Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

Friuli Venecia Julia

La playa de Grado: mar, sol y un clima imperial

No es coincidencia que la llamen Isola del Sole. Su microclima rico en yodo la convierte en el lugar ideal para la talasoterapia.

02 septiembre 2022

3 minutos

Hablamos de los 10 kilómetros de playa orientados al sur, los establecimientos balnearios con una organización impecable, las 16 000 hectáreas de laguna que la rodean, salpicadas de islotes: la Isla di Grado, situada en Friuli Venecia Giulia, en el Alto Adriático, cerca de Trieste y de Venecia, ha sido durante más de un siglo destino italiano e internacional del turismo de playa.

Aquí, el ocio, la salud y la elegancia encuentran su quintaesencia más elevada. Su mar lleva más de 30 años detentando banderas azules, garantía de la limpieza de las aguas, de la calidad de las playas y de una sensibilidad ambiental generalizada. También recibe cada año la bandera verde, promovida por los pediatras europeos.

1. Relajación, bienestar y diversión a medida

El suave fondo marino, la amplitud de las playas de arena fina con numerosas propiedades terapéuticas y expuestas todo el día al sol, el clima templado y la brisa marina atraen sobre todo un turismo de tipo familiar en busca de estructuras organizadas y protegidas, pero también a muchos jóvenes, atraídos por las numerosas actividades al aire libre fomentadas por los recursos del territorio: del ciclismo al windsurf, del kite surf al golf, de la vela al senderismo y de una animada vida nocturna a unas vacaciones tranquilas.

El lugar también ofrece una extraordinaria variedad de instalaciones de playa diseñadas para satisfacer, con una gama articulada de servicios y propuestas, las exigencias y necesidades de todo tipo de usuarios: desde la exclusiva y prestigiosa playa hasta la playa familiar, y desde el establecimiento asociado a tratamientos termales y de helioterapia al cuarto de baño para los que viajan con sus mascotas.

2. El glorioso eco de las glorias imperiales

Grado es célebre desde hace siglos por su carácter hospitalario. El 25 de junio de 1892, el emperador austrohúngaro Francisco José I proclamó a Grado como una “estación balnearia”, iniciando una tradición turística que ha llegado hasta nuestros días. Desde finales del siglo XIX y durante muchas décadas, la ciudad de la laguna, otrora un pueblo de pescadores, fue el destino turístico privilegiado de la alta burguesía danubiana y de la nobleza del imperio de los Habsburgo, que frecuentaban la isla para respirar los "vapores marítimos" y beneficiarse de las sofisticadas termas marinas.

Durante mucho tiempo, la isla fue la localidad de veraneo más popular del Imperio austrohúngaro y, tal vez por eso, 130 años después, sus hermosas playas y su arquitectura luminosa aún conservan la atmósfera intemporal de esa época gloriosa.

3. El mar y el sol (también integral) sobre la piel

Ciertamente no fue el emperador Francisco José I quien descubrió que el mar es un poderoso aliado de la salud: las terapias basadas en la acción curativa del clima marino, en el mar y sus productos (arena, algas, barros) ya eran conocidas y utilizadas por los antiguos griegos.

Al ser una isla, Grado simplemente ha sabido aprovechar y combinar los efectos beneficiosos del sol, del yodo y del agua salada en las estructuras de sus famosas Termas Marinas, a las que hoy se añaden un centro wellness, un centro de fitness, la sauna finlandesa, el baño turco y la piscina termal.

Además, gracias a la acción combinada de una serie de factores naturales como la exposición al sur y el microclima purísimo generado por la densa vegetación adyacente, en el aire de la playa de Grado hay un rocío muy fino, que actúa como filtro natural y que aumenta la capacidad de bronceado sin dañar la piel. De hecho, a la helioterapia está dedicado todo un establecimiento, el Solarium, donde sus clientes pueden tomar el sol de forma integral en una estructura con vestuarios separados, protegidos por la privacidad y la discreción. 

4. El interior sobre dos ruedas: ¡hasta Salzburgo!

Para aquellos que saben resistirse a la eterna atracción del mar, Grado es también un territorio para descubrir en bicicleta: un verdadero paraíso para los amantes de las dos ruedas. Sus 40 km de carriles bici, gracias a los cuales la ciudad friulana ha sido premiada con 5 Bike Smile por la Federación Italiana de Amigos de la Bicicleta, permiten a los ciclistas aficionados recorrer cómodamente el centro, pero también aventurarse a explorar el interior hasta las dos ciudades Patrimonio de la Humanidad, Aquileia y Palmanova, o hacia las oasis naturalistas de las Reservas Naturales Valle Cavanata y Foce dell'Isonzo-Isola della Cona.

Para los más deportistas, la isla se encuentra al final de la gran ciclovía Alpe Adria, un recorrido de 425 kilómetros que serpentea en parte por el trazado de una antigua línea ferroviaria abandonada, entre montañas, colinas y lagos, y que en una semana conduce a los ciclistas de Grado a Salzburgo

 

Para obtener más información

www.gradoit.it