Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

La isla de Asinara

Resumen

La isla de Asinara: la larga historia de un sitio mágico

Los romanos la llamaban la Isla de Hércules antes de que se convirtiera en tierra de disputa entre las Repúblicas Marítimas de Pisa y Génova, luego dominio de los Saboya, lugar de confinamiento, lazareto y prisión.
La isla de Asinara ha tenido una larga y agitada historia, pero casi un siglo de aislamiento la ha convertido en un paraíso natural aún virgen.

Hoy en día, es una zona marina protegida que se puede explorar a pie, en bicicleta o en barco, descubriendo la costa occidental, más salvaje y rocosa, y la costa oriental, con costas poco profundas y fondos marinos arenosos.

 

La isla de los burros

Según la leyenda, Hércules agarró el extremo de Cerdeña con su poderosa mano, arrancando la isla del continente, de ahí que se llamara Herculis Insula. Entonces, también se llamaba Sinuaria por la riqueza de golfos y ensenadas en sus 110 km de

costa. Asinara es, quizás, una mala pronunciación del nombre en latín o puede que se refiera a los burros blancos que han habitado la isla desde tiempos inmemoriales y que aún hoy viven libres en la isla.

 

Una historia que comienza en el Neolítico

En la zona de Campu Perdu, en el norte de la isla, hay una domus de janas, prueba de que estos lugares estuvieron habitados desde el Neolítico. De la época romana quedan algunos restos de naufragios encontrados en el mar. Todavía pueden verse a pocos metros del embarcadero de Cala Reale.

Con el tiempo, la isla tuvo que lidiar con las incursiones árabes, luego con las escaramuzas entre Pisa y Génova por la supremacía en el Mediterráneo. Fueron los ligures Malaspina los que construyeron aquí el Castellaccio que domina desde lo alto todo el golfo. Cerca de allí desembarcaba el pirata Barbarossa para esconderse entre un robo y otro.

En 1885, Asinara se convirtió en una colonia penal y sus habitantes tuvieron que abandonar la isla. Muchos de ellos fundaron Stintino, que entonces se llamaba Cala Savoia. Desde entonces, la isla permaneció inaccesible durante más de un siglo. En 1998, cuando se cerró la prisión de máxima seguridad, se volvió a abrir a los visitantes.

 

Las playas más bonitas de Asinara

Al ser una reserva protegida, no todas las playas de la isla son accesibles. Desde lejos, se pueden admirar la Cala Sant'Andrea y Cala d'Arena. Las tortugas caretta caretta venían aquí a dejar sus huevos. A Cala Sabina se puede llegar a través de un antiguo camino de herradura. Se puede llegar en 30 minutos desde la Cala d’Oliva.

Al lado de la Cala l' Oliva también se encuentran la Cala Murichessa y la Cala Giardino. No te pierdas la Cala di Sgombro en el punto más estrecho de la isla: a un lado está el escarpado acantilado con un mar agitado, al otro el fondo marino de arena con un mar tranquilo.

 

A pie, en bicicleta, en todoterreno... ¡o nadando!

La mejor manera de sumergirse en la naturaleza del Parque Nacional de Asinara es recorrerlo a pie. Pero cuidado con el sol: apenas hay sombra. Deberás llevar suficiente agua porque solo hay dos bares en toda la isla.

En la Cala Reale puedes alquilar bicicletas y coches eléctricos, veleros y canoas. Puedes también reservar una excursión en todoterreno acompañada por Guías Ambientales Geomarinos. Esta es la única manera de visitar ciertas zonas de la isla, como la Cala Trabuccato y Punta Scorno.

Una visita a Asinara no puede estar completa sin un baño en sus aguas cristalinas. No solo para disfrutar de un refrescante baño en el agua que pasa del azul al verde, sino también para observar el maravilloso fondo marino poblado por innumerables criaturas: un paraíso del snorkel. Durante un viaje en barco es fácil avistar delfines, y a veces incluso tortugas marinas.

 

No solo naturaleza: qué más visitar

Aunque la naturaleza es la característica dominante aquí, hay muchos rastros humanos que se descubren alrededor de la isla. Además de la domus de janas neolíticade Campu Perdu y de las ruinas del Castellaccio, en la costa se encuentran varias torres de vigilancia construidas en el siglo XVI.
De 1936 data el Osario construido para albergar los restos de miles de prisioneros austrohúngaros durante la Primera Guerra Mundial.
En la Cala Reale también se encuentra el Palacio Real la antigua residencia de verano de la familia Saboya.
En Fornelli, en cambio, se puede visitar la antigua cárcel.

Opiniones
Opiniones
()
La isla de Asinara

Asinara, 07046 Porto Torres SS, Italia

Explora los alrededores

Cercano