Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Valle de Aosta

En el Valle de Aosta, el paraíso del castaño

Pequeña pero valiosa.

La <strong>castaña del Valle de Aosta</strong>, al igual que la región de la que procede, es pequeña pero de gran calidad.<br>

Este sabroso fruto otoñal se produce principalmente en la zona situada entre Châtillon y Pont-Saint-Martin y en la desembocadura del notable valle del Lys, donde se concentran el 80% de los castañares de la región. <br>

Son un ingrediente recurrente y sabroso en muchas de las recetas tradicionales del Valle de Aosta, desempeñando un papel muy importante en la gastronomía local.<br>

Se sirve con los famosos embutidos típicos como la manteca y la motzetta, para sopas y guisos, se acompaña con mantequilla y, sobre todo, se aprecia como postre: glaseado, en mermelada, con nata montada o con chocolate.<br>

Por ello, no es casualidad que la <strong>castaña del Valle de Aosta</strong> se haya hecho tan popular a lo largo de los años.

1. En Lillianes, de la cosecha a la venta

La cooperativa Il Riccio, en el pueblo de Lillianes, en la carretera regional que conduce al valle de Gressoney, participa desde 1994 en todas las etapas de esta apreciada fruta rica en hidratos de carbono: recolección, transformación, secado y comercialización.

Procesa 300 quintales de castañas al año gracias a sus 80 socios. Una parte se comercializa de la forma más clásica, para cocinarla y para consumirla de diversas maneras. Una parte en almíbar y otras se hacen crema, harina, copos y otros productos.

2. La fiesta de la castaña de finales de octubre

Si paseas por la zona de Lillianes a finales de octubre, no puedes perderte la fiesta de la castaña más antigua del Valle de Aosta, un día entero dedicado a la degustación de este versátil fruto otoñal, con un almuerzo especial y muchos eventos interesantes como el concurso que premia a las mejores castañas.

Sugerimos también una visita a la sede de la cooperativa Il Riccio. Aunque allí no haya una tienda permanentemente abierta, se pueden comprar castañas frescas y en muchas y sabrosas versiones: secas, en almíbar o en crema, pero también harina y copos de castaña.

3. Degustación de castañas asadas

De octubre a mediados de noviembre, en la época de la cosecha, también es posible degustar castañas asadas. Durante esas semanas también se puede visitar la empresa sin reserva los lunes, jueves y domingos de 14.30 a 18.00 horas. El resto del año, sin embargo, solo es posible visitar la empresa con cita previa, que debe concertarse por correo electrónico o por teléfono con al menos cinco días de antelación.

Durante la visita, descubrirás el taller de transformación de castañas con las herramientas que utilizan los cooperativistas, como la clasificadora, la limpiadora, la embolsadora y la cosedora. También se puede visitar el precioso castañar si se solicita.

4. El Museo de la Castaña

En la planta baja de la sede de la cooperativa se ha instalado un pequeño ecomuseo para contar la historia de la recolección de castañas. Se exponen herramientas y objetos utilizados en el pasado para la transformación de las castañas y una reconstrucción de un gra típico, el lugar de secado de las castañas, igual a los antiguos.