Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Emilia-Romaña, pedaleando a través de arte y cultura

Entre ciudades de arte, pueblos y campos salpicados de residencias históricas y museos, 5 preciosas rutas en Emilia-Romaña para pedalear a través del arte y la cultura.

Descubrir el rico patrimonio artístico de Emilia-Romaña, a través de ciudades de arte, pueblos y campos salpicados de residencias históricas y museos. He aquí 5 de las rutas cicloturistas más bellas de la región, una de los cuales recorre los pasos de Dante Alighieri tras exiliarse de Florencia. Se trata de un territorio muy interesante por el que también pasarán cuatro etapas del Giro de Italia.

1. A lo largo del Po por la campiña de Emilia-Romaña

Una excursión relajante a lo largo del Po, desde Piacenza hasta Reggio Emilia, pasando por alamedas y oasis naturales, iglesias y castillos, pequeñas playas y pueblos fluviales. Se empieza en Soprarivo, donde Sigerico, Obispo de Canterbury, vadeó el río en el año 990 recorriendo la Vía Francígena. Son muchas las etapas históricas, como la de Busseto, donde todo habla de Giuseppe Verdi (en Roncole también está su casa natal), Colorno, con su Palacio del siglo XVIII que alberga la escuela de alta cocina Alma de Gualtiero Marchesi, y Guastalla, sede real de los Gonzaga. Es visita obligada el Museo Culatello de Polesine Parmense, el Museo della Distilleria en el Castillo de Roccabianca, que cuenta con vinagres balsámicos y licores raros, el Museo Don Camillo y Peppone en Brescello y el Museo Antonio Ligabue en Gualtieri. En el puerto fluvial de Boretto nos embarcamos con las bicis para hacer cruceros por el Po.

2. Ferrara y Rávena, ciudades de arte

La ruta ciclista para descubrir las dos ciudades de arte empieza en Ferrara, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, también conocida como La Ciudad de las Bicicletas. Pedaleando por el camino medieval de Via delle Volte, a través del centro histórico, encontramos el Castillo de Los Este, símbolo de la ciudad, la Catedral y el Palazzo dei Diamanti. Tampoco hay que perderse la vía ciclista de 9 kilómetros que recorre las imponentes murallas renacentistas que la rodean. En Rávena, con varios monumentos que son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, el itinerario continúa por famosas basílicas y baptisterios que albergan preciosos mosaicos bizantinos, como la Basílica de Sant'Apollinare Nuovo, el Mausoleo de Galla Placidia, la Basílica de San Vitale y, a las afueras de la ciudad, la Basílica de Sant'Apollinare in Classe.

3. El Anello dei Borgia, entre las Delizie Estensi

La ruta serpentea por la campiña de la Bassa Ferrarese salpicada de residencias históricas de los duques de Este, conocidas como Delizie Estensi y reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El recorrido circular une tres de las delizie más prestigiosas e importantes de la historia de la casa ducal, así como de la vida de Lucrecia Borgia: la Delizia di Belriguardo residencia de verano favorita que, actualmente, alberga el Museo Cívico, la Delizia del Verginese con su «brolo», un típico jardín renacentista y la Delizia di Benvignante donde también se alojó Beatriz de Este, esposa de Ludovico el Moro. La ruta es adecuada para cualquier persona, ya que alterna caminos de asfalto y de tierra, y también atraviesa la Via Romea Germánica.

4. En los pueblos de la Valmarecchia

Una ruta cicloturista por la Valmarecchia, en el interior de Emilia-Romaña, con salida y llegada en Rímini, antiguo señorío de la familia Malatesta. La ruta es a menudo dura por sus desniveles considerables y conduce al descubrimiento de espléndidos pueblos históricos encaramados como Santarcangelo, Poggio Torriana y Verucchio, este último perteneciente a la Asociación I Borghi più belli d’Italia. El tramo final sube hasta la fascinante República de San Marino, en el monte Titano, que aún conserva su antiguo triple recinto amurallado y los tres torreones de vigilancia y defensa. Al final, podemos recuperarnos y refrescarnos en las Termas de Riccione con sus aguas saludables, entre recorridos sensoriales, baños de barro y masajes.

5. El camino de Dante

Una ruta circular de casi 400 kilómetros por los lugares de Dante, desde Rávena hasta Florencia, y regreso. En Rávena puedes visitar la tumba del Poeta y en Florencia, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, la casa donde nació, que alberga el museo creado en su honor, y el cenotafio de la Iglesia de la Santa Cruz, monumento donde la Poesía llora su muerte. La ruta transcurre por maravillosos pueblos históricos, como el amurallado de Poppi, uno de los pueblos de la Asociación I Borghi più belli d’Italia, Portico di Romagna, de donde era originaria Beatriz, Brisighella y Premilcuore. Los puntos de interés natural más espectaculares son la majestuosa cascada de Acquacheta y el valle del Casentino, con el Parque Nacional de los Bosques del Casentino. Podemos pedalear con bicicleta de montaña principalmente por caminos forestales, pistas de carro y senderos, a veces muy exigentes, o bien con bici de carretera por carreteras secundarias pintorescas. El mejor periodo es de marzo a noviembre, ya que en invierno puede haber nieve.