Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

5 itinerarios para descubrir Italia en bicicleta

rutas de longitud variable pero accesibles para todos para una cómoda excursión en familia, solo o con amigos.

Hay fabulosos carriles bici que discurren paralelos al mar, rutas escénicas por valles de montaña o con vistas a un lago, largas rutas ciclistas que atraviesan regiones y fronteras, y hermosas rutas históricas perfectas para los amantes de las dos ruedas, entre pueblos, colinas y pistas antiguas: Italia es un sueño para los que disfrutan del ciclismo. Aquí hemos elegido 5 itinerarios diferentes para que descubras Italia en bicicleta: rutas de longitud variable pero accesibles para todos para una cómoda excursión en familia, solo o con amigos.

1. Carril bici Múnich-Venecia

560 km desde los Alpes hasta el mar, 3000 metros de desnivel, 3 países europeos atravesados: el carril bici Múnich-Venecia es una extraordinaria ruta ciclista transfronteriza que va de Múnich a Venecia atravesando Alemania, Austria e Italia. La ruta, variada y muy pintoresca, sigue los carriles bici existentes (como el carril bici de la Posada) y las carreteras secundarias poco transitadas. Ofrece la oportunidad de visitar ciudades importantes como Múnich, Innsbruck, Cortina y Venecia, pero también de recorrer lagos y ríos (como el lago Achensee en el Tirol, el río Isar, el lago Toblach, el lago Olang y el lago Santa Croce) y valles idílicos (como el Wipptal, el valle de Eisack, el Pustertal y el Cadore, en el corazón de los Dolomitas, Patrimonio Mundial de la Unesco). Recorrer toda la ruta ciclista lleva varios días, pero también es posible optar por recorrer solo partes de ella: hay un eficiente servicio de autobuses y trenes para el transporte de bicicletas y puntos de servicio para bicicletas a lo largo de la ruta.

Longitud: 560 km (también se puede recorrer solo una parte)

Punto de salida/llegada: Múnich/Venecia

Dificultad: media

Descubre en más: Ciclovia Monaco-Venezia

2. La Vía Francígena en bicicleta

La ruta clásica consiste en seguir a pie las huellas de los peregrinos medievales que se dirigían a Roma, pero también es posible recorrerla en bicicleta: la Vía Francígena recorre 1040 km - totalmente señalizados - desde los 2500 metros de altitud del puerto del Gran San Bernardo hasta Roma, atravesando el valle del Po, los Apeninos y los valles toscanos. Hay 23 etapas recomendadas con una longitud de unos 50 km cada una (pero puede ajustarse como se desee), a lo largo de las cuales podrás pedalear tranquilamente. A diferencia de la ruta peatonal, que prefiere las carreteras sin asfaltar, la ruta ciclista evita las carreteras en mal estado y consta de un 70 % de carreteras secundarias asfaltadas. Sin embargo, comparte la mayoría de las etapas con la ruta peatonal: a lo largo del camino, nos encontramos con Aosta, Pavía, San Gimignano, Siena, el Valle de Orcia, el lago de Bolsena y Viterbo. El primer tramo de la ruta, hasta Fornovo, tiene escasos desniveles; se vuelve más exigente a partir del puerto de la Cisa de los Apeninos donde, entre la Toscana y el Lacio, hay varias subidas y bajadas. Las bicicletas se pueden transportar en los trenes regionales.

Longitud: 1040 km (también se puede recorrer solo una parte)

Punto de salida/llegada: Puerto del Gran San Bernardo/Roma

Dificultad: media

Descubre en más: Via Francigena in bicicletta

3. El carril bici soñado del Lago de Garda

El carril bici del Lago de Garda,entre Limone sul Garda y Riva del Garda, es la primera parte de un proyecto mucho más ambicioso: un carril bici en forma de anillo a lo largo de todo el perímetro del lago de Garda. Debido a las impresionantes vistas sobre las aguas azules del lago, la pista también es conocida como el «Carril bici de ensueño»: fácil y panorámico, pensado para las familias, el carril bici discurre por una espectacular pasarela aferrada a la roca suspendida entre el cielo y el lago, entre antiguos invernaderos de limones y vegetación mediterránea. El carril bici tiene unos 2 km de longitud y es perfecto para una tranquila excursión familiar o un paseo romántico. Gracias a la moderna iluminación LED, la pista también se puede transitar por la noche. El punto de partida ideal para el carril bici es el centro de Limone sul Garda (al que también se puede llegar en transbordador desde otros lugares del lago), a unos 3 km del inicio del carril bici, donde hay muchos aparcamientos (en las inmediaciones del carril bici, sin embargo, las plazas de aparcamiento son limitadas).

Longitud: 2 km

Punto de salida/llegada: Limone sul Garda/ Riva del Garda

Dificultad: fácil

Descubre en más: Ciclopedonale del Lago di Garda

4. El carril bici de las flores en Liguria

El carril bici del parque costero de la Riviera dei Fiori es un largo tramo recto que recorre la fachada marítima a lo largo de 24 km desde San Lorenzo al Mare hasta Ospedaletti, en la Riviera Ligure di Ponente. La ruta sigue el trazado de la antigua línea de ferrocarril Génova-Ventimiglia, clausurada en el 2001, y añade un carril peatonal a los dos carriles bici. El carril bici pasa por túneles, puentes, coloridas casas de pescadores y pueblos característicos, como Santo Stefano al Mare, Riva Ligure, Arma di Taggia y Sanremo. Perfectamente pavimentado, señalizado y fácil de recorrer, el carril bici dispone de alquiler de bicicletas (incluso para unas pocas horas), cómodos aparcamientos y zonas de restaurantes. A lo largo de la ruta hay varios puntos de descanso panorámicos donde puedes detenerte y admirar el mar. El carril bici puede recorrerse tanto desde San Lorenzo al Mare como desde Ospedaletti y es accesible en varios puntos (hay puntos de entrada aproximadamente cada 400 metros).

Longitud: 24 km (también se puede recorrer solo una parte)

Punto de salida/llegada: San Lorenzo al Mare/Ospedaletti

Dificultad: fácil

Descubre en más: Pista Ciclabile del Parco Costiero “Riviera dei Fiori”

5. El anillo de Salento

210 km a lo largo del talón de Italia, entre nopales, olivos centenarios e impresionantes vistas al mar, el Anillo de Salento bordea amplios tramos de costa y pasa por pequeños pueblos que invitan a una pausa gastronómica con taralli, orecchiette y quesos locales. El recorrido ideal comienza en Lecce (a la que se puede llegar fácilmente en tren desde las principales ciudades italianas), continúa hasta Otranto (a 48 km) y bordea el mar hasta llegar a Leuca (otros 55 km, la etapa más pintoresca pero desafiante debido a las continuas subidas y bajadas) y Gallipoli (54 km al noroeste), desde donde nos despedimos del mar antes de volver a Lecce (últimos 54 km). Esta ruta ciclista es mayoritariamente llana y, por lo tanto, apta para los ciclistas menos entrenados. Está bien señalizada, pero se recomienda especialmente en temporada baja, cuando las temperaturas son más suaves y el tráfico es menos intenso.

Longitud: 210 km (también se puede recorrer solo una parte)

Punto de salida/llegada: Lecce

Dificultad: media/fácil