Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ciudad

Verona, la ciudad del amor con 2000 años de historia

12 septiembre 2022

5 minutos

"Verona, con sus antiguas murallas que la rodean, sus puentes con parapetos almenados, sus largas y anchas calles, sus recuerdos de la Edad Media, tiene un gran aire que impone respeto". Las palabras del poeta Paul Valéry encierran en pocas líneas la belleza de la ciudad véneta, asentada en una lengua de tierra dibujada por los recodos del río Adige e inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO

Es imposible pensar en Verona sino como el escenario trágico de la historia de amor de Romeo y Julieta. En la obra de Shakespeare, vemos a Verona como telón de fondo, detalle al que debe gran parte de su fortuna: sigue atrayendo al turismo romántico, con riadas de curiosos deseosos de visitar el famoso balcón de Julieta, y de tocarle el seno como señal de fortuna en el amor ça va sans dire .

La ciudad es rica de belleza: numerosas evidencias históricas, culturales y artísticas se despliegan entre callejones y plazas de singular encanto. Los seductores sabores de la cocina tradicional y los más de 2000 años de historia englobados en poco más de 200 kilómetros cuadrados, hacen de Verona un destino irrenunciable en el que dedicar varios días a un maravilloso descubrimiento.

1. Historia y curiosidades de Verona

La historia de Verona hunde sus raíces en la antigüedad: habitada ya en el Paleolítico inferior, se convirtió en el hogar escogido por los venecianos, etruscos, galos y cenómanos.

La Verona romana nació de una alianza: la ciudad ayudó a Roma en la segunda guerra púnica. Su afortunada posición geográfica le dio importancia durante la época Flavia, pero aún más en el periodo de las invasiones bárbaras y del Imperio Germánico. En el siglo V fue conquistada por Atila y presenció la derrota de Odoacro a manos de Teodorico, rey de los ostrogodos, que la eligió como residencia favorita, dotándola de acueductos, termas, palacios y nuevas murallas defensivas.

En 774, la ciudad pasó a formar parte del Imperio Carolingio fundado por los francos, convirtiéndose en la capital del Reino de Italia con Pipino. Berengario, emperador por aquel entonces, la eligió como residencia, dándole importancia política y militar a la ciudad.

En la primera mitad del siglo XII, Verona era una comuna libre gobernada por una alianza de clérigos, aristócratas y ricos comerciantes. Se convirtió en sede papal de 1181 a 1185 con el papa Lucio III, y defendió su autonomía frente a los intentos de restauración de Barbarroja y Federico II de Suabia. Le siguió el período de la familia Scaligeri, que comenzó en 1263 y duró más de 120 años con gran prosperidad económica: gracias al muy querido dirigente y condotiero Cangrande della Scala se construyeron castillos, iglesias y palacios en los que se hospedaron Giotto, Dante y Petrarca.

La Verona veneciana se remonta a 1405, cuando la ciudad se unió libremente a la Serenísima República de Venecia. En 1796 fue invadida por las tropas de Napoleón Bonaparte y el Congreso de Viena de 1815 la asignó a Austria. Tras la guerra de 1866, se unió finalmente al Reino de Italia guiado por los Saboya.

2. Qué ver en Verona: los 4 lugares imprescindibles

Esta ciudad veneciana es, sin duda, una concentración de atractivos artísticos, históricos y culturales, todo ello inmerso en el sugestivo ambiente de típicas callejuelas y hermosas plazas. ¿Qué ver en Verona para entrar en su alma? Ven con nosotros...

Empezamos con la Verona de los símbolos históricos: El anfiteatro romano, conocido como la Arena de Verona, es el símbolo de la ciudad, además de Romeo y Julieta. Construida alrededor del siglo I, su sólida e imponente estructura acogía espectáculos de gladiadores. Su nombre proviene de la "rena", la arena de la parte donde se celebraban los espectáculos, y podía albergar hasta 30 000 espectadores.

Luego existe una Verona de las fortalezas: la segunda visita obligada es la de Castelvecchio Verona, una fortaleza construida por Cangrande II della Scala para protegerse de los peligros. Hoy en día alberga un museo repleto de obras de arte, entre las que se encuentran 20 obras maestras: la Sagrada Familia de Mantegna, el Retrato Femenino de Rubens, San Jerónimo penitente de Bellini y muchas otras.

También merece la pena que visites la Verona de los teatros con museos: en particular, el Teatro Romano de Verona, un teatro al aire libre que data del siglo I a.C. Es uno de los mejor conservados del norte de Italia, alberga el homónimo museo arqueológico de la ciudad, un espacio teatral y es la sede del verano teatral veronés.

Pasea por la Verona de las plazas: no puedes decir que has apreciado Verona sin ver la plaza Brà, una de las más grandes de Europa, dominada por la Arena y varios palacios históricos, punto de encuentro para charlar, pasear y tomar aperitivos. Es precioso el liston, pavimento en mármol rosa de Valpolicella, que la recorre. 

3. 3 ideas sobre qué hacer en Verona

Además de admirar su belleza, ¿qué hacer en Verona durante unas vacaciones en familia? El primer consejo es que realices una visita guiada por Verona para apreciar de la mejor manera toda su riqueza patrimonial.

Los amantes de la historia pueden perderse en el Museo Arqueológico del Teatro Romano, donde admirar numerosos reliquias y disfrutar de la espectacular vista de la ciudad desde lo alto.

Por último, para descubrir toda su gloriosa historia y espectacularidad, te recomendamos una visita guiada a la Arena de Verona.

4. Qué comer en Verona: 3 especialidades

La cucina veronese è di origine povera e contadina, ma regala sapori indimenticabili. Cosa mangiare a Verona? 3 piatti in particolare metteranno tutti d’accordo:

  • a partire da polenta e osei, gli uccellini allo spiedo accompagnati con la polenta, una delizia gourmet per amanti dei sapori particolari.
  • Immancabili anche i tortellini di Valeggio, tra i piatti veneti più celebri: una sfoglia molto sottile con un delizioso ripieno.
  • Infine, il risotto al tastasal, preparato con carne di maiale macinata, salata e pepata, ricco e intenso.

5. 3 lugares inusuales de Verona

¿Estás preparado para salir de la ruta turística y descubrir los 3 imperdibles lugares inusuales de Verona?

Comienza con el Pozzo del amor, un rincón romántico de Verona con una leyenda que contar. Corrado, un joven soldado, se enamoró de Isabella, pero ella parecía rechazarlo. Un día, la pareja se encontró cerca del pozo y Corrado, exasperado, la acusó de ser gélida "como el agua del pozo". Isabella lo retó a lanzarse donde "quizás te sientas más frío que el hielo". Corrado se lanzó en él e Isabella, consternada y dándose cuenta de su amor por Corrado, lo siguió.

Sigue tu recorrido en la Via Sottoriva de Verona: es una de las calles más características del centro histórico, y continúa por la Plaza Pescheria, muy evocadora, con la estructura que históricamente distribuía el pescado de río para el mercado.