Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Campania

Fiesta de San Donato di Auletta

A mediados de agosto, todo el pueblo de Auletta celebra su patrona

07 diciembre 2022

Si en muchas partes de Italia el 15 de agosto está fuertemente ligado al culto mariano, en la ciudad de Auletta, ese mismo día, se celebra otra fiesta, muy importante para la espiritualidad de la ciudad.

El Septenario: preludio de la fiesta

La fiesta, tan sentida en el pueblo que tiene prioridad incluso sobre la Asunción de la Virgen, es la fiesta patronal dedicada a San Donato, o Donatello, como se le suele llamar para distinguirlo de San Donato d'Arezzo. El día dedicado a San Donato es el 17 de agosto, pero las celebraciones empiezan con mucha antelación para preparar poco a poco el ambiente festivo. De hecho,  se empieza con el Septenario: siete días durante los cuales se cuenta la proximidad de la fiesta disparando algunos fuegos artificiales cada mañana. Como si dijera: ¡prepárate, queda muy poco tiempo! Desde el comienzo del Septenario, se ve mucha más gente de lo habitual en las calles de Auletta, incluso muchos de los que viven fuera del pueblo vuelven a casa para celebrarlo con sus familias. Quizá por eso también las fiestas en honor a San Donato son un momento especialmente propicio para la centa, es decir, las ofrendas de los fieles, consistentes en dinero, aceite o grano...

La procesión

El 17 de agosto, a primera hora de la mañana, entramos en el punto álgido de las celebraciones: es en este momento cuando la reliquia de San Donato, así como un busto de plata de él, son llevados en solemne procesión. El busto, que representa al santo en éxtasis, es un artefacto de 1723 donado por la marquesa de Caggiano como exvoto en agradecimiento por la recuperación de su sobrino. Adornada para la ocasión con flores y hojas de palma, durante las fiestas patronales es llevada en procesión por las calles de la ciudad, seguida por los fieles, muchos de ellos descalzos, y la banda de música del pueblo. Sin embargo, el busto no está solo en su procesión: en este día, la reliquia conservada en la Iglesia de San Nicola en Auletta también desfila por las calles. El relicario tiene forma de brazo levantado, ya que se trata precisamente de esta parte del cuerpo. Por último, el 18 de agosto, las celebraciones terminan con otra procesión que parte de la Iglesia Madre de San Nicola di Mira y termina en la Iglesia de San Donato, acompañada de fuegos artificiales.

San Donato da Ripacandida

Donato Simone da Ripacandida nació en una familia humilde en 1179. Comenzó a seguir su vocación a los catorce años, trasladándose al monasterio benedictino de Sant'Onofrio di Massadiruta en Petina, cerca de Salerno, pero le dijeron que era demasiado joven y que se presentara al año siguiente en la abadía de Montevergine. En 1195, regresó a Petina, al monasterio de Sant'Onofrio. Este mismo lugar, el mismo en el que el santo expiró el 17 de agosto de 1198, con sólo 19 años de edad, sigue siendo visible en forma de pintorescas ruinas.

Donato estaba apegado al agua: había elegido una forma particular de penitencia para sí mismo. Por la noche, cuando los hermanos dormían, descendía a la cueva excavada por un arroyo justo debajo del monasterio y se sumergía en las frías aguas. Una vez, el abad, sin saber nada, lo siguió y, al ver sus ropas abandonadas fuera de la cueva, pensó que era impuro y decidió castigarlo robándole sus ropas. Sin embargo, tuvo que cambiar de opinión cuando el mismo día lo vio regresar de la cueva completamente vestido: ¡la ropa había reaparecido donde Donato la había dejado!

Su fama se extendió a las ciudades vecinas y muchos habitantes de Auletta le pidieron consejo. Incluso parece que una vez fue el propio santo quien se quitó el antebrazo derecho en respuesta a los gritos del pueblo de Auletta. Este sería el origen de la reliquia, que ha permanecido intacta durante siglos, conservada en el relicario de plata de 1618 y venerada en Auletta en la Iglesia Madre. Una curiosidad: algunas personas han tenido la oportunidad de tocar directamente la reliquia del brazo de San Donato. Todos ellos cuentan haber tenido una experiencia sensacional: cuando se abre el relicario, se desprende un perfume desconocido e intenso que parece venir de otro mundo y es tan cautivador que, aunque haya otras personas alrededor, uno se olvida de ellas y se queda cara a cara con el santo

Credit to: Gianfranco Vitolo

Le puede interesar

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.