Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Sicilia

De Realmonte a Piazza Armerina Pedaleando desde el mar hacia un rico interior de arte e historia

Recorrer esta ruta significa pasar por playas de arena fina, castillos perfectamente conservados, obras maestras del barroco y del Imperio Romano. Así que cuidado, la tentación de dejar de pedalear y solo experimentarlo como turista será muy fuerte.

Unos buenos 171 kilómetros, con 2530 metros de desnivel: este es el identikit de la tercera etapa del Giro di Sicilia Eolo 2022, una ruta que desde la fina arenisca de la costa sur se adentra en un interior que huele a almendras y a aceitunas. Pero hay mucho más que descubrir a lo largo de la ruta que explicamos en estas líneas, especialmente para los amantes de la historia y el arte. Aquí están las principales atracciones para los que quieran seguir los pasos de los profesionales mientras disfrutan de la belleza de la zona. 

1. Realmonte y Porto Empedocle: naturaleza y leyenda

Vista aerea della bianca falesia di Scala dei Turchi e del mare turchese sottostante

El punto de partida es la ciudad de Realmonte, en la provincia de Agrigento. Para los que no estén familiarizados con el sur de Sicilia, puede parecer un punto desconocido en el mapa. Pero, en realidad, a unos 3 kilómetros hay una atracción natural que todo el mundo envidia: la Scala dei Turchi. Es un acantilado de marga, una roca sedimentaria de naturaleza calcárea y arcillosa, cuyo blanco cegador contrasta con el azul del mar. Según la leyenda, en el siglo XVI fue asaltada por piratas sarracenos (impropiamente denominados "turcos") que, gracias a los escalones naturales formados por las olas y el viento, llegaron fácilmente a tierra firme. Desde febrero del 2020, debido al riesgo de desprendimientos, es una zona protegida que solo se puede admirar desde la playa de abajo. Pero los días de la prohibición de acceso parecen estar contados. Las autoridades están trabajando para reabrir este anfiteatro natural de extraordinaria belleza a los turistas lo antes posible. A pocos kilómetros de la costa se llega a Porto Empedocle, lugar de nacimiento de Andrea Camilleri, el "padre" creativo del comisario Montalbano: algunas de las aventuras del policía se desarrollaron aquí, en un pueblo imaginario llamado Vigata, que también aparece en algunas señales de tráfico. 

2. Naro, un castillo en las nubes

Il Castello di Naro visto dal basso

La primera dificultad de la ruta es la subida al pueblo medieval de Naro, a 467 metros de altitud, con una pendiente del 15 %: el esfuerzo en seguida se compensa con la vista, que se extiende desde la colina hasta el monte Etna y el Parque Natural Regional de Madonie. En la antigüedad, griegos, cartagineses, árabes y normandos pasaron por este pueblo de calles estrechas, escaleras y magníficos edificios civiles y religiosos. La llegada de la poderosa familia Chiaramonte, que construyó el castillo que lleva el mismo nombre sobre las ruinas de una fortaleza árabe, se remonta al siglo XIV: las imponentes murallas, las torres y el torreón dominan la ciudad y merecen la pena visitarlos. Lo mismo ocurre con la catedral normanda del siglo XII y la Iglesia Madre, que fue el Colegio de los Jesuitas. La ruta continúa a través de fértiles campiñas, extensiones de almendros y colinas de matorral mediterráneo que obligan a subir y bajar a profesionales y aficionados. Pasamos por Canicattì, uno de los pocos núcleos habitados de la ruta, donde las carreteras se vuelven más estrechas, lo que exige cierta precaución.

3. De Caltagirone a Piazza Armerina, entre el arte y la arquitectura

542683007

La llegada a Caltagirone hará las delicias de quienes, además de la bicicleta, aman el arte, la artesanía (es famosa por su cerámica) y la arquitectura: su centro histórico fue reconstruido por completo tras el terremoto de 1693 y desde el 2002 forma parte del patrimonio de la UNESCO del Val di Noto, en honor al barroco tardío siciliano. Podrás disfrutar de suntuosos palacios, imponentes escaleras y edificios bellamente decorados, como la Iglesia de Santa María del Monte o el Monte delle Prestanze. Tras una subida de 3 kilómetros con una pendiente media del 5 %, se llega a la meta en Piazza Armerina, el pueblo de la provincia de Enna encaramado en un acantilado a 700 metros de altitud. Muy cerca hay una visita ineludible sin excepciones: la Villa Romana del Casale, una lujosa residencia de la Roma tardoimperial que es patrimonio de la UNESCO desde 1997. Una joya de 4100 metros cuadrados de mosaicos realizados, según la leyenda, por algunos artistas africanos de la época: 48 salas en las que los suelos, los frescos y los diseños están adornados con 120 millones de teselas que representan escenas de la vida cotidiana, de la caza y los juegos, de héroes y dioses.

 

Editado por la redacción de RCS Sport