Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ciudad

Lecce: una bella ciudad bañada por el sol entre piedras blancas

Ciudad barroca besada por el sol y el bello mar, entre el blanco de la piedra local y los colores de la tierra, Lecce está situada en el centro-norte de la llanura del Salento.

Caracterizada por sus columnas, arcos y numerosos rosetones, así como por sus típicas plazuelas y callejones inesperados, está salpicada por maravillosos palacios aristocráticos y destaca entre las más bellas ciudades del arte de la península italiana.

Conocida como "la Florencia del sur", Lecce asombra, fascina y conquista con los restos arqueológicos de la dominación romana y la exuberancia del barroco del siglo XVII, conocido aquí como "barroco de Lecce", una expresión única de un lenguaje popular con raíces mediterráneas. 

Los turistas de todo el mundo también se dejan conquistar por la conocida calidez de Apulia y su superlativa tradición gastronómica.

Lecce es una ciudad animada que ofrece numerosas oportunidades para disfrutar de eventos creativos y citas anuales con la tradición. 

1. Historia y curiosidades de Lecce

La historia de Lecce es intrigante. Sus orígenes parecen remontarse al siglo V a. C., pero una leyenda atribuye su fundación en torno al año 1200 a. C. por parte de Malennio, inmediatamente después de la destrucción de la ciudad de Troya. La conquista por parte de Roma aseguró un fuerte desarrollo económico y constructivo. 

Con la caída del imperio de Marco Aurelio, Lecce sufrió un lento declive. La llegada de los normandos al sur de Italia hizo crecer la fortuna de la ciudad, que se convirtió en un condado y más tarde en la capital de Salento. Dependiente desde 1463 del reino de Nápoles, Lecce creció en importancia hasta convertirse en un animado centro cultural que desarrolló el comercio con mercaderes de todo el mundo. 

En los dos siglos siguientes, todo el Salento estuvo amenazado en varias ocasiones por las incursiones turcas y las invasiones sarracenas en el sur de Italia, hasta el punto de que, bajo el reinado de Carlos V, se dotó a la ciudad de una nueva muralla y un castillo. Con Carlos V comenzó la época que convirtió a Lecce en una de las ciudades más importantes del barroco y experimentó un verdadero renacimiento de Salento. 

Tras la unificación de Italia, numerosas obras públicas le dieron un carácter aún más distintivo, con una primera ampliación extramuros y la creación de nuevos barrios de estilo neoclásico, neomorisco y neogótico.

2. Qué ver en Lecce: los lugares imprescindibles

Rica en obras de arte de las épocas romana, medieval y renacentista, pero mundialmente conocida por su estilo barroco declinado de forma muy particular y específica, es una ciudad llena de atractivos. Qué ver en Lecce? Esta es una miniguía de los lugares más populares para visitar:

  • La visita a la ciudad no puede dejar de comenzar desde la catedral de Lecce. Con su plaza que es un verdadero museo al aire libre, la catedral de Nuestra Señora de la Asunción se caracteriza por un campanario y dos fachadas, una muy sobria, la otra ricamente decorada.

  • A continuación, pasamos por la plaza de Sant'Oronzo en Lecce, que lleva el nombre de la patrona de la ciudad. Aquí verás una obra maestra con pruebas históricas que atestiguan diferentes épocas.

  • Tampoco te puedes perder: la porta Napoli, una puerta de arco de triunfo que conduce directamente al centro histórico de la ciudad, y la basílica de Santa Croce de Lecce, el ejemplo más significativo del barroco lecceano con una decoración de la fachada tan suntuosa que deja sin palabras.

El centro histórico de Lecce, repleto de portales, iglesias, agujas, monumentos y casas de auténtico estilo barroco lecceano que admirar, merece la pena recorrerlo aunque solo sea paseando. El atardecer, sobre todo si llegas a Lecce en verano, es el mejor momento; te recibirá una temperatura más suave y una luz que hace arder los monumentos, que disfrutarás como pocos otros lugares. 

Otros puntos de interés que no hay que perderse, cargados de historia y de una belleza inimaginable, son el anfiteatro, la porta Rudiae, el castillo de Carlos V y la abadía de Santa María de Cerrate.

3. 4 ideas para hacer en Lecce

El mar en Lecce es y sigue siendo un maravilloso pasatiempo con algunas de las playas más bellas de Italia repartidas por el amplio territorio costero. Por ello, unas vacaciones en la ciudad combinan relax y cultura como pocos destinos en Italia.

Perderse en la historia es cuestión de un instante en el Museo Sigismondo Castromediano, el museo arqueológico más antiguo de Puglia, que también cuenta con una pequeña pinacoteca y un lapidario, con restos de la civilización mesápica y asentamientos romanos. 

A continuación, una visita a las Mura Urbiche (murallas de la ciudad) de Lecce es imprescindible: construidas por Carlos V para frenar las incursiones turcas, son un importante testimonio de la fortificación del siglo XVI. Por último, se recomienda la experiencia del café al estilo de Lecce para un despertar lleno de sabor y energía: el café, expreso o moca, se acompaña de hielo y leche de almendras.

 

4. Qué comer en Lecce: 8 especialidades

Rica, mediterránea y sabrosa: la cocina de Lecce tiene una antigua tradición. Qué comer en Lecce? Los platos más populares son muchos y disfrutarás degustándolos en los numerosos restaurantes del centro de la ciudad, tratando de captar los secretos de las recetas tradicionales de Lecce.

  • Empecemos por los primeros platos, donde los orecchiette al sugo son la estrella, como no puede ser de otra manera. Ciceri e tria, un corte especial de pasta en forma de diamante, en parte hervido y en parte frito, aromatizado con garbanzos, es una alternativa digna, y no te olvides de probar la sagne 'ncannulate, tagliatelle retorcidos cubiertos con salsa de tomate, queso ricotta y hojas de albahaca fresca. Por último, el riquísimo rustico leccese, que consiste en 2 discos de hojaldre rellenos de bechamel, pulpa de tomate, mozzarella fior di latte y pimienta;

  • Si para ti el mar es sinónimo de pescado, debes probar el scapece, un pescado azul, normalmente caramel, frito y aderezado con aceite de oliva virgen extra, pan rallado, azafrán, vinagre y otras especias; 

  • Entre los postres, el pasticciotto leccese, una masa quebrada muy apreciada rellena de crema pastelera. También hay que mencionar el fruttone, masa quebrada rellena de mermelada y pasta de almendra fresca, con una capa superior de chocolate negro.

.

5. Lugares insólitos en Lecce

Evitar los clásicos lugares turísticos para descubrir otra cara del alma de la ciudad es posible. 

Hermosa y fuera del radar clásico, la iglesia de San Mateo es un lugar de culto católico barroco con una fachada distintiva: una parte superior cóncava y lisa, una parte inferior convexa decorada con escamas y sillares. 

Vico del Theutra dejará con la boca abierta a los más curiosos: en el centro histórico de Lecce, en la esquina con Via Federico D'Aragona, se puede ver un pequeño rostro de mujer esculpido en el edificio entre las dos calles. Encargado por un joven que había perdido a su amada, habla de un amor conmovedor.