Saltar el menú

Jardín Botánico de Porto Caleri

Resumen

Jardín Botánico de Porto Caleri

Pasarelas desde el mar hasta la laguna la atraviesan a vista de pájaro

 

Qué es y dónde está

El Jardín Botánico Costero de Porto Caleri es único entre las áreas protegidas italianas, en parte porque llegar a él ya es una experiencia naturalista en sí misma, a lo largo de un terraplén entre el río y la laguna, pero sobre todo porque en sus 44 hectáreas ofrece una vuelta a contemplar aquellos hábitats costeros que en su gran mayoría han desaparecido de nuestras costas por la construcción de puertos o se han sacrificado por las necesidades del turismo costero. El Jardín Botánico, una de las joyas de la corona del Parque del Delta del Po, para el que también sirve de Centro de Visitantes, está situado al final de la carretera costera que desciende desde Rosolina Mare hacia Porto Caleri.

Es un «jardín» sui generis, cualquier cosa menos cultivado, en el sentido de que es la naturaleza la que reina suprema imperturbable por principio. De hecho, la intervención humana se aprecia sobre todo en los senderos acondicionados y en gran parte elevados que discurren desde las dunas costeras hasta la laguna a través del bosque perennifolio que representa la etapa ecológica más compleja de este entorno. Con un guiño especial a la preciosa playa, que se ha dejado en su estado natural, con grandes troncos blanqueados por el sol, alfombras de algas secas y el vuelo de aves marinas.

 

Por qué es especial

Las cifras del Jardín Botánico de Porto Caleri son incuestionables: cientos de especies vegetales, algunas exclusivas del Alto Adriático, y lo mismo ocurre con la fauna, sobre todo alada, residente y migratoria. Sin embargo, la que ha acaparado la atención de las noticias en los últimos tiempos es una pequeña limícola: se trata del chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), que tiene la desafortunada costumbre de poner sus huevos en una simple depresión al pie de las dunas costeras. Sus huevos están perfectamente camuflados, pero se encuentran tanto a merced de los depredadores naturales —gaviotas, cuervos y urracas—, como también de otros usuarios —bañistas desatentos, perros fuera de control, gatos callejeros y similares— hasta el punto de que se teme por su desaparición. En este sentido, Porto Caleri es precisamente una de las últimas playas del Adriático donde la nidificación de esta especie está protegida de una forma que augura un buen futuro para la misma.

 

No te pierdas

De los tres recorridos que se adentran en el Jardín, el más emocionante es sin duda el que a través un recorrido sinuoso —tres kilómetros en total, en gran parte elevados— pasa del pinar al mar deteniéndose en la laguna. Ahí, un espectacular cenador sobre pilotes representa un elemento fotográfico ineludible. Si puedes elegir, recorre el sendero a última hora de la tarde, cuando la superficie interior del agua se ilumina con los colores de la puesta de sol. Si quieres algo especial, planifica la salida a partir de mayo, durante el periodo de floración del limonium, la pequeña planta palustre que cubre el suelo con un manto violeta, desvaneciéndose en el verde iridiscente de la laguna.

 

Un poco de historia

Rosolina es el municipio adriático que ocupa la franja costera entre el Adigio y el Po di Levante. La capital está en la Strada Romea, con todo el ajetreo que conlleva hoy en día, pero solo tienes que salir de ella para adentrarte en el ambiente más auténtico de esa especie de última frontera que es el Delta del Po. Si nos remontamos no muy atrás —nos referimos a la década de 1950—, el único asentamiento de la costa era Caleri, un puesto avanzado frecuentado solo por marineros y cazadores. A lo largo del litoral, encontramos una interminable playa de dunas, el pinar y una laguna con un mosaico de valles pesqueros. El primer asentamiento turístico se remonta a 1963, y de ahí hemos llegado hasta la Rosolina Mare de hoy —300 residentes y 150 000 turistas estacionales—. Sin embargo, se ha conseguido salvaguardar el medioambiente circundante y es motivo de especial orgullo la creación en 1990 del Jardín Botánico Costero.

