedes degustar platos a base de pescado del lago, la anguila y el corégono blanco. Si sigues el recorrido en sentido horario, en una colina se eleva Montefiascone, otro hermoso centro histórico renacentista, dominado por la imponente fortaleza dei Papi (siglo XII), desde la que tendrás la mejor vista del lago. ¡Aquí se bebe el vino blanco, el famoso Est Est Est! De vuelta a la orilla, cruzarás Marta, un pueblo de pescadores con coloridas embarcaciones amarradas en las orillas, y llegarás al promontorio de Capodimonte, dominado por la fortaleza Farnese (obra de Antonio da Sangallo el Joven), con un precioso y pequeño puerto, desde el que se puede navegar hacia las islas, y playas en las que te podrás relajar. No te puedes perder, en la parte más alta, Valentano, el pueblo donde se instaló la familia Farnesio, embelleciéndolo con una majestuosa fortaleza, puertas monumentales (Magenta y San Martino) y numerosos palacios. También en Gradoli, un encantador centro que se eleva sobre un espolón de toba, se encuentra el palacio Farnesio, construido por el Papa Pablo III, que había elegido el pueblo como su residencia de verano. Tras el sendero de los Brigantes La orilla occidental del lago de Bolsena, desde Gradoli hasta San Magno, la más verde y boscosa, está bordeada por un tramo del sendero de los Brigantes, un itinerario de 100 km que puedes recorrer a pie, en bicicleta o a caballo. El sendero va desde la Reserva Natural de Monte Rufeno, en la frontera entre Lacio, Toscana y Umbría, hasta el pueblo de Vulci, en la Marisma del Lacio. Se trata de una ruta que hoy tiene un gran valor naturalista, pero que a finales del siglo XIX se encontraba entre las zonas más marginales y aisladas del país y en el que el encontró un terreno fértil el bandolerismo, fenómeno que vio extenderse a las bandas armadas dedicadas al robo y al asesinato. Los brigantes modernos la recorren para descubrir una Italia virgen, en la que aún queda mucho por descubrir. La isla Bisentina, un lugar de deleite La isla Bisentina, la mayor (con sus 17 hectáreas) del lago de Bolsena, forma parte del territorio municipal de Capodimonte: su nombre deriva del de una colina cercana, el monte Bisenzio. Habitada desde tiempos inmemoriales, la isla fue un lugar de refugio para las poblaciones ribereñas durante las invasiones bárbaras, para transformarse más tarde en un lugar de deleite cuando fue adquirida por la familia Farnesio alrededor del siglo XV. Hay constancia de que numerosos papas pasaron aquí sus vacaciones. Esto explica la presencia de varias capillas y edificios religiosos que datan de los siglos XV y XVI, siendo la más importante de ellas la iglesia de Santiago y Cristóbal, construida alrededor de 1500 con una cúpula de Vignola, uno de los más grandes arquitectos de la época. La isla sigue siendo privada y no se puede visitar, excepto durante los días del FAI (Fondo Ambiente Italiano). El misterio de la isla Martana La isla Martana, con su característica forma de media luna, mide unas 10 hectáreas y toma su nombre de la ciudad ribereña más cercana, el pueblo de Marta, del que dista unos 2 km. La historia de esta isla está ligada a los trágicos acontecimientos de dos mujeres: se dice que aquí tuvieron lugar el martirio de Santa Cristina y el asesinato de Amalasunta, una reina goda hija de Teodorico. A lo largo de los siglos, la isla fue habitada por varias comunidades monásticas y disputada entre la Santa Sede, Orvieto y Viterbo, luego fue propiedad de la familia Farnesio, que prefirieron la Bisentina para su ocio, y poco a poco fue abandonada. Hoy, la isla Martana también es privada y no es posible el atraque, pero se puede ver externamente gracias al servicio público de navegación lacustre, que ofrece excursiones desde el puerto de Bolsena, circunnavegando ambas islas y el promontorio de Capodimonte.
¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.