Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Génova es una de las ciudades más interesantes, especiales y bellas de Europa, situada entre las montañas de Liguria y el mar azul

Pero no todos saben que Génova cuenta con el mayor centro histórico de Europa, un laberinto de callejuelas llenas de desniveles que harán que te pierdas y te canses, pero te regalarán encantadores paseos. A un lado de estas callejuelas, se sitúan las calles monumentales construidas por antiguas familias nobles y el animado y kilométrico paseo marítimo. De lo que hayas comido aquí no te olvidarás en la vida.

  • Destacados
  • Lugares
Ocio
Acuario de Génova

Acuario de Génova

El Acuario de Génova con 3 aventuras que no hay que perderse Es la experiencia de inmersión propiamente dicha, una parada ineludible para conocer mejor los fondos marinos y las especies que los pueblan. El Acuario de Génova, ciudad que ha construido su grandeza desde el mar, situado en el Puerto Viejo, es un cofre del tesoro que alberga la biodiversidad acuática más rica de Europa: su recorrido se desarrolla a lo largo de más de 70 ambientes y contiene unos 12 000 ejemplares de 600 especies de todos los mares del mundo. El Acuario también ofrece la oportunidad de aventurarse dentro de otras experiencias emocionantes. Una inmersión en el agua más azul El recorrido rodea inmediatamente a los visitantes con las sugerencias del Planeta Azul: un video-mapa muestra la distribución del agua en la Tierra y sensibiliza sobre el papel crucial que desempeña en la vida, desde la antigüedad hasta nuestros días. La aventura comienza en la Gruta de las morenas, donde las temibles criaturas se camuflan, agazapadas entre las rocas de una alta piscina cilíndrica que evoca una concha marina. No muy lejos nadan caballitos de mar y pulpos. Es de destacar la laguna de las sirenas, donde los manatíes, mamíferos acuáticos herbívoros que, según se dice, originaron el mito de las sirenas, se desplazan de un lado a otro, potenciando nuestra imaginación. El acuario de Génova es el único de Italia donde todavía se puede admirar esta especie en peligro de extinción. Cara a cara con los delfines Desde el canto de las sirenas hasta la impresionante bahía de los tiburones: aquí están representadas varias especies de depredadores del mar, y también retozan en el fondo marino dos ejemplares de pez sierra con el morro aserrado. Por una pasarela se puede caminar sobre la Isla de las focas, pero la experiencia más emocionante está en el Pabellón de los cetáceos, donde puedes tener un encuentro cercano con los delfines: cuatro tanques al aire libre albergan una pequeña comunidad de ejemplares costeros. Gracias a una estructura a dos niveles, es posible observarlos tanto desde la superficie como desde una perspectiva submarina. Biodiversidad a 360° Saliendo del agua, la ruta serpentea por el interior del gran Barco Azul, en el Pabellón de la biodiversidad. Con la debida precaución, puedes acariciar el manto de las rayas y, sin moverse de los trópicos, sumergirte en una laguna de coral poblada por peces globo, peces napoleón y tiburones cebra. La ruta de los Trópicos continúa en la superficie, el visitante se adentra en la Selva tropical, uno de los entornos más biodiversos, que alberga más de la mitad de las especies animales y vegetales de la Tierra. La danza de las medusas Hay salas que, además de satisfacer curiosidades biológicas o naturalistas, son un auténtico festín para la vista, como la visión animada por el movimiento hipnótico y flotante de las medusas: nueve tanques con especies de diferentes mares del mundo. También se puede presenciar una pirotecnia de colores en la zona de arrecifes de coral, uno de los ecosistemas marinos más amenazados: aquí, bajo luces que simulan las noches de luna llena, podrás admirar la fluorescencia de los corales, mientras nadan por allí peces payaso y peces cardenal. Aventura nocturna con tiburones Si disponen de tiempo extra, los niños de 7 a 11 años pueden probar la temeraria experiencia de una noche con los tiburones, durmiendo en camas de campaña junto a ese tanque para observar su comportamiento nocturno y descubrir la transformación del Acuario cuando cae la noche. La aventura comienza a las 21:00 horas e incluye una visita nocturna guiada por el Acuario, actividades de animación y pernoctación en saco de dormir. Aventura en la selva tropical Una bola de cristal y acero con vistas al mar: Biosfera es el nombre de la tecnoesfera escénica diseñada por el arquitecto Renzo Piano en el Puerto Viejo: adentrarse en su densa y misteriosa vegetación es una oportunidad para conocer la fauna y la flora de los bosques tropicales, frágiles ecosistemas que la explotación humana ha puesto en peligro. Aventura de altura en el ascensor panorámico Otro proyecto de Renzo Piano, responsable de la remodelación de toda la zona del Puerto Viejo, es Bigo, nombre de las grúas que antiguamente se utilizaban para el traslado de mercancías, en las que se inspira. Adopta la forma de la estructura destinada a soportar la carpa de la Plaza delle Feste, donde se celebran eventos y exposiciones. Una de sus secciones alberga también el ascensor panorámico, que alcanza una altura de 40 metros en pocos segundos, ofreciendo a los pasajeros una vista espectacular del puerto y de la red de callejones de la ciudad. Entradas a medida Los descubrimientos no acaban aquí: la visita al Acuario solamente dura entre dos y tres horas, pero el recorrido ofrece diversas opciones para seguir explorando. En el transcurso del día, es posible detenerse a desayunar o merendar en el Tender Café o almorzar en el restaurante Gusto a Bordo, dentro del Acuario. Las fórmulas de entrada y los itinerarios son bastante variados, por lo que te aconsejamos que el que te convenga lo busques directamente en la página web, donde podrás beneficiarte de una gran variedad de precios.
Naturaleza
The Abbey of San Fruttuoso is a medieval Catholic abbey on the coast near Portofino, Liguria, Italy. The bay of Capodimonte is a famous travel spot for the tourist visiting Italy.

