Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

Trentino

En Val di Fiemme, paraíso de los esquiadores

El <strong>Val di Fiemme</strong>, con sus 50 remontes que dan servicio a 110 km de pistas, 3 parques de nieve y 2 pistas de trineo, es un <strong>paraíso para los deportes de invierno</strong>, en el maravilloso entorno del macizo de Latemar, donde también se puede esquiar por la noche en las pistas de Cemis y en la pista de Obereggen.

Pero el Val di Fiemme es también un territorio de grandes tradiciones y de <strong>cultura de la montaña</strong>, con instituciones ancestrales que supervisan su desarrollo. 

1. Las 5 zonas de esquí de Val di Fiemme

Con el skipass Fiemme-Obereggen se puede esquiar en 5 zonas de esquí. Desde Cavalese se sube al Alpe di Cermis, desde donde desciende la bella pista Olimpia de 7,5 km, tan espectacular como desafiante, siempre muy cubierta de nieve porque está orientada al norte. Luego está el gran Ski Center Latemar, con acceso desde Pampeago, Predazzo y Obereggen, con 48 km de pistas y, para los que practican snowboard, 3 saltos y 3 carriles y un “halfpipe” de 80 metros.

Quienes no esquían, pero quieren experimentar la emoción de pasar a toda velocidad por los bosques nevados, pueden probar el Alpine Coaster Gardoné en Latemar, un trineo sobre raíles a lo largo de 900 metros de saltos, baches y curvas. La velocidad del trineo, con 2 asientos, se puede controlar manualmente. Desde Bellamonte o Moena se puede subir al Alpe Lusia, con amplias pistas bastante fáciles y soleadas.

En las instalaciones de Passo Rolle se esquía en presencia de las maravillosas Pale di San Martino, mientras que en la zona de la meseta de Lavazé-Oclini, en las laderas del Cuerno Blanco y del Cuerno Negro, se practica principalmente el esquí de fondo. Hay mucho donde elegir, pero una semana entera en la nieve será suficiente para probar todas las pistas del valle.

Los incondicionales también pueden probar a esquiar tras la puesta de sol, cuando algunas pistas se iluminan para permitir los deslizamientos nocturnos. En Predazzo, encontramos una instalación de saltos de esquí que ha sido sede de campeonatos mundiales en varias ocasiones, donde los atletas se entrenan todo el año y solo ver cómo entrenan es un espectáculo.

2. La Marcialonga

La carrera de esquí de fondo más famosa, la Marcialonga, tiene lugar entre el Val di Fassa y el Val di Fiemme el último domingo de enero, partiendo de Moena cuesta arriba hasta Canazei y luego cuesta abajo de vuelta a Moena con la meta final en Cavalese, tras 70 km y un desnivel de más de 1000 metros.

A lo largo de toda la ruta de Marcialonga, es posible practicar el esquí de fondo y, en verano, caminar o ir en bicicleta.

Para aquellos que deseen entrenar, hay un centro de esquí de fondo bien equipado en Tesero que está abierto todo el invierno, con un sistema de nieve artificial que garantiza unas condiciones óptimas de la pista, que también está disponible por las tardes.

Aquí se celebran a menudo campeonatos internacionales de esquí nórdico.

3. En Cavalese, la sede de una comunidad milenaria

El Palacio de la Magnífica Comunidad de Fiemme se encuentra en Cavalese y cuenta la historia milenaria del organismo autónomo, un ente público de origen histórico, ya acreditado en 1111, que gestiona el patrimonio forestal e inmobiliario del valle sometidos a usos cívicos, propiedad de familias residentes en la zona.

Se trata de 12 000 hectáreas de bosques certificados que se cultivan en interés de la comunidad, cuya madera se trabaja en el aserradero de Ziano di Fiemme.

El edificio, del siglo XIII, es hoy un museo-pinacoteca, con importantes obras de los artistas de la Escuela de Pintura de Fiemme, la escuela iniciada por el pintor Giuseppe Alberti (1640-1716) que, tras haberse establecido en Trento, decidió volver a su valle natal a finales del siglo XVII para formar una escuela de jóvenes talentos. Este fue el primer taller de pintura del Trentino. También merece la pena ver el ciclo de frescos renacentistas del pintor manierista de Vicenza Marcello Fogolino.