Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

Parque Nacional del Gran Sasso y los Montes de la Laga

Un territorio extenso, con picos que tocan el cielo y una rica vegetación que protege antiguos pueblos, ermitas y castillos, entre castañares milenarios e interminables floraciones estacionales

El <strong>Parque</strong>, que abarca un área que incluye tres regiones, los Abruzos, el Lacio y las Marcas, <strong>es una realidad muy compleja</strong>, dividida en dos regiones biogeográficas distintas: la "eurosiberiana" y la "mediterránea". La <strong>diversidad morfológica de las montañas</strong> y la gran altitud que alcanzan hacen de esta zona protegida un tesoro de riqueza biológica. <strong>Desde los vestigios glaciares que se encuentran a gran altura, pasando por la inmensidad de la meseta</strong> de Campo Imperatore a los pies del Corno Grande, hasta los <strong>almendros, viñedos y olivares</strong> más abajo, el paisaje que ofrece el parque es realmente infinito. <strong>El Tirino</strong> (el río con una de las aguas más claras de Europa), <strong>otro elemento central del parque</strong>, fluye silenciosamente cuando no lo hace con saltos y cascadas y a lo largo de sus orillas la vida (la flora y la fauna) aporta una energía indispensable. Además del Tirino, <strong>varios ríos y arroyos atraviesan el parque</strong> con una gran energía y vitalidad.

1. Itinerarios

Recorrer una naturaleza viva y palpitante,seguir las huellas de antiguos pueblos, yacimientos arqueológicos, castillos y abadías y atravesarpraderas, mesetas, crestas vertiginosas e impresionantes paredes rocosasson algunas de las experiencias que se pueden vivir siguiendo los numerosos senderos que salpican el Parque. Hay rutas adecuadas para todo el mundo,como la ruta de 15 km que une Nerito (1393 m), un encantador pueblo entre castaños, con el lago de Campotosto (839 m) y otras para excursionistas experimentados (¡o para montañeros!), de modo que cualquiera puede encontrar su propio camino personal hacia las maravillas del parque. Por supuesto, todos estos caminos son para recorrerlos a pie, pero también hay rutas para los amantes de la mountain bike o para hacer a caballo. La Ippovia del Gran Sasso, por ejemplo, cuenta con casi 500 km de senderos, algunos de los cuales solo se pueden recorrer con un guía.

2. Deportes para practicar

La particular extensión del parque ofrece escenarios idóneos para muchas actividades deportivas: desde deportes acuáticos,a lo largo de arroyos y ríos, entre los que destaca el Tirino (uno de los más bellos para las excursiones en canoa), hasta aquellos en los que te enfrentas "cuerpo a cuerpo" con la naturaleza, como laescalada, con gimnasios naturales entre los  antiguos hayedos del bosque de Aschiero y emocionantes paredes de roca justo detrás del Gran Sasso.

 

Según la temporada, en las estaciones de esquí del Parque, como la de Campo Imperatore, se pueden realizar actividades típicas del invierno: esquí, esquí de montaña, snowboard y también las clásicas raquetas de nieve. En verano, en lugar de los deportes de invierno, lo ideal es hacer rutas a pie o en bicicleta de montaña por valles y bosques.

3. Experiencias

Se trata probablemente de uno de los calendarios más densos elaborados por la organización del parque para ofrecerles a los visitantes nuevas experiencias: desde cursos de observación de aves hasta de operador medioambiental, sin olvidar las numerosas visitas a las múltiples bellezas del parque, como elArea Faunistica del Cervo, limítrofe a la Abetina di Cortino, un paraje natural famoso por lapresencia masiva de abetos centenarios,  yel Jardín Botánico del Parque, un increíble jardín abierto al público en el Convento de San Colombo que se puede visitar gratis en el municipio de Barisciano.

En invierno, muchas de las rutas son accesibles con esquís o raquetas de nieve. 

4. Atracciones

En el territorio protegido del parque hay algunas ciudades y pueblos que son muy interesantes para visitar. Pietracamela, en la ruta de subida al Gran Sasso, es uno de los pueblos más bonitos de Italia y conserva el encanto de la antigüedad. También entre los pueblos más bellos de Italia, encaramado en la cima de una colina, se encuentra la encantadora localidad de Castel del Monte, cuyas raíces se remontan al siglo XI a.C. De hecho, los hallazgos más antiguos de la necrópolis descubierta en la llanura al sur del pueblo datan de este período. La civilización romana también dejó su huella en el Parque, que se puede apreciar actualmente en los yacimientos de Grotta S. Angelo en Ripe di Civitella del Tronto y en las monumentales necrópolis picenas de Campovalano di Campli en la zona de Teramo y de Fossa, en la zona de L'Aquila. También merece la pena visitar la Iglesia de San Salvador, construida en el siglo XIV sobre los restos de un templo del siglo III-II a.C. en Cortino, y los restos de Rocca Calascio, una fortificación normanda del siglo XII que ha sido escenario de numerosas películas, como Ladyhawke y El nombre de la rosa.

5. Enogastronomia

Cultivos ancestrales y razas autóctonas de animales son dos elementos que hicieron la fortuna de los pueblos de montaña en el pasado, pero que aún hoy tienen una gran importancia en el conjunto productivo local. El patrimonio de la biodiversidad del parque incluye productos valiosos, como el azafrán de L'Aquila (cuya floración atrae cada añoa miles de curiosos al Campo Imperatore cuando se derrite la nieve ) y todas las legumbres del lado de L'Aquila. Los marrones (la mayor variedad de castañas), las carnes, los quesos y la miel en numerosas variedades son otros de los productos estrella que ofrece la zona del parque, además de ser una auténtica expresión del territorio. Hay muchas recetas típicas, desde los primeros platos (desde el timballo de scrippelle o scorpelle, hasta los espaguetis con huevo alla chitarra), pasando por la elaboración de embutidos, entre los que destaca la ventricina, hasta las fantásticas barbacoas donde sorprenden los arrosticini, los típicos y sabrosos pinchos de carne ovina de la zona.

6. Hospitalidad

En cuanto a la hostelería, el parque ofrece opciones para todos: desde habitaciones de alquiler en los pueblos de la zona, hasta hoteles, albergues, refugios y cámpines. En Prati di Tivo, por ejemplo, puedes acampar en tiendas de campaña suspendidas entre los árboles, en el bosque, para tener una posición de observación privilegiada durante la noche y descubrir a los numerosos habitantes del bosque que se mueven especialmente en la oscuridad.

7. Servicios del parque

Hay varios servicios a disposición de los visitantes del parque: desde el alquiler de equipos (bicicletas cerca de las pistas o canoas a lo largo de los cursos de agua donde se puede practicar esta actividad), hasta la posibilidad de utilizar guías para profundizar en conocimientos específicos.  Hay cuatro puntos de información situados en la zona de L'Aquila y Teramo para satisfacer todas las necesidades de los visitantes: en S. Pietro di Isola del Gran Sasso, Crognaleto, S. Stefano di Sessanio y Capitignano.