Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Curiosidades, lugares insólitos y tradiciones locales venecianas

5 lugares y curiosidades de la Serenísima que merece la pena conocer

Todos deberíamos visitar Venecia al menos una vez en la vida. Tiene peculiaridades que todo el mundo conoce, por ejemplo, que es una ciudad "flotante”, pero también encierra curiosidades y detalles quizás desconocidos a la mayoría de la gente y que la convierten en una joya italiana aún más única y mágica. Torres inclinadas, características arquitectónicas, barrios antiguos, tradiciones y fiestas locales son un aspecto peculiar de esta ciudad. Las sorpresas que depara Venecia son infinitas y maravillosas y la convierten en una experiencia única y siempre nueva. 

1. El Gueto judío de Venecia

Ghetto di Venezia - Venezia, Veneto

Compras, restaurantes kosher y pequeñas tiendas

 

Existe desde hace más de 500 años y es el gueto judío más antiguo de la historia de la humanidad. Hoy en día es un barrio animado y concurrido de la ciudad, situado en el distrito de Cannaregio. La Strada Nova atraviesa el barrio, es un lugar de compras y se cruza con pequeñas calles salpicadas de tiendas de artesanía y vintage. La cocina kosher de los restaurantes del gueto es excelente y ofrece recetas y platos de la tradición judeoveneciana. Entre las experiencias que se pueden vivir para conocer mejor el barrio y el contexto histórico, la visita al Museo Judío de Venecia y la visita guiada a las sinagogas son imprescindibles. También se puede participar en una visita guiada al Gueto para descubrir sus tradiciones y la cultura judía.Compras, restaurantes kosher y pequeñas tiendas

Existe desde hace más de 500 años y es el gueto judío más antiguo de la historia de la humanidad. Hoy en día es un barrio animado y concurrido de la ciudad, situado en el distrito de Cannaregio. La Strada Nova atraviesa el barrio, es un lugar de compras y se cruza con pequeñas calles salpicadas de tiendas de artesanía y vintage. La cocina kosher de los restaurantes del gueto es excelente y ofrece recetas y platos de la tradición judeoveneciana. Entre las experiencias que se pueden vivir para conocer mejor el barrio y el contexto histórico, la visita al Museo Judío de Venecia y la visita guiada a las sinagogas son imprescindibles. También se puede participar en una visita guiada al Gueto para descubrir sus tradiciones y la cultura judía.

2. El perfil urbano inclinado de Venecia con sus Campanarios

Chiesa di Santo Stefano - Venezia, Veneto

Sabías que más de una iglesia de Venecia tiene un campanario inclinado? Dedicarle una excursión te permitirá descubrir la ciudad desde un punto de vista diferente. El primero es el campanario de la iglesia de San Estaban (Santo Stefano), en el distrito de San Marcos, un ejemplo del gótico veneciano, que con sus 66 metros es uno de los más altos de la ciudad. Otra joya es el campanario de la iglesia de San Giorgio dei Greci, en el distrito de Castello, que muestra su torre muy inclinada desde su construcción y la iglesia ortodoxa es una de las más bellas del mundo. El campanario de piedra de Istria de la basílica de San Pietro di Castello en cambio, se caracteriza por el color blanco y se encuentra cerca del Arsenal. Por último, pero no menos importante, el campanario de la iglesia de San Martino en Burano, un edificio neoclásico de 56 metros que se ha convertido en un símbolo de la isla.

3. Un paseo al aire libre entre los puentes de Venecia

Ponte dei Sospiri - Venezia, Veneto

En Venecia hay cientos de puentes románticos, imponentes e históricos desde los que se puede contemplar una sugerente vista de la ciudad y sacar maravillosas fotos. Sin lugar a dudas, el Puente de los Suspiros es uno de los puentes más famosos que conecta el Palacio Ducal con las “Prisiones Nuevas”. Su nombre proviene de los condenados que se trasladaban a las prisiones a través del puente y durante su paso suspiraban mientras miraban Venecia por última vez.

El puente de Rialto, célebre por su arquitectura, era el centro de la economía de Venecia y hoy conduce al colorido mercado de frutas y verduras de Rialto. El Puente Chiodo es pequeño, privado, escondido y atravesarlo es pura adrenalina; de hecho, junto con el Puente Diavolo en la Isla de Torcello es el único puente sin barandillas. El Ponte dei Pugni (Puente de los Puños), en el distrito de Dorsoduro, era el punto donde las facciones se enfrentaban en animadas peleas, con puños, patadas y piedras.

4. La fiesta de San Martín en Venecia: 11 de noviembre

Famiglia sul Canale di Venezia - Venezia, Veneto

Una de las fiestas venecianas más esperadas es el Día de San Martín y se celebra el 11 de noviembre de cada año. Es el día en que se honra a Martin de Tours, uno de los santos más populares en Europa desde la Edad Media. Según la tradición en estos días del año la gente celebraba el fin del trabajo de la siembra de trigo bebiendo vino nuevo y comiendo castañas asadas. Hoy en día esta fiesta está dedicada a los niños que recorren la ciudad con coronas de papel, capas y pequeñas ollas en busca de dulces y algunas monedas. Típico e imperdible es el pastel de glaseado, chocolate y masa quebrada que representa a San Martín a caballo y que preparan todas las pastelerías de la ciudad. En el distrito de Castello, además, está la iglesia dedicada a San Martín, diseñada por el arquitecto Jacopo Sansovino en la que se conservan las reliquias del Santo.. 

5. La fiesta de Nuestra Señora de la Salud y la tradición de la castradina: 21 de noviembre

Basilica di Santa Maria della Salute - Venezia, Veneto

Desde hace cuatro siglos, Venecia celebra fiesta de Nuestra Señora de la Salud, para conmemorar el fin de la epidemia de peste de 1630, la misma que relata el escritor Alessandro Manzoni en “Los novios”. Este día los fieles visitan la Basílica de la Salud, obra maestra del barroco de Baldassarre Longhena, asisten a misa y rezan a la Virgen María por la salud de la ciudad. En toda Venecia se organizan actos benéficos, degustaciones, iniciativas culturales y en el exterior de la Basílica se instalan tenderetes con dulces, juguetes y globos para los niños. El plato típico de esta tradición es la castradina, una sopa de cordero castrado con col y cebolla.