Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Abruzos

El ajo rojo de Sulmona, en Abruzos: una variedad autóctona muy solicitada en el extranjero

Está entre los más preciados de Italia y se diferencia de otros ecotipos de ajo por su tamaño y color. Pequeño y ligeramente picante, tiene un aroma intenso y está incluido en los Productos agroalimentarios tradicionales italianos (PAT) de Abruzos.

Hablamos del ajo rojo de Sulmona, con sus túnicas (las membranas que cubren el diente) color púrpura, que es capaz de aromatizar perfectamente cualquier plato, realzando su sabor sin sobrecargarlo.

1. Características: la sorprendente planta medicinal

Los bulbos blancos y los dientes rojos son sus características más reconocibles, además de su tamaño mucho menor que el de otros tipos de ajo.

Además de por su inconfundible sabor, el ajo rojo es único por la cantidad de aceites esenciales.
Esta planta se utiliza mucho en herbolaria, estética y cosmética.

Sus importantes propiedades antisépticas y antibióticas naturales, por la alicina, también la convierten en objeto de atención farmacéutica.

Si añadimos su eficacia desinfectante, especialmente para las vías digestivas y respiratorias, su capacidad para impedir la formación de radicales libres y su acción anticancerígena, el ajo rojo se convierte en una planta medicinal inesperadamente poderosa, también muy útil para quienes sufren de colesterol alto e hipertensión.

Lo mejor para el final: su alta conservabilidad. Si se conserva en un lugar fresco y seco, este producto se mantiene intacto, como nuevo, incluso después de un año.

2. Zona de producción: Valle Peligna, tierra de antigua tradición agrícola

El ajo rojo se cultiva en la meseta de la Conca di Sulmona, en la zona del Valle Peligna (provincia de L'Aquila). Una excelencia de Abruzos que se cultiva en otoño, entre noviembre y diciembre, y se cosecha entre junio y julio.

3. Cómo disfrutarlo en la cocina

Una de las mejores formas de consumir ajo rojo es frotarlo sobre una bruschetta con un poco de aceite,

pero también es adecuado para más platos. Es perfecto para aderezar salsas y segundos de carne y pescado, así como el ingrediente indiscutible de un clásico: los espaguetis con ajo, aceite y guindilla.

Pero más allá del mero condimento, el ajo rojo de Sulmona también se utiliza para preparar platos típicos locales.
Los dientes floreados, “tolle”, “zolle” o “crastetelli”, son perfectos en platos agridulces.

4. Curiosidades y eventos: de antídoto contra el mal a protagonista de festivales

¿Sabías que en el pasado se decía que un collar de ajo rojo ayudaba a recuperarse rápidamente de los parásitos intestinales? Así es. Los niños debían llevarlo a menudo.

Se colgaban coronas de ajo en las puertas de las casas para ahuyentar a las brujas y mantenerlas alejadas. Incluso la mitología menciona el uso de esta planta: se dice que Hermes dio a Ulises un ajo como antídoto contra las tentaciones de Circe.

Hoy en día el ajo rojo de Sulmona es el protagonista de un festivalcada segundo fin de semana de julio, en Campo di Fano, un pueblecito (unos 300 habitantes) del Valle Peligna (provincia de L'Aquila).
Una cita ineludible para productores, expertos en alimentación y representantes agrícolas, pero también para los numerosos invitados que llegan de toda la región para disfrutarlo.

5. Un salto atrás en el tiempo: testimonios históricos

Ovidio, poeta latino de la época de Augusto, ofrece uno de los primeros relatos literarios sobre el cultivo del ajo rojo.

Pero el comercio de este producto también lo documentó Panfilo Serafini en la primera mitad del siglo XIX.

También hay archivos de 1917, en plena guerra mundial, que dan fe de su exportación. La del ajo rojo de Sulmona es, pues, una historia antigua que aún no ha concluido.