Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Trentino

En Trento, por la ruta que combina arte y naturaleza

30 septiembre 2022

3 minutos

Una ruta repleta de museos, galerías, instalaciones al aire libre y obras de los más destacados artistas contemporáneos. El Sentiero Culturale Arte Moderna e Contemporanea serpentea por Trento e incluye una serie de etapas en las que además del lado artístico encontramos el naturalista. En definitiva, la vista puede alternar entre obras maestras del arte y valles, montañas, lagos y bosques. Te sorprenderá su armonía perfecta.

1. Rovereto y su famoso museo

La ciudad de Rovereto es una etapa imprescindible porque alberga el MART: Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, con su notable colección permanente de más de 15 000 obras. La estructura arquitectónica es ya una obra maestra en sí misma, un proyecto de Mario Botta, quien también diseñó la cúpula de acero y plexiglás, junto con Giulio Andreolli, de Rovereto. En su interior hay obras de prestigiosos artistas italianos como Alberto Burri, Lucio Fontana y Michelangelo Pistoletto, así como de artistas internacionales de vanguardia como el chino Ai Weiwei. Pero también podrás admirar cuadros de Francesco Hayez, Umberto Boccioni, Giorgio de Chirico y Emilio Vedova.

2. Fortunato Depero, el ecléctico

Una de las estrellas de las salas del MART, orgullo de Rovereto, es Fortunato Depero, autor de extraordinaria versatilidad; representante del Segundo Futurismo, según una definición de la crítica, fue pintor, escultor, diseñador, ilustrador y también diseñador de vestuario. Suya es la icónica botella de cono de soda Campari, diseñada en 1932 y que desde entonces se ha convertido en el símbolo eterno del conocido aperitivo. Depero vivió en Rovereto durante mucho tiempo y murió aquí, y estableció un fuerte vínculo con la zona. Así, en diez minutos a pie desde el MART, podrás llegar a la Casa de Arte Futurista Depero, encargada, sistematizada y decorada por él en 1957, único ejemplo en Italia de un museo fundado por un futurista. Aquí podrás contemplar toda su inventiva, admirando carteles, ilustraciones, objetos de diseño, tapices e incluso algunos juguetes.

3. Del lago de Garda a Trento

Desde Rovereto se continúa a la orilla trentina del lago de Garda, en concreto a Riva del Garda. Porque aquí el largo recorrido artístico y cultural se enriquece con la visita al MAG: Museo Alto Garda, alojado en el castillo medieval de Rocca di Riva. Además de la pinacoteca y las secciones de Arqueología e Historia, que componen la colección permanente, podrás visitar exposiciones temporales. Y si vas en familia con niños, acompáñalos por la ruta-taller Invento, que es tan divertida como educativa y atraerá su atención. Disfruta de un paseo alrededor del lago antes de explorar el pueblo. 

Una parada en Trento es imprescindible: además del espléndido centro histórico con sus palacios renacentistas, la ciudad ofrece una interesante Galleria Civica, sucursal del MART de Rovereto. Junto a las colecciones de los siglos XIX y XX, los espacios de exposición incluyen también una amplia sección dedicada al arte contemporáneo. También se ha convertido en la sede de ADAC, el Archivo de Artistas Contemporáneos de Trento, una plataforma al servicio de los jóvenes artistas locales, pero con vocación cosmopolita. 

4. Entre dos valles encantados

Te fascinarán las montañas de Val di Fiemme, al igual que los numerosos artistas que se inspiraron en estos paisajes idílicos. A 1000 metros de altura, la parada cultural es el Museo Cavalese de Arte Contemporáneo, con una exposición permanente y un intenso programa de exposiciones temporales y eventos. La atención se centra en lo contemporáneo y este museo en las montañas también pretende concienciar sobre la conservación de las tradiciones alpinas, para mantener el pasado y el presente firmemente conectados. 

En Valsugana, es la propia naturaleza la que se convierte en arte, gracias al proyecto Arte Sella. Pasearás por un auténtico parque de arte natural, donde los autores han creado instalaciones site-specific, es decir, creadas específicamente para el entorno en el que se encuentran, utilizando materiales del paisaje circundante: hojas, ramas, madera, piedras. Se trata de un intercambio mutuo entre el artista y los valiosos componentes del hábitat natural. Más de 300 artistas y arquitectos han diseñado obras aquí, entre ellos Kengo Kuma y Michelangelo Pistoletto.