 

Curiosidades

Entre las más de doscientas especies vegetales registradas en el Jardín Botánico, la palma de la curiosidad se la lleva sin duda eleringio marino (Eryngium maritimum). Sus hojas triangulares, coriáceas y espinosas, cerosas en la superficie, de un color gris verdoso con tonos azulados, e inflorescencias de color amatista, dan lugar a frutos ganchosos destinados a que cualquier persona que tenga la oportunidad de tocarlos los disperse, de ahí que reciba el nombre popular de «calcatrèppola» («pisada trampa» en italiano). A esto se le añade el hecho de que es una de las pocas plantas que resisten las condiciones extremas de la playa —sal, calor, viento, aridez— en la primera línea de las dunas. Dicho de otra forma, se trata de una planta que no llamaría la atención entre una hipotética flora propia de Marte.

Credit to: Francesco Soletti

Horarios

lunes - miércoles
Cerrado
jueves
07:00 pm
viernes - domingo
Cerrado
Jardín Botánico de Porto Caleri

Via della Boccavecchia, 45010 Rosolina RO, Italia

Página web

Le puede interesar

Espiritualidad
Labirinto di Borges - Venezia

El laberinto Borges en Venecia, un jardín inspirado en la literatura

Bienestar y relax
Fin de semana de bienestar  en las Termas Euganeas

Fin de semana de bienestar  en las Termas Euganeas

Sea
Porto Caleri

La playa de Porto Caleri: silencio, habla la naturaleza

UNESCO
El Jardín Botánico de Padua, el más antiguo del mundo

El Jardín Botánico de Padua, el más antiguo del mundo

Naturaleza
Parque Nacional de los Dolomitas de Belluno

Parque Nacional de los Dolomitas de Belluno

Sitios históricos
Parque arqueológico Livelet

Parque arqueológico Livelet

Naturaleza
laguna de venecia birdwatching pesca turismo

La laguna de Venecia, entre el turismo ornitológico y el pesquero

Bienestar y relax
En las afueras de Venecia: naturaleza, cultura, tradición y buena comida

En las afueras de Venecia: naturaleza, cultura, tradición y buena comida

Bienestar y relax
Vacaciones de primavera en las Termas de Abano y Montegrotto, en Véneto

Vacaciones de primavera en las Termas de Abano y Montegrotto, en Véneto

Enogastronomía
Entre el lago y las colinas: el aceite de oliva virgen extra D. O. P. de Garda

Entre el lago y las colinas: el aceite de oliva virgen extra D. O. P. de Garda

Mountain
Photo by: Regione Veneto

Véneto: senderismo y excursiones en el Cammino delle Dolomiti

Bienestar y relax
Termas y Colinas Euganeas en verano: 5 experiencias entre el «wellness» y el «open-air»

Termas y Colinas Euganeas en verano: 5 experiencias entre el «wellness» y el «open-air»

Cicloturismo
En el Véneto sobre dos ruedas, donde la naturaleza es la protagonista

En el Véneto sobre dos ruedas, donde la naturaleza es la protagonista

Cicloturismo
tramonti veneto bicicletta

Ciclismo en el Véneto entre la belleza histórica y artística

Deporte
Massiccio del Grappa, Veneto

El Véneto: la emoción de sobrevolar montañas y ciudades de arte despegando del macizo del Monte Grappa

Lagos
En los Dolomitas, el lago de Auronzo es el sitio ideal para una escapada cualquiera que sea la temporada

En los Dolomitas, el lago de Auronzo es el sitio ideal para una escapada cualquiera que sea la temporada

Naturaleza
Los paisajes de Veneto

Los paisajes de Veneto

Bienestar y relax
Rifugio Monte Falcone

Recoaro Terme: bienestar y salud a los pies de los Pequeños Dolomitas

UNESCO
Las colinas del Prosecco, un viaje a través de catas y pueblos

Las colinas del Prosecco, un viaje a través de catas y pueblos

Enogastronomía
Colline del prosecco

Véneto, Valdobbiadene: un viaje enogastronómico por el Anello del Prosecco Superiore

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.