Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Cetara

Resumen

En Cetara para vivir la encantadora atmósfera de un pueblo costero

Con su pequeño puerto con los lampare que salen al atardecer, una playa tranquila bordeada por la antigua torre de defensa, casas de colores pastel e iglesias aferradas a la ladera. En la Costa de Amalfi, Cetara conserva intacta la autenticidad de un pueblo pesquero.

Ideal para los amantes del mar, que también lo encontrarán en su plato: la especialidad local es la Colatura di Alici, una tradición que viene de lejos.

 

Playas en secuencia directamente en el pueblo

La Playa de la Marina se encuentra en el pueblo, protegida por la Torre Vicereale, un bastión angevino de defensa. Tiene una parte de arena y otra de guijarros y está rodeada de casitas rosas y amarillas y de pequeños lugares para un agradable descanso. Orientada al sureste, está siempre soleada, perfecta para un chapuzón fuera de temporada en los días suaves de otoño y primavera. En la Playa del Puerto, las corrientes especiales hacen que el agua sea cristalina.

Sube a bordo de un gozzo para visitar la Playa della Collata, a la que sólo accede por mar, una pequeña bahía protegida envuelta en los aromas de la vegetación mediterránea; continúa en barco hasta la diminuta Playa degli Innamorati, reservada a unos pocos íntimos. Siguiendo con la navegación, hacia la costa este, se puede llegar a la Playa de la Campana con vista a dos chimeneas. Para los que buscan comodidad, en la playa de Lannio y en la playa de Tuoro Viejo pueden sentarse en una arena suave.

 

Corso Garibaldi: la calle central del pueblo

Después del mar, vale la pena dirigirse hacia Corso Garibaldi, la calle central de Cetara sobre la que encontramos los principales monumentos históricos, como la Iglesia de San Pietro Apostolo con su cúpula decorada con mayólica policromada.

El paseo marítimo es más encantador durante las horas del atardecer, cuando el sol se esconde en el horizonte: el momento para tomar un aperitivo en uno de los muchos bares con mesas al aire libre desde donde admirar el espectáculo del anochecer.

O simplemente descansar en una de las terrazas con vistas al mar, porque incluso las decenas de bancos son obras de fina artesanía: están hechos por maestros ceramistas, con composiciones que representan escenas de la vida y la pesca.

Corso Garibaldi es también el lugar ideal para de compras desde boutiques hasta ateliers de cerámica y especialidades gastronómicas.

 

La famosa Colatura di Alici di Cetara

En Cetara el mar está lleno de peces y el propio nombre deriva de Cetaria: "pesquería de atún". Hoy día, los barcos salen a las aguas profundas del Mediterráneo en busca de atún rojo, mientras que la tradición de pescar anchoas sigue floreciendo. El procedimiento de la Colatura di Alici tiene raíces muy antiguas, que remontan a la época de los romanos, que elaboraban un producto similar llamado Garum.

Los monjes cistercienses de Amalfi perfeccionaron la técnica: se sala el pescado y, tras la curación, se filtra el líquido, un método artesanal que se sigue utilizando hoy en día.

La Colatura de Alici tiene un sabor intenso, que se puede disfrutar pidiendo un plato de espaguetis o linguini en los restaurantes del pueblo. Divinos en su sencillez, sin necesidad de condimentos más que una pizca de perejil y un buen aceite de oliva virgen extra. 

 

Senderismo entre los limoneros

Cetara es un punto estratégico para las caminatas de distinta intensidad en altura. Un paseo de una hora por un hermoso sendero entre olivares, viñedos y limoneros en terrazas conduce a Punta Fuenti. Por el contrario, para los más voluntariosos, se necesitan casi 7 horas para recorrer los senderos desde Abbazia di Cava hasta Iaconti: te encontrarás en una cresta del monte Falerio antes de adentrarte en frondosos bosques.

Si quieres hacer una excursión fuera de la ciudad, dirígete a Maiori: aquí comienza la Via dei Limoni, la antigua carretera que en 9 kilómetros conecta Maiori con Minori, ambos encantadores.

Los agricultores pasaban por aquí e incluso hoy en día, durante el periodo de recolección entre la primavera y el verano, se los puede ver trabajando y atentos al transporte de los cítricos en mula.

El cultivo de limones en la Costa de Amalfi es un verdadero arte.

Opiniones
Opiniones
()
Cetara

84010 Cetara SA, Italia

Explora los alrededores

Cercano