Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

Puglia

El encanto cristalino en la Baia delle Zagare en el Gargano

Un kilómetro de arena blanca mezclada con guijarros, un acantilado espectacular y dos rocas que emergen del mar conforman el precioso paisaje de Baia delle Zagare.

20 julio 2022

4 minutos

Nos encontramos en el norte de Puglia, en el promontorio de Gargano: el espolón de Italia que se adentra en el mar Adriático. En esta bahía podrás disfrutar de unas aguas de una pureza cristalina que le han hecho meritoria de 3 Velas de Legambiente.

1. En la calita de los sueños

La Baia delle Zagare, también llamada Baia dei Mergoli por los mirlos que anidan en la zona, se encuentra entre Mattinata y Vieste, en la provincia de Foggia, y es uno de los símbolos del Gargano.

El paisaje es fascinante, con salvajes paredes de roca que se sumergen en las cristalinas aguas de la bahía, y a pocos metros de la orilla, dos enormes rocas blancas que emergen del mar. El mar adquiere tonos esmeralda y azul, la piedra de la escarpada costa pasa del blanco puro, en el punto más cercano al mar, al verde intenso de la vegetación que la cubre con un espeso manto, mientras los rayos de sol reflejan en los pequeños guijarros que se mezclan con la arena de la playa.

La bahía está dividida en dos por un imponente acantilado de piedra caliza. Ponte las aletas, las gafas y el snorkel y acércate a nado a las rocas llamadas L'Arco di Diomede y Le Forbici. El acceso a la bahía está reservado para los huéspedes del hotel que hay en la zona o a los bañistas que hayan comprado el correspondiente pase.

2. El perfume del amor

Si eliges la temporada media para visitar la Baia della Zagara, podrás disfrutar de la encantadora fragancia que inunda el aire... No en vano el nombre de este fascinante lugar se debe a la cantidad de cítricos que crecen en la región y expanden por el aire su aroma inconfundible en la época de la floración, es decir, en primavera y otoño. Zagara deriva del término árabe zahrar, que significa flor blanca, y se refiere en particular a la flor de azahar. No obstante, el término en el sur de Italia también se extiende a las flores de otros cítricos, incluyendo la del limón y las bergamotas.

Según la tradición, el azahar es símbolo de amor, fidelidad y pureza por su blancura y su esencia dulce y delicada. Con las flores de azahar se producen artículos de cosmética y perfumería, así como miel de azahar, mejor si es biológica, especialidad que se degusta sobre una rebanada del famoso pan de Apulia.

3. Por mar

En goleta, velero o catamarán, también se puede acceder a la Baia delle Zagare por mar, lo que te permitirá explorar todo el litoral. Una solución ideal, teniendo en cuenta que el acceso a las calas no siempre es fácil. Alquilar un barco en esta zona es además muy sencillo y la mayoría de los minicruceros de un día ofrecen la posibilidad de comer a bordo. Descubrirás acantilados, calas y cuevas secretas, salientes y playas, y una increíble variedad de paisajes costeros.

 

 

4. Alrededores de Mattinata

La Piana di Mattinata es una zona que recomendamos explorar si buscas disfrutar de unas vacaciones junto al mar, ya que es un tramo de costa más extenso que el Gargano y ofrece diferentes tipos de playas, desde las más vírgenes hasta otras más equipadas, con todas las comodidades que ofrecen los clubs de playa. El Monte Saraceno que domina la llanura se adentra en el agua, creando una espectacular postal. Enmarcan la imagen unas rocas altas sedimentarias cubiertas de pinos.

La Spiaggia di Vignanotica, cerca de la Baia delle Zagare, es un espectáculo de naturaleza salvaje y generalmente es una zona menos concurrida que las demás, incluso en la temporada de verano. Se trata de 500 metros de arena mezclada con guijarros dorados por el sol, con un abrupto acantilado detrás, en el que encontrarás cuevas y aberturas limitando con la playa.  

5. El parque nacional

Todo el tramo de costa que incluye la Baia delle Zagare forma parte del Parque Nacional del Gargano, unas 120.000 hectáreas de espectáculo natural. Es una de las áreas naturales protegidas más grandes de Italia, con una biodiversidad extraordinaria. Los lirios, euforbias, orquídeas, cítricos, olivos y chumberas te acompañarán en el camino mientras vas de playa en playa.

A medida que avanzas hacia el interior, la vegetación cambia. En esta zona, podrás refugiarte a la sombra de encinas, arces, olmos, tilos y tejos, y encontrarte cara a cara con un ciervo. El halcón peregrino se encuentra entre las 150 especies de aves que anidan en la región.

El Foresta Umbra, la zona más interior del parque, vale la visita cuando ya hayas tenido suficiente dosis de sal y sol. Las colinas alcanzan los 800 metros sobre el nivel del mar y algunas zonas se encuentran cercanas a la costa. En el parque, hayas y pinos carrascas de monumental tamaño te garantizarán aire fresco y saludable incluso en los días más calurosos del año.