Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

5 Parques Nacionales de la Italia central islas y leyendas

Respira naturaleza y su poder regenerador en los espectaculares paisajes del centro de Italia, impregnados de tradiciones y leyendas

14 septiembre 2022

5 minutos

Recupera la naturaleza y sus espacios ilimitados con unas vacaciones totalmente ecológicas: te presentamos cinco parques imperdibles en el centro de Italia, con sus impresionantes paisajes montañosos y marinos ricos en tradición y un toque de misterio. Porque la belleza siempre está más cerca de lo que imaginas.

1. Parque Nacional del Archipiélago Toscano

Portoferraio - Isola d'Elba, Toscana

El encanto de las islas joya

Seis islas que son un auténtico paraíso natural, más una miríada de islotes componen este parque enteramente marino en las aguas del mar Tirreno, empezando por la isla de Elba y continuando por las más pequeñas y pintorescas Giglio, Capraia, Pianosa, Gorgona, Giannutri y Montecristo, la única completamente deshabitada y sin servicios, rica en yacimientos arqueológicos milenarios. Todas se pueden explorar a pie por los caminos que atraviesan el matorral mediterráneo, que en primavera estalla de colores y aromas y de espectaculares floraciones, empezando por la "Grande Traversata Elbana", el principal itinerario de excursiones de la isla madre, donde también es posible desplazarse en mountain bike y montar a caballo.

También merece la pena visitar el Orto dei Semplici Elbano, el jardín medicinal para la conservación de especies autóctonas naturalistas y farmacéuticas, el Santuario de las Mariposas con sus variedades tan particulares, la histórica fortaleza de Volterraio y las antiguas minas de hierro del Parque Mineral activas hasta finales del siglo pasado, explorando también la mina subterránea de Ginevro. El mar ofrece espectaculares inmersiones e interesantes avistamientos en el Santuario de Cetáceos.

2. Parque Nacional de los Montes Sibilino

612856314

En la leyenda de la Sibila

Reino del misterioso “Antro della Sibilla”, la Cueva de la Sibila en el monte que lleva el mismo nombre de la profetisa célebre por sus oráculos, también recordada en el museo del pequeño pueblo de Montemonaco dedicado a ella, se puede explorar a pie o en bicicleta recorriendo las numerosas rutas urbanas que serpentean por los característicos pueblos medievales fortificados, sendas naturales accesibles para todos, algunas incluso con cochecitos para bebés y sillas de ruedas, e itinerarios más desafiantes en la naturaleza hacia las cumbres siguiendo antiguas rutas pastoriles, acompañados por una guía. La ruta de senderismo del Gran Anillo Sibillini permite explorar toda la cadena montañosa, mientras que para motos, coches y campistas está el camino Grande Via del Parco y seis itinerarios circulares. Entre los hayedos del parque, también merece la pena visitar el Área Faunística de la gamuza y la Casa y el Jardín de las mariposas, así como la llanura de Castelluccio di Norcia, caracterizada por una espectacular floración primaveral y el sabor de las típicas lentejas de la zona, y el pueblo que fue cuna de San Benito, punto de partida del sendero homónimo.

3. El parque nacional del Gran Sasso y Montes de la Laga

El triunfo de las tradiciones

Bosques, lagos, rocas y praderas, pero también pueblos históricos y yacimientos arqueológicos, castillos y abadías, cuevas y ermitas dibujan los incontaminados paisajes de montaña de este parque poblado por el rebeco de los Apeninos. Lo tendrás todo a tu alcance siguiendo el larguísimo Sentiero Italia, a pie, en bicicleta, a caballo o en canoa y hasta en silla de ruedas de senderismo Joëlette para personas con movilidad reducida o con discapacidad gracias a la asistencia de operadores cualificados, o el camino de caballos del Gran Sasso, el más largo de Italia, perfectamente equipado para caballos y jinetes.

Entre las numerosas excelencias del territorio también destacan numerosos itinerarios gastronómicos que contribuyen a su fuerte identidad, caracterizada también por sus tradiciones folclóricas que incluyen las imperdibles fiestas de disfraces y conmemoraciones históricas celebradas al aire libre. Sin olvidar planificar una experiencia de bienestar en el balneario Terme di Acquasanta, que se hizo célebre ya desde el tiempo de los romanos y una experiencia gustativa en Amatrice, cuna del célebre condimento y la imperdible visita a la ciudad de L'Aquila.

4. Parque Nacional del Circeo

Siguiendo los pasos de Ulises

Caracterizado por el Promontorio del Circeo, con su misterioso perfil que la leyenda atribuye al de la hechicera Circe, que embrujó a Ulises en estos mismos parajes dando nombre a la Selva de Circe, la zona forestal que se puede recorrer a pie o en bicicleta por densos senderos, el Parque cuenta con un litoral bordeado de dunas de arena dorada que en primavera resplandecen de flores multicolores, y cuatro lagos costeros, y es especialmente accesible para personas con movilidad reducida o con discapacidad gracias a caminos llanos fácilmente transitables incluso en silla de ruedas y a un sendero natural para invidentes integrado en el jardín botánico de Villa Fogliano. El Sendero de excursión del Promontorio del Circeo es el más difícil de transitar, puesto que lo atraviesa por completo y sube hasta el Pico de Circe. El Museo Naturalista ilustra todo el entorno natural y el patrimonio arqueológico relacionado con los numerosos hallazgos prehistóricos especialmente en las cuevas marinas y a los hallazgos de villas, fuentes y necrópolis. No te pierdas la visita al encantador archipiélago de las seis islas Pontinas, incluida la deshabitada Zannone, que forma parte del parque nacional por su rica biodiversidad, y a las localidades de San Felice y Sabaudia, con la posibilidad de practicar actividades de buceo muy gratificantes.

5. Parque Nacional de la Majella

La montaña para todos

Un parque montañoso donde la naturaleza se muestra en su más puro estado salvaje, asomado al mar, con picos redondeados cubiertos de bosques de hayas en más de la mitad del territorio, por donde deambulan lobos y gamuzas, y que esconde cuevas naturales paleolíticas habitadas en su día por ermitaños como Pietro da Morrone, nombre secular quien, más adelante se convertiría en el Papa Celestino V. El itinerario "In cammino con Celestino" está dedicado al Papa ermitaño, una ruta de 90 km apta para excursionistas entrenados y dividida en seis etapas que deben recorrerse exclusivamente a pie por los caminos que utilizaba Celestino V para desplazarse entre los valles y las ermitas.

Numerosos son los senderos transitables y aptos para familias y personas con movilidad reducida o con discapacidad, rutas de mountain bike y de esquí de fondo, caminos de caballo, a menudo intercalados con áreas de picnic, mientras que el Sendero del Parque atraviesa toda la Majella en altura con rutas de senderismo más difíciles.

Para momentos de relajación total, no olvides visitar uno de los pueblos más bonitos de Abruzos, Caramanico Terme, donde las aguas de este antiguo balneario, célebre por sus cualidades taumatúrgicas convergen en el verde valle del Orfento, hogar de la nutria europea y del halcón peregrino, que se diferencia de los demás valles, mucho más áridos y rocosos. Quienes lo deseen pueden vivir una experiencia de voluntariado en la protección y gestión del área protegida. Se recomienda una visita a la cercana Sulmona, donde degustar los célebres Confetti, su especialidad dulce típica y centenaria, que consiste en almendras recubiertas con una capa de azúcar.

Le puede interesar