Bahía de San Fruttuoso

La Bahía de San Fruttuoso entre la naturaleza, el mar y lo religioso Es una pequeña playa de guijarros blancos dominada por una antigua abadía y alrededor el denso maquis mediterráneo de Liguria. Estamos entre Camogli y Portofino, en la Riviera de Levante. Las aguas de color verde esmeralda reflejan la vegetación entre los acantilados. La bahía de San Fruttuoso está escondida en un lugar impenetrable, lo que le ha permitido conservar su belleza prístina. Una joya entre las montañas de Liguria Se suele llegar a la bahía de San Fruttuoso en barco, llegando desde lugares cercanos o desde Génova. La vista de la cala es maravillosa. El agua es cristalina, deja entrever los guijarros y chapotea suavemente contra la orilla. El verdor que hay detrás brilla, y la abadía añade una atmósfera sagrada y solemne a un santuario de la naturaleza. Estamos en el Parque Natural Regional de Portofino, en una zona marina protegida. Aquí podrás alquilar tumbonas y sombrillas mientras permaneces en la playa, o caminar por las rocas cercanas y quedarte fuera. Lánzate al agua o prepárate para hacer snorkeling. Los placeres de la mesa y una estancia especial Hay un pequeño bar encaramado a las rocas, donde un aperitivo al atardecer se convierte en toda una experiencia. También hay un restaurante que sirve comidas y cenas, justo al lado de la iglesia. Las mesas con vistas al mar multiplican el placer de comerse un plato de trofie al pesto, la receta más famosa de la región, o de espaguetis con marisco. Hay unas pocas habitaciones que ofrecen alojamiento durante unas cuantas noches, de mayo a octubre. La abadía y el monasterio Su difícil acceso, así como la presencia de un manantial de agua dulce, hicieron que el lugar fuera seleccionado para fundar un edificio religioso en el siglo VIII. La iglesia y el monasterio han sufrido vicisitudes y una serie de restauraciones desde entonces y ahora son propiedad del FAI, el Fondo Italiano para el Medio Ambiente. Merece la pena visitar el complejo, especialmente el claustro y las tumbas de la familia Doria, un poderoso linaje genovés; detente también a contemplar los hallazgos arqueológicos para luego dar un paseo por el pequeño pueblo. No encontrarás tiendas ni boutiques, sólo un puñado de casas con un ambiente auténtico. Una estatua anclada en el fondo del mar El mar de la bahía de San Fruttuoso esconde una sorpresa en las profundidades: es el Cristo del Abismo. A 300 metros de la playa y a 15 metros de profundidad, la estatua fue colocada, o más bien hundida, en 1954. De 2,50 metros de altura y obra del escultor Guido Galletti, representa a Cristo con los brazos hacia arriba. La inmersión para admirarla de cerca también es apta para buceadores de experiencia media, dada la escasa profundidad, pero sólo puede llevarse a cabo con guías certificados. Si eres un nadador experimentado, también puedes nadar hasta allí, pero debes prestar mucha atención a los barcos que surcan el mar. El agua es cristalina y la visión es clara incluso desde la superficie. ¿Una alternativa? Llegar a las inmediaciones de la obra escultórica en kayak o surf de pala. Senderismo panorámico También puedes llegar a la bahía de San Fruttuoso por numerosos caminos, partiendo de San Rocco o Portofino, en unas dos horas. Pero como te enamorarás del paisaje, entre montañas y mar, luego vas a seguir queriendo explorar. Nos encontramos en el Parque de Portofino, una zona protegida con 80 kilómetros de senderos, ideales para realizar fantásticos paseos por la naturaleza. A medida que la costa se abre ante ti desde lo alto, revelando la intrincada geografía de golfos, ensenadas, bahías, puertos y promontorios, caminarás entre castaños y olivos, bosques de pinos y encinas, huertos y arboledas de cítricos. Paso a paso, respirarás el aire puro y el aroma del brezo, el madroño, el lentisco, la euforbia y el mirto. Es probable que encuentres erizos y ardillas que viven plácidamente aquí. Si decides salir de Portofino, detente a visitar todo el pueblo. El pequeño puerto es uno de los más famosos del mundo y está repleto de lujosos yates. Puedes observarlos desde la orilla, sentado en uno de numerosos y elegantes clubes. A continuación, sube a ver las villas escondidas entre la vegetación, son legendarias, y el paseo por el sendero entre los pinos marítimos y los muros de piedra seca es un verdadero placer. También puedes ir andando a Camogli, un típico pueblo costero con casas de colores que dan al precioso, aunque breve, paseo marítimo.
Ciudad

Una ciudad marítima con una historia gloriosa

La ubicación de Génova es extraordinaria, rodeada por los Apeninos de Liguria, que la enmarcan por todo el frente marítimo, el centro y el puerto. Siempre ha sido un lugar de intercambio, de encuentros, de comercio, de invención. Es una de las ciudades más musicales de Italia debido al número de músicos y cantautores que allí han nacido y crecido. No faltan las especialidades gastronómicas, imitadas en todo el mundo.

Descubre más
1600X1600_piazza_de_ferraris_genova

Cercano

Explora alrededores