Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Calabria

Calabria: viaje para descubrir la gastronomía y los productos típicos calabreses

Al degustar los productos típicos de Calabria , se percibe inmediatamente algo innegable: la autenticidad de sus ingredientes.

Sí, porque cada plato de la gastronomía calabresa es una expresión del lugar y habla la lengua local. Si es el antiguo del pescador, el agricultor, el pastor o el lechero, poco importa. Es una lengua auténtica que mezcla tradición e innovación.

Descubramos un original recorrido enogastronómico por la región y los productos típicos calabreses

1. Los 7 restaurantes Michelin de Calabria

La primera prueba de cómo el pasado y el futuro se funden en la región de Calabria es el talento imaginativo de los cocineros.

De hecho, en la región hay 7 chefs con estrellas, que han heredado las recetas locales y las han revolucionado con sus jóvenes mentes creativas.

Las dos últimas estrellas son Luigi Lepore, con su restaurante homónimo en Lamezia Terme, y Antonio Biafora con Hyle en  San Giovanni in Fiore (Cosenza).

También destacan los restaurantes con estrellas Michelin Abbruzzino en Catanzaro, Dattilo en Strongoli, Pietramare Natural Food en Isola Capo Rizzuto, Gambero Rosso en Marina di Gioiosa Ionica y Qafiz en Santa Cristina d'Aspromonte.

Estos platos mimarán tu paladar, gracias a la calidad de los ingredientes, el dominio del control de los sabores y las técnicas culinarias y, por supuesto, su personalidad.

2. Los 13 productos D. O. P. y 7 I. G. P. de Calabria

Si crees que Calabria es sólo 'nduja y chiles picantes, no es cierto.

Al ya extenso panorama de los sabores calabreses se suma el enorme patrimonio de biodiversidad y la extraordinaria cesta de productos agroalimentarios, protegidos en la UE: nada menos que 13 productos con denominación de origen protegida y 7 indicaciones geográficas protegidas.

Empezando por los productos con etiqueta D. O. P., hay desde los embutidos como el capocollo, la panceta, la salchicha y la soppressata hasta aceites EVO Alto Crotonese, Bruto y Lametia, pasando por quesos como el Caciocavallo Silano, el Pecorino Crotonese y el Pecorino del Monte Poro, continuando con el aceite de bergamota de Reggio Calabria, y terminando con el Fichi di Cosenza y la Liquirizia di Calabria.

Igualmente valiosos son los productos con la marca I. G. P., como la cebolla roja de Tropea, las clementinas de Calabria, el limón de Rocca Imperiale, la patata de Sila, el hinojo de Isola di Capo Rizzuto, el aceite de Calabria y el turrón de Bagnara.

Una inmersión total en el sabor que satisfará plenamente incluso a los visitantes más exigentes.

3. Excelencia dulce y tostadas frescas

Toda comida que se precie termina con un postre. En el itinerario enogastronómico de Calabria no puede faltar la Trufa de Pizzo Calabro.

Dos bolas de helado artesanal con sabor a avellana y chocolate, moldeadas en forma de semiesfera con la palma de la mano y luego presionadas ligeramente para crear la verdadera magia: el corazón cremoso. Así es, porque el secreto de este producto típico de la pastelería calabresa, muy imitado, es precisamente el pequeño agujero, que se rellena con una llovizna de chocolate negro fundido, y se vuelve a cerrar en un gesto muy rápido que sólo los más hábiles son capaces de realizar a la perfección.

Por último, un brindis con una copa de Cirò D. O. C., uno de los vinos más antiguos del mundo, que ha conservado su prestigio casi inalterado hasta nuestros días. Pero déjate conquistar también por las numerosas variantes de las variedades de uva calabresas, desde el Zibibbo al Greco, del Magliocco al Gaglioppo, apreciadas en todo el mundo.