Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

Trentino

El Valle de Fassa, donde enamorarse de los Dolomitas

05 septiembre 2022

4 minutos

Rodeada de algunas de las montañas más espectaculares de los Dolomitas, como la Marmolada, el Sassolungo y las torres del Vajolet, la Val di Fassa es una zona de gran belleza, en la que se puede practicar el esquí, tanto alpino como de fondo, en algunas de las estaciones de esquí más bellas y famosas del mundo.

Equipado para atender tanto a las necesidades de las familias como de los esquiadores más exigentes, cuenta también con centros termales y una muy respetable oferta gastronómica. En verano por la zona los paseos son impresionantes.                                                                                                                                           

1. La mítica Sellaronda o Tour de los Cuatro Puertos

La Sellaronda es una de las estaciones turísticas más populares de todo el arco alpino: permite en un solo día, y sin repetir nunca la misma pendiente, disfrutar de las panorámicas de cuatro puertos de los Dolomitas (Pordoi, Sella, Gardena y Campolongo), atravesando cuatro valles: además del valle de Fassa, se pasa por los valles de Gardena y Badia, que están en el Alto Adige, y por el valle de Arabba, en el Véneto.

Por supuesto, conviene empezar temprano por la mañana y esquiar de forma constante durante 5 o 6 horas como mínimo, antes de poder volver al punto de partida, pero todos los esquiadores pueden finalizarlo, no es solo para los experimentados.
Se puede hacer en sentido horario o en sentido contrario a las agujas del reloj: las rutas están bien señalizadas por medio de carteles en distintos colores.

La experiencia es tan emocionante que al día siguiente querrás repetirla haciéndolo en sentido contrario: en cada dirección se observa un paisaje y unas vistas diferentes de los Dolomitas.

2. Tour de la Gran Guerra

El Tour de Esquí de la Gran Guerra tiene una longitud de 82,50 kilómetros, 31 de los cuales puedes recorrerlos con esquíes, para el resto debes usar el autobús y el teleférico. En total, tardarás unas 7/8 horas. Se puede partir de Alleghe, Corvara, Arabba o Malga Ciapela. El itinerario recorre el Col di Lana, que fue una línea del frente durante la Primera Guerra Mundial, y permite esquiar en las pistas de Cortina (pasos de Giau y Falzarego), Alta Badia, Marmolada y Campolongo.

3. Los centros turísticos familiares

En la Val di Fassa hay 3 estaciones de esquí ideales para familias, principiantes o personas que disfrutan con el esquí poco exigente. Alpe Lusia, por encima de Moena, tiene pistas amplias y fáciles, siempre soleadas en el lado que da hacia Bellamonte, y un poco más difíciles y exigentes en la vertiente hacia Moena.

A pocos kilómetros de Lusia se encuentra el carrusel del Passo San Pellegrino, con pistas fáciles y muy soleadas, incluso en los primeros días del invierno.

Por encima de Vigo di Fassa se encuentra el Catinaccio, una meseta soleada y panorámica de la que descienden pistas rojas muy pintorescas. Para aprender a esquiar está el campamento escuela Buffaure en Pozza, no lejos de la pista de esquí nocturno.

4. De Moena a Canazei, por un camino

Entras en Val di Fassa desde uno de los lugares más bellos de los Dolomitas, Moena, atravesado por el Avisio, el arroyo que se forma desde el glaciar de la Marmolada. El centro de la localidad es elegante, escenario para agradables paseos entre plazas presididas por edificios de madera ornamentados, hoteles históricos, excelentes restaurantes y picos en el entorno que te dejan con la boca abierta.

Una vez pasado el pueblo de Soraga, ya se puede vislumbrar la punta del campanario de la iglesia de Vigo di Fassa, un pueblo que se asienta en una meseta soleada, con un bonito museo de la cultura ladina y el teleférico que parte del centro para ir al Catinaccio.

En este punto el valle di Fassa se estrecha para encontrarse con Campitello di Fassa, lugar de partida de un gran teleférico que va hasta Sellaronda, para luego cerrarse en la cuenca de Canazei, a la sombra de la majestuosa Marmolada.

La ruta de Moena a Canazei, un total de 16 kilómetros sobre terreno llano, puede recorrerse a pie, en bicicleta o con esquís de fondo, por el sendero que discurre a lo largo del Avisio: en invierno, es una pista de esquí de fondo, en la que se disputa la Marcialonga; en otras estaciones es un sendero peatonal y ciclista en el borde del bosque, a lo largo del cual se encuentran varios parques infantiles y zonas de picnic.

5. Una fuente termal conocida desde hace siglos

Además de la belleza de su paisaje, la naturaleza ha dotado al Valle de Fassa de una fuente de aguas sulfurosas, conocidas desde el año 1500, que brotan en la Pozza di Fassa (fuente de Aloch), que son explotadas por 2 centros termales, las Termas Dolomia y QC Terme Dolomiti
Prepárate, aquí podrás elegir entre una amplia gama de tratamientos y curas de bienestar. Después de un día de esquí, un masaje o un baño en agua caliente serán placeres impagables.