Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

véneto

La playa de Porto Caleri: silencio, habla la naturaleza

Es el lado salvaje de la costa del véneto, con 6 kilómetros de dunas modeladas por el viento que dibujan un litoral de formas y contornos siempre cambiantes.

18 julio 2022

He aquí la playa de Porto Caleri, que se adentra en el Parque del Delta del Po, un oasis natural protegido rico en flora y fauna. Los arbustos, los fascinantes esqueletos de árboles y un silencio absoluto te harán compañía.

1. En busca de la paz

La playa de Porto Caleri es un rincón sin precedentes del mar Adriático que te sorprenderá. La interminable franja de arena nunca está abarrota ni tiene largas filas de tumbonas y sombrillas o clubes de playa. En este tramo de costa del Véneto al sur de Rosolino Mare, en la provincia de Rovigo, no hay nadie. Es un lugar para los amantes de la naturaleza virgen y la tranquilidad contemplativa.

Te sentará de maravilla dar un largo paseo o una carrera en solitario a orillas del agua o un baño en el mar limpio. Nos encontramos en medio de una dimensión salvaje y pacífica, ideal para apreciar el paisaje.

La arena es fina y sumamente clara; las dunas, forjadas por el viento, cambian de año en año su perfil. Aquí y allá encontramos arbustos, matorrales, ramas secas arrastradas por las aguas de los ríos y troncos de árboles que las inclemencias del tiempo han transformado en seductoras esculturas.

2. Un entorno protegido

He aquí el oasis protegido del Parque Regional del Po, donde la protección del ecosistema constituye el primer propósito. Aquí la naturaleza es virgen en todas partes.

A la playa de Porto Caleri se accede solo a pie, a través de 3 caminos peatonales a lo largo de pasarelas de madera suspendidas sobre el agua, porque aquí las aguas del río se encuentran con el mar.

Nos encontramos entre la desembocadura del río Adigio y el Po de Levante, que crea una espectacular zona de lagunas, un escenario especial que puedes admirar durante el paseo a grandes alturas de aproximadamente una hora.

3. Los diferentes entornos de un ecosistema fascinante

A lo largo de la ruta hacia la playa de Porto Caleri se encuentra el magnífico Jardín Botánico de la Costa, que abarca 44 hectáreas. Es necesario pagar una entrada y también es posible realizar una visita guiada.

Nos movemos por senderos de tierra y observamos diversos entornos. Cerca del mar se encuentran las dunas, luego los enebros del matorral mediterráneo, los cañaverales del humedal de agua dulce y el precioso pinar.

En las pasarelas podrás atravesar islotes, bancos de arena y canales de la laguna. En primavera, es toda una explosión de orquídeas espontáneas. Al pasar de una zona a otra, descubrirás su sorprendente diversidad. Las zonas de pícnic están disponibles para disfrutar de un almuerzo para llevar en este entorno tan especial. 

4. Los habitantes del cielo

Además de las gaviotas comunes, este hábitat también alberga a la gaviota argéntea y la insólita gaviota rosa, que debe su nombre a la delicada tonalidad rosada del plumaje de la librea. Con un poco de suerte, podrás verlos, en vuelo o descansando plácidamente en las aguas. Garzas cenicientas, cormoranes, flamencos y halcones también adoran este pedazo de cielo sobre el delta del Po.

Sin embargo, el símbolo de la zona es el chorlito de Kentish, una rara y pequeña ave costera catalogada en toda Europa como especie en peligro de extinción. Una zona específica de la playa de Porto Caleri, debidamente señalizada y con prohibición de paso, está reservada para su anidación.

Al ser el hogar del chorlito de Kentish, la zona está custodiada por WWF e incluso puede que te encuentres con sus voluntarios; ellos te explicarán cómo es la delicada dinámica de la reproducción del chorlito de Kentish, que pone sus huevos en pequeños agujeros entre la arena y la costa

5. El paraíso de los ciclistas

Toda la zona del Parque Regional del Po cuenta con una densa red de rutas en bicicleta. Hazte con un mapa y elige esta forma lenta y ecológica de explorar a fondo el fascinante territorio entre lagunas, bancos de arena y valles. Estamos en una llanura, por lo que las subidas y bajadas son inexistentes y cualquiera puede pedalear sin esfuerzo, incluso alquilando una bicicleta. Especialmente pintorescos son los tramos a lo largo de las orillas de los brazos del Po. Nos encontramos en un extenso carril bici, en el que los bucles y los caminos se cruzan incesantemente, entre la tierra, el agua y las extensiones de campo, los pequeños pueblos, los ríos y las llanuras aluviales.

6. Porto Caleri

Construido recientemente, cuenta con un muelle situado en la laguna que alberga 550 amarres. Es un punto geográfico particularmente estratégico, a unas pocas millas de distancia de Venecia, Trieste, lugares del Adriático como Rimini y Riccione, así como de Croacia. Admira el paisaje desde el mirador y llega hasta la plazoleta, el centro del puerto, con el club náutico y las tiendas. Porto Caleri ofrece suites para una estancia exclusiva, además de diversos bares y restaurantes.