Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

La infinita lengua de arena que conforma la Spiaggia della Scialara es la perla de la costa del Gargano, en Puglia.

La Spiaggia della Scialara, reina de la costa de Gargano

05 julio 2022

Esta playa está dominada por un pintoresco macizo de piedra en cuyo punto más alto se encuentra el centro histórico de ViesteLa arena de la playa es fina y blanca, el fondo es poco profundo y el agua es cristalina, paradigma de la magnífica naturaleza que ofrece el mar Adriático.

 

1. Pasear, bañarse, correr

La Spiaggia de la Scialara, con sus 3 kilómetros de arena finísima, cuenta con múltiples equipamientos y servicios para el baño. Es de fácil acceso y, por lo tanto, al alcance de todos, incluyendo personas mayores y niños, que podrán jugar con total libertad sobre la arena.

Los nadadores más expertos solo tendrán que alejarse un poco de la orilla para nadar en zonas con mayor profundidad, mientras que los menos experimentados disfrutarán de la gran extensión de aguas poco profundas. A primera hora de la mañana o al atardecer podrás disfrutar de una sesión de running a la orilla, rodeado de un increíble paisaje natural.

En este tramo del litoral encontrarás playas para todos los gustos: algunas vírgenes y poco explotadas, pero también muchas otras que ofrecen servicios de hamacas, sombrillas, duchas y restaurantes, si prefieres disponer de todas estas comodidades. Desde el centro de Vieste se puede llegar fácilmente a la playa a pie desde Lungomare Mattei.

2. Una misteriosa formación rocosa

Al principio de la Spiaggia della Scialara, se erige un solitario monolito que recibe el nombre de Pizzomunno: 25 metros de piedra caliza blanca con un atractivo misterioso que ha inspirado múltiples versiones de una leyenda que narra una conmovedora historia de amor. Según el mito, Pizzomunno era un chico fuerte y orgulloso enamorado de una muchacha llamada Cristalda. Sin embargo, cuenta la leyenda que también las sirenas se enamoraron del joven pescador y ante su negativa secuestraron a Cristalda y la arrastraron con ellas hasta el fondo submarino. Pizzomunno quedó petrificado por el dolor, convirtiéndose en un monolito. Con este romántico cuento en mente, hay que dar una vuelta completa al monolito y pedir un deseo... Ahora solo habrá que dejar a la superstición actuar...

3. Un castillo panorámico

Solo se puede visitar el exterior, pero la visita vale la pena aunque sea solo para observar las vistas que ofrece su ubicación. El Castello Svevo es, de hecho, la segunda gran atracción de la playa de Scialara. Se encuentra a las afueras del centro histórico de Vieste y es claramente visible desde la playa, pues se erige sobre un espectacular acantilado con vistas al mar.

La historia de esta fortificación que protegía a la villa de Vieste se remonta al siglo XI y, entre remodelaciones y ataques de los sarracenos, ha llegado hasta nuestros días. Su estado actual nos permite admirar los poderosos baluartes, las torres, las murallas circundantes y algunos interesantes detalles, como los restos de los robustos ajimeces. Por este motivo, la Spiaggia della Scialara también es conocida como Spiaggia del Castello. 

4. La experiencia de un arqueotrekking

Algunos operadores turísticos ofrecen rutas de senderismo durante las cuales se pueden descubrir interesantes sitios arqueológicos por la costa del Parque Nacional de Gargano.

Los alrededores de Vieste conservan además vestigios de épocas todavía más remotas, como las pinturas rupestres prehistóricas de la Grotta di Sfinalicchio. Para llegar hasta el lugar, deberás adentrarte por zonas cubiertas de matorrales de hoja perenne típicos de la costa mediterránea. Recorrerás senderos ocultos que se abren hacia la vasta extensión centelleante del mar y, en los días más despejados, incluso podrás vislumbrar algunas islas de Croacia. Después de visitar una interesante necrópolis del siglo VI aC, bajarás al pueblo para dirigirte al nuevo Museo Arqueológico de Vieste, donde se exponen interesantes hallazgos que datan desde la prehistoria hasta la Edad Media. 

5. En el pueblo encantado

El precioso centro histórico de Vieste, encaramado en la roca, cuenta con impresionantes vistas al mar gracias a su situación. Vieste Vecchia, como se la llama para distinguirla de la parte más moderna que se encuentra también en este litoral, es un pueblo medieval que se ha mantenido extraordinariamente intacto, con sus callejones serpenteantes y plazas que se elevan sobre la costa. Las casitas del pueblo están conectadas entre sí por unos característicos arcos, y en el interior de las murallas se esconde un denso laberinto de calles, escalones, palacios e iglesias.

No hay que perderse una visita a la Catedral, que, al igual que el Castillo, data de la Edad Media. También recomendamos dar un paseo hasta Via Judeca y el gueto judío, una zona encaramada sobre el mar que ofrece un maravilloso espectáculo, sobre todo al atardecer, gracias a una iluminación meticulosamente diseñada. Además, también es un placer pasear tranquilamente y comprar artesanías de terracota, cerámica y piedra de Lecce como recuerdo.