Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Destino turístico

Veneto

10 islas de Venecia donde poder ir a disfrutar del encanto de la laguna después del trabajo

Cada año atrae a millones de visitantes y es una de las ciudades que más representa a Italia en el mundo.

5 minutos

Hablamos de Venecia, una gran joya de la arquitectura y la tradición, que alberga algunas de las imágenes más fotografiadas de Italia.
Sin embargo, el secreto para experimentar el lado más auténtico de esta metrópolis en el agua reside en alejarse de la Plaza de San Marcos y aventurarse más allá, entre las calles más aisladas o desembarcando en una de las 118 islas que componen la Laguna.

Esto sirve para los turistas, pero también para aquellos que están en Venecia por trabajo y deciden regalarse unos momentos de tiempo libre lejos de las rutas turísticas más trilladas.

La laguna veneciana encierra arte e historia, entre antiguos palacios, espléndidas obras de arte y un paisaje sin igual en el mundo.

Con un vaporetto, o mejor aún, un taxi con el glamour de Hollywood, podrás llegar rápidamente a las islas menores de Venecia, convirtiéndolas en tu lugar elegido para hacer una excursión o, mejor aún, para alojarte en un entorno inigualable.

Recorrido por las islas de Venecia que hay que visitar al menos una vez en la vida

1. Lazzaretto Nuovo y Lazzaretto Vecchio

En la Edad Media, la isla de Lazzaretto Nuovo era un monasterio: en el siglo XI los monjes benedictinos de San Giorgio Maggiore la ocuparon y construyeron una iglesia dedicada a San Bartolomé.

Rodeada de salinas, esta isla en su día constituyó un importante recurso salinero.
El edificio principal de la isla se llama Tezón Grande; es el edificio público más grande de la ciudad (después de la Cordería), pero lo que hace único al Tezón Grande son los dibujos y escritos en las paredes que cuentan historias de antiguos comerciantes y guardias.

El Lazzaretto Vecchio es una isla de extraordinario valor histórico. Se creó en 1423 a instancias del Senado de la Serenísima para albergar un hospital para el tratamiento y el aislamiento de las víctimas de la peste y posteriormente fue un almacén militar. Tras años de depreciación, con un considerable y continuo trabajo de restauración, se convirtió en la sede del Museo Arqueológico Nacional de la Laguna de Venecia, atrayendo a miles de visitantes.

2. Isla de Murano

La isla de Murano es conocida internacionalmente por su industria del vidrio, que se remonta al siglo XIII. Durante la Edad Media Murano fue el principal productor de vidrio de Europa, y en la isla se siguen produciendo arañas ornamentales, arte contemporáneo, artículos para el hogar y perlas de Murano con diversas técnicas, desde la elaboración con fuego hasta el soplado de vidrio.

Aunque es una isla pequeña, encontrar un hotel en Murano no es difícil. La isla ofrece hoteles boutique, establecimientos históricos y también encantadores apartamentos. Procura elegir bien tu habitación, la vista aquí es espectacular: exígelo.

3. Isla de Burano

Burano es una isla de pescadores con cientos de casas de colores, lo que le ha valido el título de ser una de las ciudades más coloridas del mundo. A diferencia de Murano, Burano se ha seguido dedicando en gran medida a la agricultura y la pesca ha sido su principal industria. Se dice que las coloridas casas se pintaron con colores vivos para ayudar a los pescadores a navegar por la laguna en los días de niebla. Burano también es conocida por su tradición de la confección de encajes, que se originó en el siglo XVI.

Aquí no hay hoteles, sino elegantes apartamentos renovados en casas típicas de Burano y B&B de gestión familiar.

4. Mazzorbo

Cuando hayas terminado de explorar Burano, sólo tienes que cruzar una pasarela de madera para llegar a Mazzorbo, una isla pequeña que esconde un verdadero tesoro.

Escondido entre antiguas murallas y a la sombra de un campanario del siglo XIII se encuentra el complejo vinícola Venissa, uno de los pocos viñedos secretos de Venecia. Aquí se cultivan las famosas uvas doradas de la laguna de Dorona, muy apreciadas por los dogos venecianos para sus banquetes, que casi se perdieron debido a las graves inundaciones que hubo en los años 60.

5. Isla Santa Cristina

Puede parecer extraño que exista una isla salvaje y ecológica en la Laguna de Venecia, pero Isola Santa Cristina es exactamente eso.
Cuenta con lagos donde se puede pescar, huertos, viñedos y animales salvajes como pavos reales, faisanes y flamencos rosa. El hotel, el refugio de la isla, es propiedad privada: una histórica villa italiana majestuosa, rodeada de hermosos jardines y otros lugares donde se puede redescubrir el encanto del paso del tiempo.

6. Isla de las Rosas

La isola delle Rose, cuyo nombre real es Sacca Sessola, es una isla artificial, la más joven de las islas venecianas. En la actualidad, Isola delle Rose alberga un exuberante jardín de 16 hectáreas, ocupado casi en su totalidad por árboles de todo tipo: palmeras, sauces, tilos, magnolias, pinos, castaños de Indias, alerces y cedros atlánticos.

Los antiguos edificios, rediseñados por el arquitecto Matteo Thun, acogen a los huéspedes del JW Marriot Venice Resort&SPA, que ha mantenido intacto el espíritu del lugar. 

7. San Servolo

A medio camino entre San Marcos y El Lido se encuentra San Servolo. Actualmente es la sede de la Universidad Internacional de Venecia, pero en su día albergó uno de los monasterios más antiguos de la ciudad, un hospital y un manicomio. La reutilización de la isla comenzó en 1980 y ahora es frecuentada por miles de estudiantes, profesores y visitantes.

8. El Lido

El Lido de Venecia es conocido en todo el mundo debido a la Mostra Internacional de Cine de Venecia, que se celebra allí cada año al final del verano. La isla completa tiene 12 kilómetros de largo y un poco menos de dos kilómetros de ancho, y está dividida en tres núcleos de población: Lido, que acoge el Festival de Cine; Malamocco, que fue la casa del Dux de Venecia; y Alberoni, donde existe un campo de golf.

Cuenta con muchos alojamientos, pero destaca el Hotel Excelsior, convertido en el retiro excepcional para actores de cine, huéspedes ilustres y viajeros exigentes procedentes de todo el mundo. Es un extraordinario oasis de relajación y paz.

9. Pellestrina

Al final del Lido se encuentra Pellestrina, una delgada línea de 11 km que separa el mar de la laguna, protegida por los Murazzi, construidos por la República para defender la ciudad.
La isla, rica en hortalizas y casas pintadas con alegres colores, vive de la pesca y la agricultura. Aquí se pueden admirar deslumbrantes puestas de sol y hermosos paisajes, junto con el auténtico estilo de vida veneciano, que aún se conserva.

 

Photo credits: "Consorzio Venezia e il suo Lido"