Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Lombardía

El pueblo obrero de Crespi d'Adda

En el corazón de Lombardía, entre Milán y Bérgamo, se encuentra el pueblo obrero de Crespi d'Adda, un extraordinario ejemplo de "ciudad empresarial" vinculado al boom industrial de finales del siglo XIX.

Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, el emplazamiento de Crespi d'Adda es el pueblo obrero mejor conservado de Europa, un pequeño oasis de paz que hay que descubrir lentamente, siguiendo los ritmos del pasado.

1. Dónde está Crespi d'Adda

Crespi d'Adda se encuentra en el extremo sur de Isola Bergamasca, una meseta baja encerrada entre los ríos Adda y Brembo y los Prealpes.
El pueblo industrial de Crespi d'Adda, que ahora forma parte del municipio lombardo de Capriate San Gervasio, es la máxima expresión de la filosofía de los industriales ilustrados de finales del siglo XIX y principios del XX, que se dieron cuenta de la importancia de flanquear las fábricas con complejos residenciales en los que alojar a los empleados y sus familias.

El pueblo de Crespi d'Adda se construyó junto a la fábrica textil de la familia Crespi y, durante décadas, representó el ejemplo perfecto de una sociedad en la que el propietario se encargaba de todas las necesidades de los empleados y sus familias, proporcionándoles todos los servicios necesarios para la vida de la comunidad, como un hospital, una iglesia, una escuela, un teatro y tiendas de alimentación y ropa.

2. Historia e información sobre Crespi d'Adda

El pueblo obrero de Crespi d'Adda está inevitablemente ligado a la figura de Cristoforo Benigno Crespi, uno de los mayores pioneros de la industria italiana. En 1877, la familia Crespi decidió revitalizar esta zona de Bérgamo construyendo una fábrica textil, algodonera para ser más exactos, flanqueada por un pequeño feudo en el que la casa y el propietario eran a la vez símbolo de autoridad y benevolencia hacia los trabajadores y sus familias.

La contribución de su hijo Silvio Benigno Crespi fue crucial. Tras estudiar el funcionamiento de las fábricas de algodón alemanas e inglesas, el joven Crespi se dio cuenta de la importancia de contar con una mano de obra estable y satisfecha, con un alto nivel de vida y unos servicios comunitarios muy avanzados para la época.
La ciudad se fue despoblando con el declive de la actividad industrial, pero todavía hoy alberga una comunidad que desciende en gran medida de los trabajadores de la histórica fábrica de algodón.

3. Por qué es patrimonio de la UNESCO

Crespi d'Adda, ejemplo destacado de los pueblos obreros que surgieron en el norte de Italia y Europa entre los siglos XIX y XX, fue inscrito en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1995 por haber mantenido inalterada a lo largo del tiempo su estructura urbana, símbolo de la arquitectura industrial de la época.
No solo eso, sino que también simboliza una filosofía seguida por los grandes filántropos industriales hacia sus empleados.

Hoy, el pueblo es objeto de estudio de la Arqueología Industrial, como testigo emblemático de la revolución industrial que, agotado su empuje propulsor, dejó atrás una época que se convirtió prematuramente en prehistoria con hallazgos arquitectónicos (las estructuras) y fósiles (las plantas, fábricas, centrales eléctricas, etc.).

4. Qué ver en Crespi d'Adda

En Crespi d'Adda, lo primero que llama la atención es la sensación de que el tiempo se ha detenido. Puedes comenzar tu visita donde todo empezó, en la fábrica de estilo neomedieval.
La fábrica de Crespi d'Adda se extiende a lo largo de la avenida principal del pueblo y está compuesta por 4 cuerpos principales que corresponden a las diferentes fases de producción, desde la hilatura hasta los departamentos complementarios, pasando por el tejido y el tinte.

La forma alargada de la fábrica estaba relacionada con la necesidad de distribuir la energía mecánica a todas las áreas de trabajo, sin interrupción, desde la central hidroeléctrica construida por Cristoforo Benigno Crespi en la orilla izquierda del río Adda, detrás de la fábrica.
 Hoy, tras una reciente restauración, vuelve a estar en funcionamiento y también está abierta para visitas guiadas.

En el lado opuesto, siguiendo una cuadrícula rectangular de calles en tres líneas, puedes pasear por el pueblo formado por viviendas plurifamiliares con jardines de diferentes estilos relacionados con el papel que, los que vivían en ellas, desempeñaban dentro de la fábrica.
En el centro del pueblo también están la escuela, la clínica, los baños públicos y la iglesia de Crespi d'Adda.

Vigilando el pueblo desde lo alto estaban la casa del médico y la del capellán. Desde allí disfrutarás de una vista única del complejo de casas de los trabajadores y del castillo de Crespi d'Adda, la casa señorial de estilo medieval que durante décadas fue el símbolo del poder de la familia Crespi. 

Hacia el sur, en la zona más apartada, se encuentran las casitas de los empleados y las espléndidas villas reservadas a los ejecutivos de la empresa. Continuando por la carretera principal, se llega a uno de los lugares más evocadores, el cementerio de Crespi d'Adda, dominado por el monumento funerario de la familia Crespi y rodeado por las tumbas de sus empleados.

Puedes visitar el pueblo obrero de Crespi d'Adda de forma autónoma, pero también con visitas guiadas los fines de semana y los días festivos, más o menos desde mediados de febrero hasta finales de noviembre.
La central hidroeléctrica del pueblo también merece una visita: sin embargo, por razones de seguridad, necesitas la compañía de un guía autorizado.
Sin embargo, la entrada a la fábrica de algodón solo es posible con una visita guiada en días concretos entre mayo y noviembre. Anótalo en su lista de excursiones de primavera, quedarás encantado.