Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Cattedrale di San Donnino

Resumen

Fidenza y su catedral, una joya románica dentro de la Vía Francígena

Punto de acceso del itinerario de la Vía Francígena, la catedral de Fidenza, la segunda ciudad más grande de la provincia de Parma, de la que dista unos 30 kilómetros, se alza en el antiguo burgo de San Donnino. En el pasado meta de peregrinos, San Donnino dio nombre a la ciudad de Fidenza hasta 1927, cuando se decidió recuperar el antiguo nombre en latín del municipium romano sobre el que se asentaba el lugar, Fidentia.

 

La misteriosa historia de San Donnino

La historia del martirio de San Donnino, al que también está dedicada la catedral de Fidenza, impregna la historia de la ciudad desde los inicios de la época cristiana. Hombre de confianza del emperador romano Maximiano, parece que el santo fue decapitado por orden del emperador, tras su decisión de convertirse al cristianismo. Se dice que su martirio tuvo lugar a orillas del torrente Stirone, no lejos de donde se encuentra la iglesia. Cuenta la leyenda que, tras la decapitación, el cuerpo descabezado de Donnino sobrevivió durante el tiempo suficiente para poder cruzar el torrente con la cabeza cortada en las manos, para ir a acostarse para siempre en la orilla opuesta.

Este y otros sucesos milagrosos fueron atrayendo con el tiempo a un número cada vez mayor de devotos, convirtiendo a Borgo San Donnino en un popular lugar de peregrinación y en un importante centro mercantil. Los restos del santo fueron encontrados y enterrados varias veces, siendo Carlomagno el último en ordenar exhumar sus restos, otorgándole el solemne reconocimiento definitivo, advertido por una premonición que tuvo en un sueño, en el cual durante un viaje la obstinación de su caballo le obligaba a detenerse allí. Ahora las reliquias del santo descansan en la cripta de la catedral, pero su mito no se ha extinguido: una reciente autopsia ha revelado que el cuerpo allí conservado no habría sido decapitado. El misterio de Donnino se complica.

 

Las maravillas de la catedral

La sugestión que provoca la epopeya milagrosa de San Donnino trasciende toda evidencia científica. Sus hechos y lo que ocurrió tras su martirio están ilustrados con detalle, como si se tratara de páginas de un cómic, en los bajorrelieves y estatuas creados por el arquitecto y escultor Benedetto Antelami y su escuela en la fachada de la catedral de Fidenza. Obra maestra de la arquitectura románica del valle del Po, la basílica se construyó entre los siglos XII y XIII sobre los restos de una antigua iglesia cristiana. Junto a la descripción de la vida y muerte del santo, cobran vida, con fines didácticos, relatos del Antiguo y del Nuevo Testamento, historias de María y otros apóstoles y otras anécdotas prodigiosas relacionadas con las peregrinaciones.

En la fachada a dos aguas de la catedral, que está parcialmente incompleta, hay tres puertas realzadas por bocetos: la de la derecha se llama "puerta de la vida", enmarcada por columnas sostenidas por carneros, y la "puerta de la muerte" es la de la izquierda, flanqueada por columnas sostenidas por figuras humanas, llamadas telamones. La puerta central, coronada por el ciclo de San Donnino en forma de bajorrelieve, está en cambio "custodiada" por una pareja de leones estilizados. Las tres puertas dan acceso a tres naves, divididas por columnas y conectadas entre sí por bóvedas de crucería. Debajo se encuentra la cripta con las supuestas reliquias del santo.

 

Fidenza, entre música, monumentos y museos

Saliendo de la catedral, en la plaza Giuseppe Verdi se encuentra el teatro Gerolamo Magnani, construido en 1813 según un diseño del arquitecto Nicolò Bettoli e inaugurado el 26 de octubre de 1861 con Il Trovatore de Giuseppe Verdi. Su salón es una joya en estuco. La plaza Garibaldi, en cambio, acoge la arquitectura neogótica del Palacio Comunal, con sus almenas y su pórtico arqueado, mientras que el edificio barroco del Palacio de las Ursulinas alberga el Museo Luigi Musini del Risorgimento, un espacio expositivo dedicado al Risorgimento italiano y a la resistencia antifascista.

También merece la pena visitar el puente romano sobre el arroyo Stirone, en la zona de la actual Plaza Grandi, realizado con bloques de toba de Piacenza, probablemente del siglo I: hoy sólo son visibles dos de los vanos de la antigua estructura. El puente, coronado por una imponente torre almenada, un baluarte de defensa erigido en 1364 a instancias de la familia Visconti, que controlaba la ciudad en aquella época, representaba el punto de entrada a la antigua ciudad para los viajeros que llegaban desde el norte por la Vía Emilia.

 

Itinerarios alternativos entre deporte, enogastronomía y compras

Fidenza, además de parada para varios recorridos enogastronómicos por su reconocida tradición en alimentación, es también un destino para los amantes del turismo al aire libre: su territorio está, de hecho, atravesado por una densa red de rutas ciclistas e itinerarios de senderismo que atraviesan la Vía Francígena a lo largo y a lo ancho, representando una forma diferente de descubrir el arte y la cultura locales, entre colinas y arroyos, fortalezas y los castillos del Parque del Stirone y del Piacenziano.

Por último, si te gusta ir de compras, debes saber que a unos 7 kilómetros del centro de Fidenza se encuentra el Fidenza Village Outlet, un templo de la moda que alberga un centenar de boutiques de marcas nacionales e internacionales, dentro de un sugerente marco arquitectónico inspirado en las óperas de Giuseppe Verdi, nacido no muy lejos de aquí: ideal para quienes buscan prendas de prestigio a precios reducidos.

 

Leer más

cattedralefidenza.it

emiliaromagnaturismo.it/it/localita/fidenza

Opiniones
Opiniones
()
Cattedrale di San Donnino

Piazza Duomo, 43036 Fidenza PR, Italia

Llamar +390524522354 Página web

Explora los alrededores

Cercano