Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Entre vino y paisajes patrimonio de la UNESCO

La riqueza y singularidad del vino italiano es conocida en todo el mundo. Basta con decir que algunas de sus zonas de producción han sido declaradas Patrimonio de la UNESCO, como los paisajes vitivinícolas del Piamonte: Langhe-Roero y Monferrato; las colinas del Prosecco de Conegliano y Valdobbiadene; y los viñedos de Alberello en Pantelleria. Pero, además de estas increíbles excelencias, la oferta enoturística italiana es en verdad inmensa. 

Experiencias imperdibles

Desde la Toscana al Piamonte, desde Trentino-Alto Adigio pasando por Friuli-Venecia Julia hasta Campania, las regiones y territorios italianos cuyas laderas están cubiertas de filas de viñedos son muchas y todas esperan ser descubiertas.

¿Cómo? El mundo del vino se está enriqueciendo cada vez con más experiencias. Además de las clásicas visitas con degustación en bodega, cada vez se ofrece más la posibilidad de relajarse en un complejo vinícola. Este es el caso del Castello di Spessa en Collio Goriziano, en Friuli, donde se puede dormir en suntuosas habitaciones del antiguo castillo o en habitaciones campestres en las dependencias anexas.

Los más aventureros pueden explorar las hileras de viñas a bordo de un 4x4, combinando así la emoción del todoterreno con los maravillosos paisajes vinícolas del Alto Adigio.

Los aficionados al yoga, por su parte, pueden descubrir una nueva dimensión de esa práctica con clases desarrolladas en el interior de los viñedos. Por ejemplo, en la bodega Il Falconiere, de Cortona (Toscana), que también pone a disposición del visitante un entrenador personal, y cuenta con spa y un restaurante con estrellas.

Todas estas experiencias, gracias al desarrollo tecnológico del sector, son ahora mucho más accesibles y pueden reservarse online.

Bodegas y sostenibilidad

Como los turistas se sienten cada vez más atraídos por los destinos verdes, el sector vinícola italiano responde con la difusión cada vez mayor del concepto de "bodega sostenible". La sostenibilidad se concibe tanto desde el punto de vista medioambiental: atención al consumo y a la gestión de residuos, uso de fuentes de energía renovables y materiales de bajo impacto ambiental; como desde el punto de vista social, al favorecer el desarrollo socioeconómico del territorio italiano. 

También es de destacar el crecimiento exponencial del componente femenino en la gestión de las variadas realidades relacionadas con el sector.

Además, en 2022 Italia será la capital del enoturismo: la sexta edición de la Conferencia Mundial de Enoturismo se celebrará en Alba (Italia) del 19 al 21 de septiembre. El enfoque no sólo se centrará en el desarrollo del sector, también se hará un gran hincapié en las cuestiones de sostenibilidad e inclusividad en las zonas de producción.