Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

6 playas paradisiacas donde disfrutar del bienestar dinámico y lento.

6 playas paradisiacas donde disfrutar del bienestar dinámico y lento.

Los galardones como Playa más hermosa del mundo, de Europa y de Italia obtenidos entre 2013 y 2019 - gracias al concurso "Traveller's Choice" de TripAdvisor- serían más que suficientes para que la Isla de los Conejos (Isola dei Conigli) mereciera ocupar la primera posición en todos los rankings de los destinos costeros de Italia dignos de una visita.

La belleza de esta pequeña ensenada de Lampedusa, se ofrece a visitantes y turistas tras un paseo de veinte minutos por el interior de la Reserva Natural Orientada. Es un destino extremo (más en África que en Europa) ideal para quienes no temen un enfrentamiento directo con la naturaleza.

1. Una playa, mil galardones: Isla de los Conejos - Lampedusa

Veduta dell'Isola dei Conigli, Lampedusa - Sicilia

Los galardones como Playa más hermosa del mundo, de Europa y de Italia obtenidos entre 2013 y 2019 - gracias al concurso "Traveller's Choice" de TripAdvisor- serían más que suficientes para que la Isla de los Conejos (Isola dei Conigli) mereciera ocupar la primera posición en todos los rankings de los destinos costeros de Italia dignos de una visita.

La belleza de esta pequeña ensenada de Lampedusa, se ofrece a visitantes y turistas tras un paseo de veinte minutos por el interior de la Reserva Natural Orientada. Es un destino extremo (más en África que en Europa) ideal para quienes no temen un enfrentamiento directo con la naturaleza.

2. Un pequeño encanto de color rosa: Isla de Budelli

Isola di Budelli, Parco Nazionale de La Maddalena

De las espectaculares islas que componen el Parque Nacional de la Magdalena, la pequeña Budelli destaca por un equilibrio único y precario: el de un ecosistema que confiere a su playa el característico color rosado, magnífico y delicado.

Por este motivo, desde hace años, esta isla paradisíaca solo se puede contemplar a distancia, para devolver a la naturaleza su espacio y sus tiempos. Un rosario de islotes, calas, ensenadas, playas practicables y fondos marinos por descubrir, con colonias de gorgonias regalan reflejos rojos a las aguas cristalinas.

3. Su alteza real el Olivo, el rey de la Tonnara de Palmi

Spiaggia della Tonnara

Un olivo centenario, que se eleva sobre una de las rocas frente a la playa, es el símbolo de este tramo de la Costa Viola (Costa violeta): hablamos de Palmi, un lugar poblado desde la Antigua Grecia. Ya sea de arena o con pequeños guijarros, las mareas deciden qué consistencia debe tener esta playa con vistas a las Islas Eolias y a Sicilia.

A los pies del monte San Elías, ofrece excursiones con senderos para andar a pie o circuitos para dos ruedas, para subir en altitud y cambiar de aire y perspectiva.

En barco se pueden descubrir ensenadas, calas y cuevas marinas, como la Cueva de las Sirenas (Grotta delle Sirene) o del Arcudace.

4. Entre almendros, cítricos y olivos: Bahía de los Azares (Baia delle Zagare), Mattinata

Baia delle Zagare

Aguas transparentes, arena blanca mezclada con guijarros blancos, dividida en dos por un alto acantilado de piedra caliza: esta es la playa de Mattinata, en el corazón del Gargano. Destino ideal para quienes buscan el contacto directo con el medio ambiente, se llega por el camino Mergoli-Vignanotica, salpicado de almendros, pinos y olivos. La parte inicial de esta ruta de senderismo ofrece una vista panorámica impresionante de toda la bahía, con sus característicos farallones de caliza blanca, y forma parte de la Reserva Natural del Monte Barone. Un viaje perfecto para los amantes del deporte, la naturaleza y las vacaciones ecológicas.

5. Una playa musical: Cala Violina

Cala Violina

Diminutos cristales de cuarzo constituyen la playa de Cala Violina y crujen al paso del visitante y por efecto del movimiento del oleaje, emitiendo el sonido que inspiró su nombre.

Accesible a pie o en bicicleta de montaña a través de dos caminos transitables (uno de 2 y otro de 4 kilómetros) permite a los viajeros sumergirse en la Reserva Natural de Bandite di Scarlino, con su denso bosque de pinos y las numerosas playas accesibles solo a pie. Hay muchas posibilidades de alojamiento, restauración y alquiler de bicicletas, así como la posibilidad de utilizar guías para desplazarse a caballo.

6. Mar con vistas a los Alpes, deporte y balneario: la Playa de Grado

Grado, Friuli Venezia Giulia

El aire es rico en yodo (lo que la convierte en una de las localidades favoritas de los aficionados a los tratamientos de talasoterapia), hay balnearios, soleados arenales que se extienden por tres kilómetros y un mar que lleva años galardonado con la bandera azul. Fondos marinos suaves, perfectos para que los niños jueguen, un carril bici que conecta la playa con el centro de la ciudad, la posibilidad de practicar deportes acuáticos, incluido el surf y el kitesurf: esta es la Isla del Sol, como se llama comúnmente al pequeño pueblo de Grado. La presencia de quioscos y restaurantes en el paseo marítimo lo convierten en un destino ideal para los aficionados de la vida nocturna. Aquí las mascotas son bienvenidas, gracias al Lido di Fido, una playa especial, equipada para acoger animales.