Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Campania

En la mesa de la princesa Costanza

La fiesta más esperada en Teggiano

07 diciembre 2022

Ah, las bodas... ¡siempre son buenas fiestas! Si dos personas influyentes se casan, se convierte más en un acontecimiento que en una celebración, y a veces toda la población del pueblo se involucra. Esto es lo que ocurrió en Diano hace unos siglos, y se repite cada agosto en Teggiano desde 1994, cuando todos -ciudadanos y visitantes- están invitados a la Mesa de la Princesa Costanza.

Costanza y Antonello

Costanza da Montefeltro era hija de Federico da Montefeltro, duque de Urbino. En 1481 se casó con Antonello Sanseverino, príncipe de Salerno. Entre los territorios bajo el poder de la familia Sanseverino se encontraba también la antigua Diano, hoy Teggiano. Así fue como, un año después de la boda, la pareja visitó el pueblo, donde fueron recibidos por la gente con gran alegría.

Hoy en día, este acontecimiento se ha convertido en la ocasión y el objeto de una prestigiosa recreación medieval, muy querida por la población, pero también por muchos curiosos que vienen de toda la región para presenciarla. A mediados de agosto, durante tres días, Teggiano deja de existir, convirtiéndose de nuevo en Diano. Sus calles están llenas de talleres artesanales que muestran oficios antiguos, acróbatas, tamborileros y muchos figurantes vestidos a la moda del siglo XV. Pero no pueden faltar los protagonistas de la historia, y de hecho aquí están: Constanza y Antonello hacen su entrada triunfal en procesión. Acompañados por su corte, el ayuntamiento y los armeros, se dirigen orgullosos y felices desde el castillo de Macchiaroli al centro de la ciudad, donde se reunían el cardo y el decumanus en la época romana. Aquí cobra vida una segunda recreación, la del consejo municipal que se pronunció favorablemente sobre la boda principesca.

Además de los puestos y los artistas callejeros, hay otros elementos populares que contribuyen al perfecto ambiente medieval. Por un lado, las posadas, que para la ocasión se visten con ropas antiguas y sirven manjares tradicionales, y por otro, las monedas. Sí, cuando venga a Teggiano con motivo de la Mesa de la Princesa Constanza, podrá cambiar su dinero actual por Coronati, Ducati, Tari y Tornesi, las antiguas monedas locales que, aunque sólo sea por unos días, encuentran una nueva vida.

El asedio al castillo

Más que por su matrimonio, Antonello Sanseverino pasó a la historia por la Conspiración de los Barones que se organizó dentro de los muros del castillo de Teggiano para rebelarse contra Federico de Aragón, rey de Nápoles. Pero la conspiración fracasó, y la represalia del rey no tardó en llegar: en 1497, poco más de diez años después de la entrada triunfal de Constanza y Antonello en la villa, fue el turno de las tropas de Nápoles, que asaltaron el castillo. Antonello resistió durante más de dos meses, pero finalmente cayó bajo el asalto del ejército enemigo. Es precisamente este terrible momento el que se recrea una noche a medianoche durante el festival de tres días “Alla Tavola della Principessa Costanza'' (A la mesa de la princesa Constanza), con un espectáculo de fuegos artificiales y un asalto real al castillo. Mucho mejor que un libro de historia, ¿no?

Credit to: Vincenzo biancamano

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.