Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ciudad

Descubre Aosta: entre paisajes vírgenes, pueblos, iglesias y castillos

Única provincia del Valle de Aosta, la ciudad se eleva entre las más altas cumbres alpinas que guardan un tesoro único. Entre pueblos, paisajes vírgenes, iglesias y castillos de incomparable belleza, Aosta te permite sumergirte de lleno en su pasado recorriendo las etapas de la antigua presencia romana y los testimonios de la época medieval.

Su riqueza arqueológica y monumental la convierte en una de las ciudades de arte más populares de Italia, así como en un destino popular para los amantes de los deportes de invierno

Sus montañas son, en efecto, un escenario natural que atrae a gente de todo el mundo, desde el verano hasta el invierno. Aosta es una ciudad a escala humana que sorprende gratamente, un destino maravilloso que también conquista gracias a la gran tradición de hospitalidad de los habitantes del Valle de Aosta.

1. Historia y curiosidades de Aosta

La historia de Aosta se remonta al neolítico, cuando fue ocupada por los celtas que se fusionaron con las poblaciones locales y dieron lugar a los salasos. Estos defendieron el territorio hasta la llegada de los romanos que, durante su dominio, construyeron una amplia calzada y varias fortalezas como la Augusta Praetoria, de la que se conservan calzadas, acueductos, puentes y el Criptopórtico Forense, que en su día rodeaba la zona sagrada del foro romano. Precisamente por la cantidad de monumentos romanos cuidadosamente conservados en Aosta, la ciudad ocupa el segundo lugar en Italia por el número de lugares de época imperial.

La cristianización y la barbarización fueron dos fases históricas que no perdonaron ni siquiera al Valle de Aosta, hasta que se firmó un pacto bilateral para poner fin a las guerras intestinas entre los señores de las tierras que rodean Aosta, contra el predominio del Condado de Saboya.

Esto desencadenó la creación de la Autonomía del Valle de Aosta, que sigue viva hoy en día y es reconocible incluso en el patois, el idioma oficial de la zona, una mezcla de borgoñón y provenzal, prueba de una cultura compartida por una amplia zona de valles alpinos franceses y suizos. 

Por todo el valle se alzan fascinantes castillos y fortalezas legados por el linaje de los Saboya.

2. Qué ver en Aosta: 4 lugares imprescindibles

La ciudad, de una belleza abrumadora, es un destino lleno de importantes puntos de interés, empezando por sus yacimientos arqueológicos perfectamente conservados. Entre las numerosas, te mostramos 4 paradas imprescindibles y las principales atracciones de Aosta.

  • Aosta y sus monumentos emblemáticos: el arco de Augusto es un imponente monumento situado en el puente romano sobre el Buthier y que conduce a la Porta Praetoria. Como su nombre indica, el arco estaba dedicado al emperador Augusto como signo del poder de Roma. La porta Praetoria, la segunda etapa y no muy lejana, tenía todavía tres aberturas: dos laterales para los peatones y una central para los carros. Estaba completamente recubierta de mármol, hoy parcialmente visible en la fachada oriental.

  • Aosta y su corazón palpitante: Una visita a la plaza Chanoux de Aosta es imprescindible. Situada en el centro de la ciudad, es una plaza rectangular cerrada al tráfico y dedicada al mártir de la resistencia Émile Chanoux, asesinado por los nazis. Rodeada de palacios históricos con los Alpes como telón de fondo, es el salón de la ciudad, del que parten las principales calles comerciales y turísticas. A pocos pasos de la plaza se encuentra la catedral de Aosta. Con una historia que se remonta a miles de años, ha sido clasificada por el Estado como monumento nacional, un punto de referencia para la comunidad.

  • Aosta y la arqueología: el Criptopórtico Forense de Aosta es la cuarta parada, ideal para los amantes de la historia. Monumento nacional, es uno de los yacimientos arqueológicos que mejor representan el pasado romano de la ciudad: se trata de un túnel de mármol que servía para regularizar la pendiente de la zona y que conectaba dos templos, uno dedicado al emperador Augusto y otro a Júpiter, Juno y Minerva.

3. 3 ideas sobre qué hacer en Aosta

Además de perderte entre sus montañas, su naturaleza virgen y sus numerosos lugares históricos, la ciudad ofrece muchas atracciones para toda la familia. 

¿Qué hacer en Aosta? 3 son las sugerencias para aquellos que queréis vivir unas vacaciones completas, empezando por la visita a las hermosas exposiciones de la fortaleza de Bard, uno de los símbolos de la región situado a lo largo de la vía Francígena

Sus mazmorras albergan un itinerario que cuenta la historia de la fortaleza, pero también contienen el museo de los Alpes, con numerosas exposiciones y talleres multimedia para los niños. 

La Feria de Sant'Orso, que se celebra los días 30 y 31 de enero, es un evento en el que artistas y artesanos valdostanos exponen tallas y esculturas de madera, objetos de hierro y cuero y mucho más.

Por último, a los amantes del deporte les encantará el senderismo en el parque nacional del Gran Paradiso.

4. Qué comer en Aosta: 4 especialidades

La cocina tradicional de la zona es conocida por sus ricas y sabrosas recetas de caza y queso fontina, que tantas similitudes guardan con las de las vecinas regiones transalpinas. 

  • Comienza con la polenta concia, preparada con la típica harina amarilla y cubierta generosamente con queso fontina y mantequilla derretida, es una receta obligatoria. Pero también deberías probar la fondue, que aquí se basa en queso fontina para que los amantes del queso entréis en éxtasis. 

  • También son un éxito las costillas de Valle de Aosta, suculentos "empaques" de ternera rellenos de queso fontina y jamón fritos. 

  • Por último, la seupa à la vapelenentse, una sopa con una receta muy antigua hecha con carne, col de Saboya, pan duro, queso fontina y caldo.

5. Lugares inusuales de Aosta

Prepárate, porque los lugares inusuales de Aosta que te proponemos visitar son especialmente evocadores e intensos. 

Empezando por la iglesia de Santo Stefano: también conocida como la iglesia de Saint Etienne, es un antiguo edificio religioso erigido en la zona de la necrópolis romana. El actual edificio de culto es una pequeña y preciosa joya con testimonios artísticos que abarcan varias épocas. 

La torre de los leprosos de Aosta es un fascinante bastión romano convertido en residencia feudal por los nobles de Friour a partir de 1191, cuya visita resulta muy interesante. 

Por último, también merece una parada el castillo de Bramafam, que deriva del patois valdostano "bramé la fam" y significa "gritar de hambre". Nombre que, según una leyenda, hace referencia al acto de un miembro de la familia Challant que por un ataque de celos encerró a su mujer en el castillo y la dejó morir de hambre. 

No todo el mundo está de acuerdo: según otra versión popular, el castillo de Bramafam, que albergaba el granero público, fue asediado tras una larga hambruna por los habitantes del Valle de Aosta que clamaban comida.