Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

El jardín botánico de Chanousia, para una experiencia emocionante

04 octubre 2022

2 minutos

El jardín botánico de Chanousia despierta la profunda emoción de desafiar los límites de lo imposible. Estamos a 2170 metros de altitud en los Alpes. Y las temperaturas pueden ser muy frías.

Para ser exactos, estamos en el puerto del pequeño San Bernardo, entre Saboya y Valle de Aosta, a unos 800 metros de la frontera franco-italiana. 

1. Todo comenzó con un abad muy trabajador

Este es un jardín alpino y un pequeño milagro. El jardín botánico de Chanousia lleva el nombre de su fundador, el abad Pierre Chanoux, rector del hospicio de la orden mauriciana, que tenía su sede aquí. Trabajó en él incesantemente durante años hasta que se inauguró oficialmente en 1897, convirtiéndolo en uno de los jardines alpinos más antiguos de Europa. Al abad le movía el deseo de preservar "las joyas de la flora alpina", como solía llamarlas, especialmente las que estaban en peligro de extinción. Una visión, la suya, de gran modernidad, precursora de la sensibilidad ecologista actual. Consiguió dar forma a un paisaje que en su momento contaba con 4000 especies, con la ayuda de botánicos y alpinistas que contribuyeron a enriquecerlo.

Cuando el abad murió en 1909, enterrado en la capilla cercana a su creación, otros continuaron su trabajo hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando ya no fue posible hacerlo. El hospicio y el jardín sufrieron graves daños y no fue hasta 1976 cuando se empezaron a restaurar las plantas, las vallas, los caminos y los restos del edificio principal. 

2. Una gran dedicación ha devuelto la vida al jardín

En la actualidad, el jardín botánico de Chanousia cuenta con unas 1200 especies en 10 000 metros cuadrados, una cifra muy inferior a la original, pero que crecerá gracias al trabajo de muchos. En la colina se acumulan de 4 a 8 metros de nieve, a veces hasta junio, y la temperatura media anual es de solo un grado. A menudo soplan fuertes vientos. A la hora de replantear el jardín en esta situación climática hostil, se buscaron especies que hubieran sobrevivido al abandono. Se han encontrado un centenar de ellas en los parterres y caminos y se han replantado. A día de hoy, el método más popular es recolectar las especies en la naturaleza y luego trasplantarlas, sin dañar el ecosistema, aunque en menor medida también se germinan semillas. 

3. Pocos meses para asistir a un espectáculo poco común

El jardín está abierto a todos, pero solo en una época determinada del año, normalmente de julio a mediados de septiembre, si el tiempo lo permite. En los demás meses todo queda enterrado bajo un grueso manto de nieve. La naturaleza duerme, debajo, lista para florecer cada año. La temporada vegetativa en estas altitudes es rápida como un rayo, con una duración de dos o tres meses como máximo. Por lo tanto, es una experiencia única y valiosa.

El paisaje circundante no es menos impresionante. Hasta los 1850 metros, el bosque de alerces y abetos se extiende en la vertiente italiana, y sobre el paisaje se alza la imponente mole del Mont Blanc. Al llegar al jardín tras un paseo de altura, también es interesante visitar el pequeño museo, creado en 1988 en el antiguo refugio y taller fotográfico, donde se conservan los recuerdos del abad Chanoux y los inicios de su querido jardín. Periódicamente se celebran conferencias de interés biológico, geográfico y naturalista en las instalaciones. Los textos de botánica se pueden adquirir en la librería.